Óbito

Murcia llora a Pina Nortes, el pintor que mejor captó la felicidad de la huerta

24/03/2022 - 

MURCIA. Contemplar una pintura de Pina Nortes es una invitación al disfrute, a dejarse contagiar por la sonrisa de sus personajes, a sumergirse en los colores de una paleta desinhibida y a compartir la felicidad de una huerta idealizada. No en vano, el artista aseguraba que "jamás he pintado ni pintaré una persona triste ni un paisaje gris, me interesa captar los momentos alegres que regala la vida". Esta frase resumen la filosofía del artista murciano Pina Nortes, fallecido este miércoles a la edad de 89 años tras haber dejado una obra única y personalísima, llena de color, alegría y luz, en la que plasmó escenas típicas relacionadas con la huerta y con las costumbres murcianas. El artista murciano se ha ido en un día gris y lluvioso, un día que él nunca habría pintado.

"Ahora más que nunca, mantendremos vivo su legado como a él le habría gustado", ha expresado la familia, quien ha comunicado que la capilla ardiente del pintor impresionista se encuentra en el Tanatorio de Jesús de Espinardo. Este viernes, a las 11.00 horas, tendrá lugar una misa en la capilla de dicho tanatorio.

"Creo que dibujo desde que nací. Primero se nace y después te haces. Pienso que es un don que te concede Dios", dijo en una ocasión Ángel Pina Nortes, nacido en  La Albatalía el 24 de diciembre de 1932. Artista autodidacta, ajeno a las modas y destacando por un estilo propio, el artista se caracterizó por una pintura costumbrista inspirada en las fiestas populares (Bando de la Huerta, Semana Santa) y en sus protagonistas, personajes anónimos, sonrientes y de mofletes rojizos, en el disfrute de sus tradiciones, de sus fiestas, de sus costumbres y sobre todo de su tierra, Murcia. 

Casas de la huerta, estampas costumbristas, fiestas populares, escenas cargadas de añoranzas por inexistentes, trajes regionales... todo en la pintura de Pina Nortes transporta "a una felicidad idílica, a una huerta que el pintor ha querido engalanar como testimonio de una tierra que nunca fue totalmente así, pero que ha querido enseñar, con la libertad que esgrime la pintura, como una arcadia sencilla, recatada, lírica y alejada de toda realidad", señalan en la web del pintor. Cada cuadro de Pina Nortes representa, además, un ejercicio para la observación, al estar repletos de un sinfín de detalles en los que se esmeraba el artista (bordados, flores, adornos...). 

Biografía

Según se relata en su página web, en un texto firmado por Sergio Pina Terol, los años de adolescencia de Pina Nortes fueron difíciles y los pasó trabajando. Sobre 1944, con 12 años dejó la huerta de La Albatalía y se trasladó con sus padres, Ángel y Consuelo y sus hermanas, Concepción, Antonia y Consuelo, a Santa Eulalia. Comenzó a trabajar con una edad muy temprana en el mesón 'El Yerbero' del barrio de Santa Eulalia (pasaría 15 años ahí), donde la familia tenía el negocio paterno, aprovechando sus ratos libres para dibujar. Sin embargo, a pesar de que le encantaba pintar, sus inicios en la pintura con tan solo 14 años fueron difíciles por los impedimentos que su familia le ponían, ya que eran de la opinión de que la pintura no le serviría de mucho en un futuro. Además, sus inicios pictóricos los realizó en la escuela y él mismo reconocía haber recibido más de diez palmetazos por haber caricaturizado a su maestro don Francisco que, al parecer, poseía cierta semejanza con un búho.

Trabajando en el mesón conoció al pintor Fuentes, con quien trabó amistad, llegando a ir a su casa para aprender con él. Además, curiosamente Carlos Valcárcel que frecuentaba mucho esa taberna le animó a que siguiera con la pintura cuando descubrió un mural que Pina Nortes realizó en las paredes de ella. Pedro Sánchez Picazo le invitó a las clases en la Sociedad Económica de Amigos del País, situada en la calle Sociedad como alumno libre. Se inició en la pintura con la ayuda de Luis Garay en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos. Su habilidad para el dibujo y la búsqueda de un trabajo que colmará sus inquietudes le lleva a colaborar con el pintor Fuentes y más tarde con Garay en diseños y dibujos para la industria murciana. Más tarde, en el año 1953 obtuvo el Primer Premio Nacional de Noveles en Madrid y el Primer Premio Regional de artistas murcianos de Cieza, año en el que realizaba su primera exposición individual.

Su alto nivel alcanzado en las técnicas del grabado le llevó a Colombia contratado para enseñar las técnicas de la estampación litográfica. En tierras americanas pintó retratos a la burguesía de Cali (Colombia) y Puerto Rico, y a una serie de personajes típicos que recuerdan su paso por tierras americanas. En 1962, en la Feria del Azúcar, presentó su obra Vendedora de naranjas, por la que recibió una medalla del certamen. 

Impresor y litógrafo, dejó un impecable testimonio en las artes gráficas de Murcia. Su extenso trabajo en las litografías Pagán, Belkron, Policrón y otras industrias gráficas, como la empresa de 'Pedro Martínez murciano', testimonian su pericia en el diseño gráfico, como en los meticulosos dibujos de etiquetas anunciadoras de artículos murcianos, como el pimentón dulce tan característico de Murcia.

Como otros pintores, escultores, escritores, marchantes de todo tipo, y demás personajes murcianos, acudía para hablar de pintura y de arte al Café-Bar Santos muy de vez en cuando, coincidiendo según recordaba con Avellaneda, Barberán, Párraga, Carpe, Molina Sánchez, Almela Costa, Aurelio, A. Campillo, Gómez Cano, etc. Asimismo, cabe destacar las tertulias del bar Los Lebrillos, donde Pina Nortes junto con otros artistas, como el escultor Antonio Campillo Párraga y Juan Pérez Ferra, solían ir para hablar de arte y también para tomar un "chato de vino y unas tapas típicas murcianas".

A su vuelta de Colombia, el 15 de mayo de 1968 se casó con Encarna Guerrero Peñalver con la que tuvo  dos hijos -Ángel Luis y Encarna- y se trasladó a la ciudad Murcia. En su casa del barrio de Santa María de Gracia, Pina Nortes tenía una habitación donde seguía pintando, pero al tener cada vez menos espacio para sus cuadros, en el año 1980 trasladó su estudio de pintura hasta la plaza de Santa Isabel.

Con el paso de los años Pina Nortes ha expuesto en muchísimas Galerías de Arte y museos de toda España, tanto de manera individual como de manera colectiva. Respecto a Galerías de Arte murcianas, ha pasado por Delos, que fue su primera galería en la que expuso en 1973, seguido de Nuño de la Rosa, Chys, Meca, Eli´s, o Kim Gallery, la lorquina Thais, o en Cartagena Wssel, además de otras exposiciones fuera de Murcia como en Alicante, Sevilla, Madrid y Barcelona. A lo largo de su trayectoria como pintor, ha conseguido muchos premios, pero el más importante para él fue el Premio Nogués, 1968

     

next