Plásticos Galián le promete una larga y fructífera vida al corcho blanco, siempre que sea reciclado

28/02/2021 - 

CARTAGENA. Si les hablo del poliespán, poliestireno expandido o porexpán puede que a muchos no les suene, pero si les digo corcho blanco, seguro que lo visualizamos enseguida, porque este material está en nuestro día a día. En la fabricación de envases, embalajes, bandejas para productos alimenticios, aditamientos de construcción, etc..., es un material que lleva tiempo entre nosotros y no está ni mucho menos dispuesto a marcharse. Además, tiene un alto nivel de higiene: no se pudre, no se enmohece y tampoco se descompone. Esto es debido a que no constituye sustrato nutritivo para ningún tipo de microorganismos. Su capacidad para ser moldeado supone una elevada gama de productos con innumerables aplicaciones en edificación y en obra civil.

El corcho blanco aparece por todos lados: desde nuestras casas hasta en las bandejas de semilleros de los agricultores cuando plantan sus cosechas, boyas, cajas de conservación de productos farmacéuticos, etc..., son una fuente inagotable de poliespán, pero una vez utilizado se convierte en un problema para los suministradores, ya que necesitan saber cómo reciclarlo sin causar mal al medio ambiente.

Luis Galián vio las posibilidades de reciclaje tras una conversación con uno de sus clientes. Este joven empresario de Torre Pacheco es el dueño de la empresa Plásticos Galián, que se dedica al reciclado principalmente ahora bandejas de semillero, porexpán y poliestireno expandido. "Me comentaron que este material era fácilmente reciclable y vi que en mi zona -el Campo de Cartagena- teníamos mucho de él con la gran cantidad de bandejas de semillero que se utilizan, así que decidí iniciar este nuevo proyecto hace unos años", explica el empresario.

Tras el necesario proceso de adaptación de su planta, sus maquinarias, "íbamos a ciegas, compramos el material y hemos ido creciendo", dice Luis- y sus trabajadores, Plásticos Galián se ha convertido en la única firma en toda España que recicla el corcho blanco sucio que le suministran pequeñas y grandes empresas desde Extremadura hasta Alicante. Firmas como Philip Morris, con grandes extensiones de la planta del tabaco en el suroeste de España, se han convertido en uno de sus principales suministradores, pero también las empresas agrícolas del campo de Almería, El Ejido y del Campo de Cartagena empujan para que la empresa sea capaz de alcanzar las 100 toneladas de recogida cada mes. "Si tuviéramos capacidad para llegar a las 400 toneladas, también se venderían, porque el mercado no deja de crecer", añade el empresario.

Tras un proceso de selección o "cocinado" como prefiere llamarlo Galián, se pasa al triturado y limpieza del corcho blanco para que quede como resultado diferentes derivados y utilidades de esta materia prima: eps en briquetas, eps briquetas con grafito, eps triturado para monocapa, eps triturado para hormigón y hasta eps en bolilla, para relleno de muñecos, cojines, etc..

El material se manda a la firma tarraconense Traxpo, uno de los mayores recicladores industriales del mundo, especializados en el reciclaje y revalorización de poliestireno expandido (EPS), quien les compra los residuos de poliestireno para proceder a su posterior reciclaje.

El eps no ha sido siempre reciclado, cerca del 80% se queda en los vertederos, enterrado con el resto de materiales, lo que supone un alto contaminante para nuestros suelos. "Nosotros estamos sacando el eps poco a poco de los vertederos buscando convenios con las empresas, porque la tendencia ahora es apostar por el residuo cero", admite el empresario.

Espera, por tanto, que la obligación de las grandes suponga también el compromiso de las medianas y las pequeñas empresas, pero también la implicación de las administraciones en el reto de liberar de este residuo nuestras plantas o vertederos. "No nos equivoquemos, el plástico es un negocio, por lo que hay que aprender a reciclarlo, porque no va a desaparecer nunca. Canalizando y gestionando de forma adecuada la manera de su reciclaje, puede llegar a todos en los próximos diez años", admite.

El trabajo de concienciación parte desde la base, el reciclaje parece imparable y así lo ve también Plásticos Galián. Por ello, apuestan por ampliar el negocio con una planta más grande y con otros reciclajes que están por llegar como el hilo de campo y las placas solares.

Apoyo desde la Asociación de Jóvenes Empresarios

La presidenta de Asociación de Jóvenes Empresarios del Campo de Cartagena, Marisol García, acompañada por Joaquín Ortega, vicepresidente, mantuvieron esta misma semana un encuentro con el dueño de Plásticos Galián, que explicó el desarrollo de la actividad y sus planes de futuro. "Plásticos Galián es un socio muy apreciado para AJE Cartagena", decía Marisol García. "Estamos muy orgullosos de su labor y de que esté innovando y apostando por proporcionarnos un futuro mejor y un ecosistema más limpio en el que vivir. Desde AJE apostamos por un planeta sostenible, por un futuro que pasa por el reciclaje, la economía circular y que va un paso más allá en los objetivos de la economía verde", añadía la presidenta de los jóvenes empresarios.  

next