más mesas, más seguridad y más confianza

La ampliación de las terrazas en Cartagena, entre la seguridad y el descontrol

25/04/2020 - 

CARTAGENA. La alcaldesa de Cartagena prefirió no pronunciarse cuando se le preguntó por la posibilidad de una ampliación de las terrazas de bares y restaurantes de Cartagena como medida para que estos puedan atender con las debidas de seguridad, a la mayor cantidad de clientes posibles, una vez que se levante el estado de alarma y los servicios de hostelería puedan, por fin, levantar la persiana.

Sus palabras fueron que "queremos que el sector -hosteleros- nos indique la forma, criterio y diseño de ese modelo de terrazas", y hasta ahí dijo Castejón en un asunto que, probablemente, levante discusión como ya lo está haciendo en otros muchos lugares de España cuando se ha empezado a trabajar en la vuelta a la normalidad. Lo que no dijo es que ya tiene sobre la mesa una propuesta del colectivo de bares y restaurantes de la ciudad para reducir aforos y, como medida compensatoria, ampliar las terrazas de los bares y restaurantes.

A través del colegio de ingenieros, la asociación de hostelería (Hostecar) ha encargado un estudio enfocado a qué medidas sanitarias hay que adoptar en los locales -canales de recorrido, mamparas, separación de mesas, limpieza con ozono- y qué medidas estructurales (ampliación de las zonas de trabajo y atención al público) deben conjugarse con un aval medioambiental que así lo apruebe. Además, todo ello no debe suponer molestias en forma de ruidos e invasión de espacios comunes (no podrían obstaculizar las bocas de los servicios de alumbrado y agua, el aceso de vehículos, salidas de emergencia o paradas de autobús, por citar algunos ejemplos).

Por otro lado, los hosteleros deberán tratar de consensuar sus intereses con los de los vecinos de las zonas, especialmente sobre aquellas calles que son peatonales en la ciudad y donde más se podría agudizar este problema, al no haber restricciones de espacio por la circulación de vehículos. No es nada descabellado que surja la oposición vecinal en el caso de que el uso se considere un abuso.

Ampliar el horario de recogida

Por otro lado, los hosteleros de Cartagena han pedido la ampliación del horario de las terrazas hasta llegar a unificarlo con el horario del cierre de los locales. Es decir, que mesas y sillas permanezcan en la calle el tiempo en el que bares, restaurantes o pubs estén abiertos, y no restringirlo, como así lo establece en estos momentos la ordenanza municipal.

Es éste un primer boceto en la batería de propuestas lanzadas al Consistorio, que todavía están a la espera de ser valoradas, estudiadas y consensuadas, algo que no terminan de entender los trabajadores del sector, porque creen que ya es hora de levantar el estado anímico de las empresas. Es por ello por lo que consideran que el primer paquete de medidas adoptadas por el equipo de Gobierno municipal, referente a la exención de impuestos de basura y agua o la moratoria en el pago de los impuestos de terrazas avanzado por la alcaldesa, es "insuficiente".

Hay que recordar, por otro lado, que la hostelería está tocada de muerte tras seis semanas cerrada y sin expectativa alguna de abrir. La crisis causada por el coronavirus ha provocado el pánico entre dueños de bares, restaurantes y hoteles que ven peligrar sus negocios y no es para menos: el sector se enfrenta a la desaparición de un 20% de sus empresas en 2020. 

De momento, según datos de la Consejería de Empleo, hay 2.742 empresas del sector que han presentado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) durante el estado de alarma, que afectan a un total de 15.807 trabajadores. Representan casi un tercio del total de bares, restaurantes y hoteles que hay en la Región, que asciende a 8.500 empresas. 

Noticias relacionadas

next