Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

LA FASE 1 EN LA HOSTELERÍA

Las terrazas abren "para perder": los clientes disfrutan, el hostelero se persigna

11/05/2020 - 

CARTAGENA/MURCIA. Las voces de los clientes charlando, el movimiento de bandejas, un intenso olor a café, a primera hora, y el trasiego de las cañas, pulpos y cómo no, marineras, conforme avanzaban las horas, han marcado la mañana de este lunes en las terrazas de Murcia y Cartagena. Y es que, como agua de mayo esperaban los hosteleros de la Región la llegada de esta 'fase 1' de la desescalada anunciada por el Gobierno central, en la que tienen permitido abrir las terrazas tras dos meses. 

La valoración de las primeras horas era contrapuesta y marcada por "la incertidumbre pero con ilusión" para los propietarios de bares y restaurantes, pero con desbordante "alegría" por parte de unos clientes que estaban "deseando que nos abrieran las jaulas", como comentaba Ángel Vidal, que disfrutaba de un aperitivo en una plaza de las Flores de Murcia, en la que "parece que no ha pasado el tiempo. Todo está casi igual".

Por su parte, los hosteleros han vivido esta jornada tras una noche "sin dormir por la ilusión de abrir las terrazas y pensando cómo preparar las mesas", aseguraba a Murcia Plaza José María Rubiales, presidente de la Asociación de Cafés, Bares y Afines de la Región de Murcia y gerente del Parlamento andaluz.

Los contrastes han marcado este primera jornada de semilibertad. Y es que mientras en Cartagena han abierto un 20% de los establecimientos en Murcia lo han hecho cuatro de cada diez. Esta alegría también va por barrios. Nunca mejor dicho, y es que si en los locales del centro de ambas ciudades ya se veía  "movimiento", en los barrios apenas había locales abiertos.

"Incertidumbre". Es la palabra más repetida entre los hosteleros. Y es que abrir las terrazas con la mitad del aforo, supone que "de 22 mesas que tengo, sólo voy a poder utilizar 4 o 5", asevera Manuel, propietario de la Tapeoteca, situada en la plaza de san Pedro de Murcia. No obstante, está ilusionado por poder reabrir y confía en que los clientes vuelvan poco  a poco.

Otro de los establecimientos que abrió este lunes es la Tasquita, situado en la calle Organistas de Murcia. Xavi, su propietario, destacaba que "los clientes habituales han vuelto desde este primer día". Su local se ha preparado a conciencia para esta nueva etapa. Y es que a las medidas exigidas de disponer de gel hidroalcóholico y extremar las medidas de higiene, se suma que ha delimitado el espacio de las mesas en el suelo con marcas para asegurar "que se cumplen estrictamente las distancias de seguridad".


Mucho menos de lo que los clientes esperábamos es como ha amanecido el centro de Cartagena. Calculaban los representantes del sector que solo habían levantado la persiana y puestos sus mesas y sillas en la calle un 20% de los bares y restaurantes de la ciudad portuaria. Eso sí, en todos y cada uno de ellos se podía observar cómo desde primera hora de la mañana se estaban sirviendo los desayunos. El café y las tostadas recién hechas invadían de olor por fin las calles después de tantas y tantas semanas vacías.

Era la primera mañana y el centro de la ciudad presentaba el mejor aspecto de los dos últimos meses. No obstante, son muchos los que siguen acondicionando sus locales a la espera de pasar la fase 1 y alcanzar una cuota de clientes superior a la actual, que es del 50% y que limita de forma considerable la afluencia de clientes.

La policía local, por su parte, recibía multitud de llamadas de vecinos que advertían que los clientes de los establecimientos no guardaban las distancias de seguridad o que las terrazas tenían más clientes de los permitidos. La policía trató de controlar a lo largo de esta primera jornada que los bares cumplieran fielmente las medidas de distanciamiento impuestas.

"Existe un poco de inseguridad aún. Hay muchos establecimientos abiertos ya. Las terrazas, que era nuestra preocupación, están con una ocupación muy alta, cumpliendo las medidas de seguridad e higiene", explicaba Ana Correa, presidenta de Coec, quien, por otro lado, pedía a los habitantes de Cartagena que apuesten por el comercio local "hay que invertir en producto de aquí, tenemos que hacer ese esfuerzo porque somos los que estamos creando ese empleo y es fundamental para que la economía de la comarca sobreviva a esta situación tan complicada que se nos presenta".

Recordó Correa, por otro lado, que abrir en estos momentos no es rentable, porque ocupar solo el 50% de las terrazas y estar inutilizado el interior de los locales sigue siendo inviable. "Estamos muy contentos porque hemos podido abrir. Poco a poco, conforme pasemos el tiempo, podremos hablar de rentabilidad. No estamos en este punto de tan siquiera ir cubriendo gastos, pero era importante el día D y la gente está consumiendo".

La alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, corroboraba ese 20% de apertura de establecimientos hosteleros y añadía que entienden lo complicada de la situación. "Vamos a tratar de ayudar para que todos sepan cuáles son las reglas del juego". Además, la alcaldesa hacía un llamamiento a la ciudadanía para que salga a consumir. "Salir, gastar y utilizar mucho a nuestros hosteleros, comercios y hoteles. Aquellos que lo tengan pensado irse de vacaciones les digo que qué mejor sitio que hacerlo aquí, en la comarca. siendo los mejores embajadores de nosotros mismos. Animo a que vengamos a nuestros bares, compremos en el pequeño comercio y esos pocos días de vacaciones hacerlo en hoteles de nuestra zona".

next