Hoy es 18 de julio

la ventana de colabora mujer rm / OPINIÓN

Mentiras, verdades y otras grandes falacias

2/06/2023 - 

MURCIA. Buenos días nos dé Dios, decíamos hace algunos años. Hoy ya solo podemos nombrar como mucho a Buda, nada de Alá y otros dioses del olimpo. Esta mañana y tras el elenco de artículos de opinión sobre las batallas políticas de estos últimos días, quería compartir algunas reflexiones que he ido pensando y hablando con mis colegas.

Por qué sigue triunfando la verdad, por qué nos atraen las personas íntegras y llenas de humildad. Por qué algunas mujeres están empezando a ser grandes focos de luz en la sociedad española. Son preguntas que quería poder responder y que no me atrevo a hacerlo sola. Prefiero que me digáis si sabéis o no la respuesta.

O al menos, que juntos logremos empezar a trazar el camino que nos lleve a un lugar más seguro, sin nubarrones de altanería, y fake news, de ideologías de primera y otras de segunda. Querría poder expresarme en un clima de libertad, donde la luz hace que nada pueda ocultarse bajo otras sombras, así que de entrada ruego respeto y escucharé vuestras opiniones con atención.

En mi recorrido en distintos equipos de trabajo, y como persona que le gusta opinar de todo (ya me vais conociendo mejor) creo que después de un cierto tiempo, ya tengo 40 años, las cosas se ven con otro cristal. Ya no es de color de rosa, sino más bien con un tono de cruda realidad. Cómo podían pensar algunos que, tras una etapa de mentiras, de corre ve y diles, de mítines y cónclaves de científicos inauditos, de leyes sin legislación ni juristas, íbamos a poder confiar en líderes sin autenticidad. Y es que bajo mi modo de ver y de pensar, las cosas pueden ocultarse cierto tiempo, o vivir disfrazados o vestidos de reyes siendo realmente pobres de espíritu. Pero no: nada más lejos de la realidad, una persona que entra tarde a trabajar no saca mucho trabajo. Una persona que nunca habla bien de nadie delate de ti, hablará bien de ti cuando te marchas. Un empleador o empleado no liderará bien su vida si no lo hace desde su más intrínseca verdad. Y el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Por otro lado, tenemos la chulería, recuerdas aquella frase del "y tú más", esa es la que nos ha traído de nuevo el bipartidismo. Aquello que hace mucho tiempo rechazábamos porque queríamos pactos, pero ahora resulta que nuestros políticos nos han revelado su incompetencia para pactar. O al menos, para que nos sintamos representados la mayoría de los votantes tras esos mismos pactos de Gobierno. Y quien dice Gobierno, dice empresas y coordinación de equipos. Habla de la escalera de la comunidad, del club deportivo o asociación en la que formas parte, y que somos incapaces de ceder en beneficio de todos. Y entonces, votamos bipartidismo, o lo que sea que se vote el próximo 23J. ¿Cuántos gallos puede haber en un gallinero? Lo que sí se es que, a veces hay que ponerle huevos, y que las ponedoras son gallinas.

Y en último lugar, tenemos el liderazgo femenino. Ese que dicen no funciona nada más que para llenar cuotas en los planes de igualdad de los consejos de administración, o para rellenar leyes injustas como las de violencia del sí es sí, y otras cuestiones varias sobre el feminismo radical, que no me representan. Y sí, si queremos conocer la fórmula de la actual crisis social y queremos despejar la x de la ecuación, debemos hablar de la mujer que es clave por aquello del (XX).

Y no tanto por el hecho de serlo, sino como hecho resultante. Para muestra una Ayuso, que gana con mayoría absoluta, nos guste más o menos, (parece ser que más que antes, si cabe).

Hablo de la mujer y/o del liderazgo femenino, otros lo llaman liderazgo humanista, un liderazgo conciliador, que escucha a todas las partes, que no impone su criterio, sino que invita, que colabora. Un liderazgo que da vida, que aporta soluciones sin miedo a las consecuencias. Apuesto sin duda por personas que quieran tener ese sexto sentido que dicen suele ser un sentido femenino, al igual que hablan de otros que suelen ser masculinos. No me gusta entrar en esa batalla de sexos. Más bien hablemos de mujeres líderes que sacaron a sus países de crisis mundiales, Angela Merkel, Jacinta Ardern, Tsani Ing-Wen, Katrin Jacobsdóttir, Erna Solberg, Isabel Diaz Ayuso, la señora de la limpieza en los hospitales de toda España, las cajeras de los supermercados en la pandemia, las enfermeras que consolaron a los enfermos moribundos en su último aliento, a las madres y aquellas otras personas que cuidan de la humanidad con altas dosis de cariño.

Hoy como mujer tengo que decir alto y claro que el futuro tiene que ver mucho con el presente de nuestras hijas, con la comunicación y el diálogo, con la audacia y la verdad. Para que con estas tres líneas básicas seamos capaces de votar un gobierno, un consejo de administración, una escalera de vecinos, una comida familiar, o ese chat del colegio en el que todos responden en cascada: "Yo tampoco, suerte".

Si aún estas buscando la fórmula de la felicidad o del éxito, apunta:

Talento (Verdad + Humildad / liderazgo femenino) = X 

Si alguno de los términos no se ajusta a los expresados, olvídate, tendrás un efecto sanchista que de momento desconocemos si equivale a bueno o muy malo.

Posdata: Mientras tanto, intenta escuchar a tu propia voz interior, la mayoría de las veces suele llevar razón.

Noticias relacionadas

next