Clara Boj y Diego Díaz exponen en 'Mucho Más mayo'

¿Somos nuestro doble digital? Una muestra artística inunda el ARQUA de Cartagena con los datos que generamos

25/05/2024 - 

MURCIA. Los artistas Clara Boj y Diego Díaz llevaron a cabo un curioso experimento en 2017: recogieron todos los datos que circulaban por sus teléfonos móviles y crearon con ellos una biblioteca, un registro de 365 días que contaba toda su biografía durante un año. Este fue el germen del proyecto Autoretrato o doble digital, en el que llevan trabajando los últimos siete años y que ahora se puede contemplar en el Museo Nacional de Arqueología Submarina de Cartagena, ARQUA, hasta el 22 de junio, dentro de la siempre sorprendente programación del festival de arte emergente Mucho Más Mayo.

Clara Boj explica que lo que hicieron fue "recopilar nuestra biografía digital instalando un programa espía en nuestros teléfonos y dispositivos móviles que iba capturando todas nuestras interacciones, tanto en redes sociales como en las llamadas, así como registrando otras cuestiones como la localización geográfica. Durante todo un año estuvimos espiándonos, acumulando toda esa información para hacer un gran archivo de nuestra vida". 

Así lo señala la artista en un audiovisual que acompañó a la exposición en el Centre Cultural La Nau de la Universidad de Valencia, donde fue inicialmente presentada. En el mismo, Diego Díaz añade que "lo que se van a encontrar los visitantes son distintas piezas artísticas que van a reflexionar sobre diferentes aspectos de la vida digital de una persona. Partimos también del autorretrato, desde su visión más clásica en la historia del arte, y de cómo ese concepto se puede revisitar en el momento actual desde el punto de vista de las nuevas tecnologías, el Big Data, la Ciencia de Datos y la Inteligencia Artificial".

Asimismo, los artistas destacan que "es interesante ver la exposición para comprobar cómo nuestra vida está cuantificada, cómo las grandes corporaciones hacen uso de nuestros datos para predecir o inducir un cierto comportamiento y cómo todo eso afecta a nuestra vida". Se trata, en definitiva, de "enfrentarnos a toda esa información que no vemos, que imaginamos que se va a la nube, pero que en realidad son datos que están siendo cuantificados, están siendo analizados y se están creando perfiles de nosotros mismo: ese doble digital que busca cambiar nuestra conducta y que nos convirtamos en perfectos consumidores".

Autoretrato o doble digital inundará de datos las paredes del ARQUA que acojan esta exposición con la finalidad de generar una reflexión sobre aspectos como la intimidad, la privacidad, la definición del criterio personal, la seguridad, etc. Así, en la era del selfi, la exposición se plantea el significado del autorretrato. Por una lado, está el 'Auto-retrato', que hace referencia al subgénero pictórico que desde la antigüedad desafía a mirarse en el espejo de nuestra imagen y nuestra identidad. Por otro lado, está el 'Doble Digital', un concepto contemporáneo que alude al perfil digital de una persona, construido a partir de los rastros digitales que deja en la red, como búsquedas, compras, cualquier acción en redes sociales, ubicaciones geolocalizadas, etc. Estos datos configuran una huella digital que puede ser utilizada para inferir nuestros gustos, preferencias, hábitos y comportamientos, según se señala en el texto de presentación de la muestra.

Esta exposición pretende explorar la relación entre estos dos conceptos, trazando puentes entre el género clásico del retrato pictórico y la generación automática de autorretratos a partir de nuestros propios rastros digitales.

La sala de exposiciones del ARQUA se ha articulado en dos espacios temporales: el pasado, con el registro de los datos; y el futuro, que indaga sobre la predicción de comportamiento y la generación de contenidos por medio de la Inteligencia Artificial. Al mismo tiempo presenta una serie de ensayos visuales que indagan sobre la masiva incorporación de los algoritmos de inteligencia artificial en la sociedad actual..

Sobre los autores 

 

Clara Boj y Diego Díaz trabajan juntos desde el año 2000. Cuentan con una larga trayectoria en el desarrollo de proyectos de investigación artística en las intersecciones entre arte, ciencia y tecnología. Sus obras han sido expuestas en numerosos de centros de arte y festivales internacionales y han sido reconocidos con prestigiosas distinciones como la Beca Alfons Roig, el premio Arte y Vida Artificial de la Fundación Telefónica, la convocatoria Arte Ciudadano de la Fundación Carasso ó la Beca Leonardo para Investigadores y Creadores Culturales de la Fundación BBVA, entre otros. 

Combinan la creación artística con la investigación y la docencia académica. Clara imparte clases en el grado en Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia y Diego en el grado de Diseño y Desarrollo de Videojuegos de la Universidad Jaime I de Castellón.

Noticias relacionadas

next