'circo' en el pleno de gobierno

Insultos, coacciones y amenazas: un nuevo espectáculo en Cartagena

1/11/2019 - 

CARTAGENA. Pocos son los que se sorprenden cuando una discusión sube de tono en un pleno del Ayuntamiento de Cartagena hasta convertirse en trifulca dialéctica con insultos de por medio. El concejal de Movimiento Ciudadano Pepe López siempre anda metido en este tipo de embrollos, más por su acción que por su omisión. El último fue este jueves en el Pleno en el que se debatían los presupuestos de 2019 -aprobados por el tripartido que gobierna-, cuando un “eres una marrana”, que la concejala de Hacienda Esperanza Nieto dijo haberle proferido López, supuso una cascada de acontecimientos que lograron minimizar el desarrollo normal de un Pleno que llevaba camino de convertirse en maratoniano. La alcaldesa lo suspendió sin fecha y sin hora.

La acusación directa de Nieto, a pesar de que López insistió que no iba dirigido a ella (pues en ese momento estaba hablando con su madre por teléfono), aumentó las pulsaciones a los involucrados. La alcaldesa, Ana Belén Castejón, pidió al concejal de la oposición que rectificara y le llamó al orden después de que éste calificara como “embustera” tanto a Nieto como a la vicealcaldesa, Noelia Arroyo, quien también le había reprendido antes su actitud. 

López no pidió disculpas y la alcaldesa le conminó a la aludida Nieto a que dijera las palabras exactas que recibió por parte de López. “Me da vergüenza decirlo, pero me ha llamado marrana y que no dejo de meterle el dedo por el culo; eso es lo que me ha dicho”, indicó, con cierta dosis de pudor, la edil del Partido Popular. A partir de entonces. Giménez Gallo, compañero de López, trató de sacar del entuerto al señalado, para indicar que lo dicho por la edil de Hacienda eran unos “hechos completamente novelados”. Lo que “suceda fuera del pleno, no es del pleno”, dijo.

Maneras “fascistas”, según MC

Castejón pasó a suspender de forma indefinida la sesión y llamó a una reunión a los portavoces a una junta extraordinaria. Así que, tras los insultos llegaron las coacciones, o al menos esa es la conclusión que sacan desde Movimiento Ciudadano. Giménez Gallo esgrime que en dicha reunión se sintieron apremiados a pedir disculpas. “Estamos aún sorprendidos por las maneras fascistas de la alcaldesa y Noelia Arroyo en la Junta de Portavoces”. Tras ser convocada ésta en lo que ha sido anunciado como un receso, “nos han tratado de coaccionar condicionando la reanudación del Pleno a que José López reconociera y se retractara de unas descalificaciones que no había efectuado, y que todos los concejales, incluido también él y su grupo, hicieran una declaración pública de reprobación de ese inventado comportamiento”.

Movimiento Ciudadano no aceptó las condiciones y las calificó como “totalitarismo y censura, y además hemos advertido a la alcaldesa y sus cooperadores de que estaban violando nuestros derechos fundamentales e impidiendo que se controle su acción política. Esto ha motivado que la alcaldesa adoptara la decisión de forma unilateral porque necesitaba suspender este Pleno”, añadían en una nota enviada a los medios.

Un “circo” lamentable

Unidas Podemos IU Equo también quiso salir al paso de lo sucedido y lo calificó como un “circo lamentable en el que algunos partidos han convertido el Pleno municipal, con muestras de violencia, lenguaje sexista y continuas faltas de respeto”.

 El último capítulo de un día que cada vez se repite con más asiduidad en jornada de Pleno, lo termina de escribir Movimiento Ciudadano. Indican desde la formación cartagenera que José López y MC se reservan “acciones por las coacciones, así como contra el ataque organizado y continuado a sus derechos fundamentales que Arroyo y Castejón han orquestado junto con los suyos. Una estrategia deleznable que busca justificar su coalición de Gobierno y sus carencias, que nos cuestan a los cartageneros dinero y, sobre todo, futuro”.

Noticias relacionadas

next