una inversión de 38 millones de euros

La carrera a la energía limpia, o cómo tratará de evitar la MCT verter 17 millones de toneladas de CO2 al año

10/06/2021 - 

CARTAGENA. La Mancomunidad de Canales del Taibilla está desarrollando en estos momentos un plan de reducción de huella de carbono comprendido entre 2.019-2.030, en el que, con una inversión que ronda los 35 millones de euros, se pretende alcanzar el objetivo de reducir al 40% las emisiones de CO2 asociado a su consumo eléctrico en el año 2.030, esta reducción de emisiones se pretende alcanzar gracias a los cambios introducidos por la entrada en vigor de la nueva normativa, y aprovechando el avance de la tecnología que existe actualmente en el mercado, tanto hidráulica como fotovoltaica, y su abaratamiento o reducción de costes por kilovatio instalado.

"Este es uno de los proyectos más ambiciosos puesto en marcha por la MCT. Es una apuesta por la sostenibilidad y como administración pública entendemos que debemos ser ejemplo y ser un referente en este ámbito", explicaba para Murcia Plaza Francisca Baraza, delegada de Gobierno-Presidenta de la Mancomunidad de Canales del Taibilla.

El primer objetivo, y en el que se está trabajando en estos momentos, es el de reducir las emisiones de la MCT implantando las medidas necesarias para aumentar la generación de energía procedente de fuentes de energía renovables, para cumplir con el Marco de actuación en materia de Clima y Energía hasta el año 2.030 del Consejo Europeo de 23 y 24 de octubre de 2.014, revisados al alza los objetivos de energías renovables y eficiencia energética en el año 2.018, cuyo principal objetivo es el de reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera asociadas al consumo eléctrico hasta el 40% en el año 2.030.

Asimismo, se tienen como referencia el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático 2021-2030, que tiene como finalidad dar respuesta a las crecientes necesidades de adaptación al cambio climático en España.

En el año 2.019, la demanda de energía eléctrica procedía de una parte del contrato de suministro de energía eléctrica y, por otra parte, de la energía generada en las instalaciones de producción de energía renovable de la MCT. El consumo de energía de la MCT en el año 2019 fue de 196.964.312,67 kwh/año, con un gasto final de cerca de 18 millones de euros. Las toneladas de CO2 vertidas fueron 70.316,26 y el 99,86 procedía de energía no renovable. El 86% del total de CO2 vertido por el organismo está asociado al consumo eléctrico.  

En 2018, la energía procedente de fuentes de energía renovables, solo representaba el 0,14% del total, con una reducción de emisiones de CO2 de 101,75 Tn, asociado a las instalaciones que dan suministro complementario en Autoconsumo.

Con las actuaciones planteadas inicialmente en el plan estratégico, de ejecución de instalaciones de generación de energía renovable para autoconsumo, las instalaciones existentes, junto con la producción de energía renovable de los Saltos Hidroeléctricos que se encuentran en concesión hasta el año 2.028 y la energía generada para su venta como autoproductor (procedente de la instalación fotovoltaica de Rabasa y de las centrales hidroeléctricas de Perea, Pilica y Calasparra, todas propiedad de la MCT), se pretende alcanzar, parcialmente el objetivo propuesto en instalaciones de autoconsumo con un 69% de producción de energía procedente de renovables, 17 millones de toneladas de CO2 evitado.

En estos momentos, la MCT está ejecutando las obras de renovación energética en la elevación de Bullas II mediante la implantación de un sistema de generación fotovoltaico para suministro complementario. También están llevándose a cabo obras de renovación de equipos de climatización e implantación de energía renovable fotovoltaica para la mejora energética de las instalaciones de Tentegorra y en fase de licitación se encuentra la renovación de equipos electromecánicos e implantación de energía renovable fotovoltaica para la mejora energética de la elevación de San Vicente del Raspeig.

Por otro lado, se están redactando los proyectos correspondientes a las actuaciones previstas para el Alumbrado de Tentegorra, Desaladora de Alicante I, las ETAPs de Campotejar, Sierra de la Espada y Torrealta, Elevación de Benferri, Elevación de Canteras y Elevación Vega Baja (Lo Romero I).

Las desaladoras son la principal fuente de consumo energético, la MCT ha hecho especial hincapié en reducir el consumo de no renovables en estas instalaciones, que supone alrededor del 99% . La desaladora de Alicante se encuentra en fase de redacción de proyecto una actuación que pretende suplir mediante energía fotovoltaica un 15% del consumo energético de la instalación.

Asimismo, actualmente se está licitando la redacción de sendos proyectos para la implantación de recuperadores de energía (ERI) en la IDAM de Alicante y la de San Pedro, que permitirá reducir el consumo eléctrico en cada una de las dos instalaciones en un porcentaje aproximado del 15%.

Reducir la compra de energía eléctrica

Por otro lado, el segundo objetivo, del plan de reducción de huella de carbono comprendido entre 2019-2030 es el de reducir muy significativamente el importe económico de la compra de la energía eléctrica, buscando una relación óptima entre las necesidades de cada una de las instalaciones y la nueva normativa eléctrica española, que permite grandes diferencias de importe entre la energía contratada y consumida en función de la forma de contrato y el perfil de consumo. 

Como parte del presente plan, la Mancomunidad ha desarrollado diferentes proyectos basados en el autoconsumo de energía eléctrica procedente de energías renovables que le permitirá producir parte de la electricidad necesaria en sus instalaciones. De esta manera se obtendrá un ahorro considerable en la factura eléctrica, se evitarán las pérdidas de energía producidas en la red de transporte y se reducirá el uso de combustibles fósiles utilizando tecnologías limpias basadas en la energía fotovoltaica, hidráulica y eólica fundamentalmente. 

Noticias relacionadas

next