TRIBUNA LIBRE / OPINIÓN

La desescalada y la confinación... un paso más para la sinrazón

4/05/2020 - 

Dentro de las ‘sorpresas lingüísticas’ a las que nos tienen acostumbrados los gobernantes actuales, el presidente Sánchez ha puesto su pica en Flandes con su palabro ‘desescalada' que curiosamente ha sido aceptado sin condiciones y está siendo empleado machaconamente en todos los medios, no teniendo sin embargo la misma acogida por parte de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) que ha desaconsejado el empleo de este término y su sustitución por substantivos como ‘reducción, disminución, rebaja o descenso’, más apropiados a su connotación.

Sí, señor Sánchez, porque dentro de la autosuficiencia que exhibe constantemente, propia de su narcisismo patológico, se cree en el derecho no solo de aprobar y publicar Decretos Ley en estado de alarma tan solo con mirarse al espejo y sin contar con los partidos de la oposición que representan a más de once millones de españoles, con organizaciones empresariales y sindicatos, sino hasta de usar y patentar palabros nuevos.

¿Cuántos de ustedes habían escuchado antes la palabra desescalada?

No obstante, intentando extrapolar este término al alpinismo 'creo que por ahí pueden ir los tiros', la ‘desescalada’ sería el paso siguiente a haber finalizado la ‘escalada’ y por tanto haber llegado a la cumbre ¿No?

¡Pues no me cuadra nada la situación actual para iniciar, al menos de la forma expuesta, esas cuatro fases de la desescalada, que pocos comprendemos y que no va a propiciar tampoco un resurgir aunque sea escaso y paulatino de la economía.

Manejando las ‘cifras del gobierno’, que desde hace dos días se permitió cambiar de nuevo el criterio de “contagiados” restando los casos (+) detectados por test serológicos, hemos pasado de más de 227.000 a menos de 214.000 y observando además que la cifra de mortalidad, siempre según los  ‘datos del gobierno’, asciende a más de 24.000 (cifra que podría ser irreal si tenemos en cuenta el reciente estudio hecho por las funerarias y Registros Civiles con datos comparativos en mismo periodo de los últimos 11 años que revelan un aumento de 45.000 muertes entre el 17 de marzo y el 20 de abril).

Teniendo en cuenta lo anterior podemos llegar a la conclusión, haciendo un símil con el alpinismo, que "sin haber encumbrado, hemos iniciado el descenso" y así es imposible que nos convaliden la escalada y nos anoten como conseguida esta cumbre.

Señor Illa y señor Simón, siguen sin hacer caso a la OMS y a la mayoría de países que están teniendo unos resultados mucho mejores que los nuestros...

Realizar test, test y test PCR fiables (en español: pruebas, pruebas y pruebas) y no los test rápidos serológicos de dudosa procedencia y escasa fiabilidad, cuyos resultados no son definitivos para aislar a los contagiados.

El otro día señor Sánchez con su verbo fluido aunque leído, nos anunció el próximo comienzo de su ya famosa ‘desescalada’ con palabras rimbombantes y poco inteligibles para el pueblo llano: “Con una desescalada gradual y asimétrica intentaremos llegar a la nueva normalidad”. Aunque yo sé que su intención era buena leyendo lo que le habían escrito ¡no sabe la que se ha armado hoy!

Al parecer, hay unos cuantos millones de españoles entre los cuales me incluyo, que no nos acabamos de enterar bien de la utilidad de sus cuatro fases, que va a instaurar a partir del 4 de mayo, “para volver a la nueva normalidad” ¡Ingeniosa frase!

Mire usted, le recuerdo - lo que no han hecho - y sirva esto como rechazo parcial a sus ‘ingeniosas’ soluciones por fases...

• No han realizado los cientos de miles de test PCR que prometieron (sanitarios, residencias, Fuerzas de Seguridad, militares y demás colectivos expuestos).

• No han comprado a empresas españolas los test PCR (con producción de 750.000 a la semana) obligando a éstas a venderlos fuera de España. Lo tendrán que explicar.

• No han conseguido, por tanto, aislar a los miles de asintomáticos que son positivos.

• No han conseguido proteger, por falta de medios, a los colectivos más expuestos mientras el resto llevamos seis semanas sacrificados cumpliendo a rajatabla con el confinamiento.

• No han conseguido concienciar a la población que las únicas tres cosas fundamentales son: distancia, mascarilla y guantes además de un buen lavado de manos al llegar a casa.

Con haber cumplido todo lo anterior y haber reaccionado a tiempo - en el mes de febrero - sobrarían actualmente todas sus fases y sus prórrogas del Estado de Alarma y confinamiento, de los que, por cierto, ya estamos muy hartos y llegando al límite de nuestra paciencia.

Y como colofón de este artículo me permito denunciar una vez más tres nuevas ‘perlas’ que ‘nos han colado’ en el BOE en pleno estado de alarma:


1.- BOE de 22 de abril se publicó el Real Decreto-ley 15/2020, de 21 de abril. "Integración del Régimen de Clases Pasivas en el Régimen General de la S.S." (esto influye negativamente en este colectivo para el Fondo de Pensiones, la edad de jubilación con respecto a años de servicio, etc.).

2.- BOE núm. 114, de 24 de abril de 2020, "Se aprueban subvenciones estatales anuales a formaciones políticas con representación parlamentaria" (como ‘curiosidad’ la Agrupación de Electores Teruel Existe - que no es ni partido político - recibe 19.930,77 euros)
¿Se acuerdan la importancia que tuvo este único voto para la elección, en segunda convocatoria, de Pedro Sánchez como presidente?

3.- Tramitación de la "Ley de Supresión de Centros de Educación Especial e integración progresiva del alumnado en la educación ordinaria" (37.000 alumnos con discapacidad psíquica pasarían a educación ordinaria progresivamente con la oposición lógica del profesorado y padres de alumnos).

Ya que estamos acostumbrados a la ‘Ley de Hechos Consumados’ y a la ‘Ley Mordaza’, que nos están imponiendo de forma descarada, me van a permitir sólo dos sugerencias:

Apliquen sus fases teniendo en cuenta la evolución de la Pandemia en cada Comunidad Autónoma (no es justo tratar a todos por igual teniendo en cuenta, por ejemplo, que en Murcia existe desde hace varios días una estabilización tanto en la aparición de casos nuevos de contagio como en el número de fallecidos.
 
Hasta que esto no ocurra en otras Comunidades, sean limítrofes o no, deberán prohibir e impedir que haya tránsito que pueda provocar una vuelta atrás, al desplazarse personas que no saben si están o no contagiadas.

José Manuel García Albarrán es médico jubilado

next