Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 27 de mayo y se habla de UEPEMUR tiempos modernos concesionarios de coches fase 2

televisión

La composición cierra el círculo: los concursantes de OT 2020 componen sus temas en la Academia

16/02/2020 - 

CARTAGENA. No es sencillo dotar de un cariz novedoso a una edición de un formato como Operación Triunfo, historia de la televisión en España, fenómeno de masas como pocas veces se recuerda en nuestro país. Esta edición 2020 pasará a la historia por ser la primera en la que una canción compuesta por uno de los concursantes es interpretada como canción de apertura. Fue en la Gala 4, con el tema compuesto por el cordobés Rafa ,interpretado de forma grupal por todos los concursantes.


En la gala 5, Javy interpreta una canción compuesta y producida por él mismo, 'Qué sabrá Neruda', colgada en las principales plataformas de streaming. Y es que en esta edición se ha fomentado la capacidad compositora de los concursantes. Además, antes del segundo pase de micros de la gala 5, Noemí Galera, la directora de la Academia, anunció que se le producirán sus temas a Hugo, Maialen, Anne y Bruno. Un claro ejemplo del salto cualitativo que ha dado esta edición.


Por primera vez en la historia del concurso, la productora no tiene un acuerdo discográfico con ninguna compañía. Universal, que impulsó la carrera de Ana Guerra, Amaia, Aitana o Alfred, y más recientemente de Alba Reche, Natalia Lacunza o Julia Medina, se desligó del formato, lo que deja sin ‘abrigo’ a los concursantes una vez deban iniciar sus carreras profesionales. Un contratiempo que, lejos de ser presentado como un hándicap, se ha asumido en la Academia como un incentivo para afilar todavía más la formación de los concursantes en los cerca de tres meses (de llegar a la final) que pasarán entre las paredes de la Academia.

Porque Operación Triunfo es más que un concurso. No esconden desde la dirección del programa ni desde la Academia que hacen televisión, y esto supone vender un buen productor televisivo. De ahí que en la pasada edición, Itziar Castro fuera relevada como profesora de interpretación por los Javis, dado que las galas no tenían la pasión necesaria para elevar un producto televisivo digno. El cambio se hizo patente desde las primeras galas.

Sin embargo, pese a que la actual edición, es inevitable, no tienen la pátina de  fenómeno de masas que tuvo tanto la edición de Bisbal y Rosa o la de Aitana y Amaia, sigue presentes valores como la honestidad, el trabajo duro y el sueño de 16 concursantes por vivir de la música. Son conscientes, tanto profesores como concursantes, que hoy en día no es suficiente con una gran voz. La existencia de plataformas como Youtube hace que sea más fácil llegar a un gran público. Todo el mundo puede crear un canal y colgar sus vídeos. Esto hace, a su vez, que sea más complicado destacar entre esa multitud que es Youtube. Se exige algo más para poder vivir de la música.


Y es ahí donde entra la faceta compositora. No hay nada que garantice más el éxito que la naturalidad y la originalidad. No han defraudado en ello los concursantes, con una capacidad para crear y unas ganas de comerse el mundo que hacen de esta edición una digna sucesora, con un punto de actitud superior a la edición de Alba Reche o Famous, por momentos más pendientes del que dirán en las redes que de centrarse en su formación musical. 

A menudo se ha tachado a OT de ser un programa cursi, de no ser " un programa de música", como han dicho algunos artistas. Existen pocos concursos que fomenten tanto la formación musical, el aprender, el superar retos como logra Operación Triunfo. No existe el halago fácil (sólo hay que ver la polvareda que han levantado las críticas del jurado) y no hay trampa. El espectador puede seguir la evolución del trabajo de la semana a través del canal de Youtube. 


Hay pocos ejemplos en la televisión actual que fomenten más creer en los sueños, superar los miedos,fomentar ilusiones, buscar lo imposible. Con la composición con un aspecto más a trabajar dentro de la Academia, los concursantes cierran un círculo en el crecimiento en la formación musical que ha inculcado, con más o menos acierto, Operación Triunfo desde su estreno. Lejos de ser un mero entretenimiento, Noemí Galera y Manu Guix, director musical, junto al resto de profesores, buscan ofrecer una formación que les permita, a través de la gran plataforma que es la televisión, poner los cimientos de una carrera musical a 16 concursantes que aspiran a entrar en la industria de la música. 

"No es real esto, después de OT hay un mundo en el que tendréis que pelear mucho", suele decir la directora de la Academia. "En pocos sitios tendréis las herramientas para crear como aquí, que vivís 24 horas por y para la música", repite Manu Guix con frecuencia. Con la composición, Operación Triunfo cierra el círculo.

Noticias relacionadas

next