La movilidad de los ciudadanos de la Región se redujo hasta el 5% durante el confinamiento

21/07/2020 - 

MURCIA.  La movilidad de los ciudadanos de la Región se redujo hasta al 5% durante el confinamiento. En concreto, fue el 22 de marzo el día que menos movilidad se registró en la toda la comunidad, un 5,13%, desde el 24,65% que se alcanzó en el mes de noviembre de 2019, cuando la pandemia del coronavirus aún era una desconocida para la sociedad mundial, según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Un registro que contrasta con el de otras comunidades, donde la caída fue más pronunciada. Madrid, con un ritmo de vida más acelerado, registró una caída desde el 36% del mes de noviembre del pasado año al 6% contabilizado el 22 de marzo. La Comunidad Valenciana tuvo registros similares al de la Región, cayendo desde el 29% de noviembre al 6%, en números similares a los de Andalucía, Castilla-La Mancha o Galicia.

Movilidad estacional

Hasta dos de cada tres murcianos abandonaron el centro de la ciudad el 15 de agosto de 2019, mientras que el litoral sur del Mar Menor y La Manga casi triplicó su población esa fecha, según los datos de movilidad recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) con los datos de las tres principales compañías de telefonía móvil. El INE ha estudiado con estos parámetros la movilidad estacional y cotidiana de la población española. Para ello se han elegido dos días del pasado verano (20 de julio -exactamente hace un año- y 15 de agosto), un fin de semana de noviembre y el 25 de diciembre de 2019.

Así, el 20 de julio del año pasado, cuando aún quedaba mucho para oír hablar del coronavirus, los españoles se movían con un patrón de sobra conocido: pueblos costeros y de montaña recibían a los veraneantes que dejaban casi vacías las ciudades. En la Región de Murcia, ese día hubo caídas en los centros de las ciudades de Murcia (-52,9%), Molina de Segura (-43,67%), Cartagena (-41,31%) y Lorca (-39,03%), que se acentuaron aún más el 15 de agosto, con salidas masivas de estos puntos: Murcia (-66,3%), Molina de Segura (-50,69%), Cartagena (-46,51%) y Lorca (-46,3%).

Por el contrario esas dos jornadas hubo aumentos de la población en el sur del Mar Menor y La Manga (262,17% y 291,98%); Los Alcázares (149,99% y 193,55%); San Javier (131,1% y 188,59%); San Pedro del Pinatar (48,56% y 64,03%); Mazarrón 82,36% y 103,69%); Águilas (60,55% y 92,63%); Moratalla (7,55% y 1,97%) y Calasparra (2,08% y 6,28%). Respecto a los fines de semana "valle", que en este caso fue el del 24 de noviembre, los datos indican un aumento de la población en el centro de la ciudad de Murcia (37,35%) y el norte del municipio, donde se ubican los grandes centros comerciales (20,15%).

Sin embargo, descendieron en todos los demás puntos analizados, con caídas de entre el 45,87% en Moratalla y del 44,63% en Cartagena hasta el descenso en la ciudad de Lorca (-14,65%), que se vio compensado con el aumento del 23,19% en las pedanías lorquinas, donde muchos habitantes del casco urbano tienen segundas residencias.

Finalmente, el día de Navidad registró aumentos de hasta el 89,56% en el centro de Murcia y del 73,32% en el casco urbano de Cartagena, mientras que en el resto hubo descensos generalizados, destacando el de Molina de Segura, con un 43,67 por ciento menos.

Datos nacionales

Noja (Cantabria) era el pueblo que más aumentaba su población al pasar de 6.407 residentes a 35.488 personas, casi cinco veces más, mientras que en Sallent de Gállego (Huesca) los habitantes llegaban a cuatriplicarse. Puerto de Santa María (Cádiz); Oropesa del Mar, Peñiscola o Gandía, todos ellos en la Comunidad Valenciana; y Punta Umbría (Huelva) tenían entre tres y cuatro veces más residentes que población empadronada. En el extremo opuesto, determinadas zonas de Vigo o de las provincias de Barcelona, Madrid o Valencia, el 15 de agosto de 2019, solo se encontraba una quinta parte de su población habitual.

Los destinos preferidos de los residentes en la ciudad de Madrid eran Gandía, Denia (C.Valenciana), Chiclana(Cádiz) y Marbella (Málaga), mientras que los barceloneses se habían desplazado sobre todo a la costa catalana o el Pirineo, con Palafrugell, Platja d'Aro o Calafell como destinos estrella. Los sevillanos eligieron Chipiona por encima de los demás destinos -casi todos en la costa gaditana u onubense-, mientras que los valencianos se fueron mayoritariamente a Dénia y Jávea.

Los datos del INE, que se refieren exclusivamente a los movimientos de los españoles, permiten conocer que, por provincias, fue Ávila la que más vio crecer su población el 20 de julio de 2019, con un aumento del 36 por ciento, con municipios como Navaluenga y el Barco de Ávila como los que más crecían. Huesca y Huelva, con un 31 y un 29 por ciento, respectivamente, eran la segunda y tercera provincia que más crecía en población hace un año.

Por el contrario Vizcaya, Madrid y Sevilla eran las provincias en las que quedaban menos residentes por estas fechas de 2019, según el estudio, que revela que algunas zonas urbanas llegaron a perder en esas fechas tres cuartas partes de sus residentes, especialmente en Sant Boi de Llobregat (Barcelona), Córdoba o Alcoy (Alicante).

Noticias relacionadas

next