Hoy es 15 de julio

balance del año para el sector

Repunte de obra nueva y demanda contenida: las claves de un 2021 de escándalo en la Región para las inmobiliarias

3/01/2022 - 

MURCIA. Tras una década con el ladrillo de capa caída, el sector inmobiliario estaba comenzando a recuperar la fuerza que había perdido a raíz de la crisis del 2008. No obstante, este crecimiento se vio truncado por la pandemia, con unos resultados desastrosos en el 2020 desde que comenzó el confinamiento de marzo. Por tanto, todas esas personas que de manera natural habrían adquirido una casa el año pasado han elegido el 2021 para dar salida a toda la demanda contenida que se ha generado en los últimos tiempos. 

De esta forma se puede explicar el aumento de consumo que se ha producido en los últimos 365 días en relación al año anterior, pues no solo fue 2020 un año flojo para el sector sino que este 2021 ha marcado el inicio de una tendencia positiva que supera los números precovid. En concreto, las ventas han aumentado un 37,51% en este año respecto al 2020, mientras que el incremento ha sido del 8,29% en relación con el 2019.

De acuerdo con el presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios (Apirm), José Ramón Blázquez, uno de los principales indicadores en positivo que destaca en el balance de este último año es el repunte que ha tenido la obra nueva, pues se encontraba "de capa caída" desde 2010 y ahora está comenzando a coger fuerza de nuevo pese a que la vivienda de segunda mano sigue siendo la más adquirida en la Región con bastante diferencia. De acuerdo con los datos del INE, la demanda de vivienda nueva ha aumentado un 41,19% en 2021 respecto al año anterior, y un 20,95% si se compara con los datos del 2019.

En consecuencia al aumento de demanda, los precios están comenzando a incrementarse de manera considerable con una subida de más del 6% en un año. De acuerdo Blázquez, esta tendencia alcista "es sana para el mercado", pues la inflación afecta a todos los sectores y los precios de la vivienda habían estado contenidos varios años. Al fin y al cabo, este crecimiento no ha provocado que la Región pierda su posición como una de las comunidades más asequibles para comprar una casa. 

En cualquier caso, no es menos cierto que unos incrementos elevados en un plazo corto de tiempo puede obstaculizar el acceso a la vivienda de los colectivos más desfavorecidos, por lo que resulta necesario evaluar la tendencia de los precios en los próximos meses y buscar soluciones para que nadie se quede atrás si la inflación no disminuye su escalada. De hecho, el sector de la construcción ya es uno de los que más están empezando a notar el aumento de costes de las materias primas. 

Las nuevas tendencias del mercado

Como consecuencia de la implantación del teletrabajo en la rutina diaria, la adecuación del hogar para esta nueva función está provocando un cambio en la demanda que "aún no es significativo pero sí resulta el comienzo de una nueva tendencia", según indica a Murcia Plaza el gerente de la inmobiliaria Murcia Residencial Alberto Richarte.

Asimismo, los cambios en los hábitos sociales que ha traído consigo la pandemia muestran una reorganización de las prioridades a la hora de adquirir una casa, pues el espacio interior ha ganado mucho valor. "Con los clientes jóvenes se nota más el cambio de tendencia porque ahora ya no están tan limitados a encontrar una vivienda en el centro de la ciudad. Ahora están dispuestos a irse a las afueras a cambio de terrazas grandes o jardines", concluye.

Los retos del 2022

Más allá de esperar que se confirme la tendencia positiva nacida en este 2021, resulta complicado adivinar cómo fluctuará el mercado en 2022. Al fin y al cabo, la crisis energética y logística, sumada al repunte de covid sufrido en las últimas semanas, son amenazas considerables y bien pueden poner patas arriba cualquier predicción a largo plazo que se haga en estos momentos.

En cualquier caso, Blázquez sí se aventura a pronosticar un nuevo año positivo para el sector porque "la demanda se mantiene fuerte", siempre y cuando la oferta esté a la altura: "Si tenemos suelo disponible a un coste razonable y la crisis de materias primas no estrangula la construcción será un año muy bueno", sostiene el presidente de Apirm. 

Noticias relacionadas

next