los vecinos, hartos de la suciedad y el ruido

La lacra de los botellones sigue en La Manga: "En vez de ir a menos, este problema ha ido a más"

31/08/2021 - 

CARTAGENA. Con las discotecas ‘cerradas’ como tal, sin la posibilidad de bailar y bebe hasta el amanecer, los jóvenes en la Región han optado por el clásico botellones. Una práctica prohibida por ley, pero que siempre encuentra su resquicio para estar presente. Sucede que, al igual que en el resto de España, los botellones este año han tenido un matiz más violento, con varios altercados en la zona de las dunas y con grandes aglomeraciones que los últimos años no existían. Todo ello junto a la dramática situación del Mar Menor ha hecho que la paciencia de los vecinos de La Manga este verano haya sido insoportable por momentos. Y es que muchos de estos botellones se han celebrado junto a la laguna salada, con la consiguiente suciedad que dejan a su paso.

“Los botellones, lejos de disminuir, han ido aumentando. Aprovechan las zonas oscuras cerca de la playa de Vivero, pro detrás de Salvator Mundi, y el pasado fin de semana hubo un botellón grande. Hay locales, chiringuitos, que deberían llamar a la Policía para evitar esto porque a ellos también les perjudica. O debería”, señalan desde la Asociación de Vecinos de La Manga. “Las fotos de este fin de semana no se pueden permitir. Debemos, entre todos, ser más cívicos. Esto es un problema local y los restaurantes deberían ser los primeros en evitar que, al menos cerca de sus negocios, se celebren botellones”, añaden.

Una de las quejas de este verano había sido la poca presencia de la Policía Local. Ante las reiteradas quejas, en especial al principio de verano en la zona de las Dunas, aumentó el número de policías en la zona. “Se cerraron algunos locales…Ahora mismo esa zona ya no es un problema. Es importante que esa zona se reflote porque puede ser un revulsivo importante y generar sinergias positivas. Si se invierte en esa zona, podría atraer otras inversiones. Si la miseria trae miseria, la riqueza trae riqueza”, afirman desde la Asociación de Vecinos.

Esperan desde el Ayuntamiento que se pueda dar impulso a algún tipo de proyecto en la zona que permita eliminar del todo la “miseria”, afirman, que ha tenido durante muchos años esa zona de entrada a Cabo de Palos. “La Manga y Cabo de Palos tiene una riqueza enorme, pero falta que se organicen más actividades en la zona fuera de la época de verano”, señalan. Con el deterioro del Mar Menor, temen los vecinos que el posible impulso que se pretendía dar a La Manga y Cabo de Palos, fuera de la época de verano, se vea amenazado ante la falta de interés de muchos visitantes. “Ahora más que nunca se debe apostar por la zona para desestacionalizar el turismo”. Los botellones, por el momento, siguen siendo la gran lacra del verano que llega a su fin.

Noticias relacionadas

next