Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 3 de marzo y se habla de coronavirus covid-19 REGIÓN DE MURCIA gran vía MURCIA

la menor incidencia nacional tras canarias y baleares

La Región respira tras un noviembre de infarto: la tasa de contagios vuelve a los niveles de agosto

4/12/2020 - 

MURCIA. La Región de Murcia toma al fin un leve respiro en su batalla contra el coronavirus. La incidencia de la covid-19, que llegó a estar disparada a finales de octubre, se ha desplomado en el transcurso de un mes. De un noviembre que llegó a ser especialmente preocupante se ha pasado a un diciembre esperanzador: la tasa de contagios de toda la Comunidad se sitúa en 90 casos por cada 100.000 habitantes en siete días. Solamente Canarias presenta una incidencia semanal mejor que la Región. Hay que remontarse hasta agosto para encontrar un escenario similar. Aquel mes estival se cerró con una incidencia en siete días de 131 contagios por cada 100.000 ciudadanos. 

Evolución de la curva de contagios en la Región de Murcia. Fuente: MINISTERIO

Además, el Ministerio de Sanidad actualizó este jueves el llamado 'semáforo del riesgo', uno de los principales indicadores del Gobierno de España y las comunidades autónomas. Y cifró en 204 por cada 100.000 habitantes la incidencia en 14 días de la Región, solamente superada por Canarias (84) y Baleares (201). Con todo, el riesgo, según los parámetros del Gobierno central, sigue siendo alto para Murcia. Para bajar al riesgo medio habría que presentar una tasa de 14 días inferior a 150 casos. 

A día de hoy, 4.162 murcianos padecen la enfermedad, cuando el 20 de noviembre la cifra de contagiados superaba la barrera de los 10.000. Se trata del mejor dato de casos activos desde el 6 de septiembre. Por entonces el coronavirus ya había iniciado su propagación por todo el territorio regional, en lo que se conoció como la segunda ola. El crecimiento de los positivos tuvo consecuencias fatales: hubo 267 muertes sólo en noviembre. El virus, que en la primera ola acababa con la vida de 151 murcianos, se ha cobrado en total 619 decesos. 

La pandemia llegó a poner en serios aprietos al sistema sanitario regional, con las UCI al borde de su capacidad máxima (hubo 109 pacientes críticos en las 120 camas disponibles). La Comunidad, de hecho, activó el plan de emergencia, un dispositivo para habilitar más de 300 espacios para Intensivos y 500 camas extras en planta. Este escenario límite se alcanzó en noviembre y dejó los peores indicadores de toda la pandemia: un triple récord de positivos (1.002 nuevos casos el día 6), hospitalizados (632 pacientes el día 11) e ingresados en UCI (109 el día 19). 

Ahora la presión sanitaria ha empezado a aliviarse, con 341 ingresados en los hospitales públicos de la Región; de todos ellos, 82 de ellos son atendidos en la UCI, una ocupación que no se veía desde el 24 de octubre. Los contagios, además, se mueven entre el centenar y la doble centena de casos diarios: con 214 registrados el miércoles, 237 el martes y 169 el lunes.

Esta situación ha propiciado que el Gobierno regional ya se plantee levantar el cierre de los 45 municipios, impuesto a finales de octubre. El Ejecutivo prevé permitir la movilidad entre los municipios con menor incidencia a partir del 9 de diciembre, según confirmaron fuentes del Gobierno a este periódico. Esta decisión se tomará el próximo lunes en la reunión del Comité de Seguimiento de la Covid-19. Y saldrá adelante salvo que los contagios repunten en los próximos días. Eso sí, el paso a las comunidades vecinas seguirá estando prohibido salvo por motivos justificados.

"La idea es levantar el cierre perimetral a partir del día 9 si la cifra de incidencia lo permite", reconocía el consejero de Salud, Manuel Villegas. Los técnicos sanitarios tienen un temor encima de la mesa: el puente de la Constitución. La experiencia de otros festivos empuja al pesimismo, pues las infecciones repuntaron en las anteriores festividades. Si eso ocurriera, el consejero ya dejó claro que no dudarán en volver a las restricciones. "Lo haríamos porque sólo así evitaremos fallecimientos", avisaba.

Si algo ha demostrado el coronavirus es su facilidad para propagarse con un simple error. Según las estadísticas de Salud, un aumento de 100 positivos equivale a 20 ingresos que luego se traducen, lamentablemente, en dos o tres fallecidos. Por eso desde la Consejería insisten en el mensaje de que no hay que bajar la guardia. No se obliga a la población a no salir de su domicilio, pero sí es una recomendación. "Hay que hacer un esfuerzo más y quedarnos en casa, porque eso nos garantiza nuestra seguridad", remarcaba Villegas.

Noticias relacionadas

next