Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

consejo de gobierno

La Ley del Mar Menor endurece las sanciones, prohíbe la construcción y limita las cosechas

26/12/2019 - 

MURCIA.  El Gobierno de la Comunidad Autónoma ha aprobado la Decreto Ley de Protección Integral del Mar Menor.  Su entrada en vigor se producirá el sábado, después que de este viernes se publique en el Boletín Oficial de la Región.

La nueva normativa, que será convalidada como Ley en la Asamblea con los votos a favor de PP, Ciudadanos y Vox, incluirá sanciones de hasta 500.000 euros, por infracciones graves.

El consejero de Agricultura, Antonio Luengo, ha mandado un mensaje al resto de partidos (PSOE y Podemos) para que den su apoyo a la Ley, pues "su propósito del Decreto es conseguir la recuperación de la laguna sobre un enfoque integral".

El texto legal consta de 81 artículos en once capítulos, además de 22 disposiciones adicionales, transitorias, finales y derogatoria, que regulan la actividad agrícola, ganadera, pesquera, turística, cultural y de ocio, puertos y navegación y minería. Al tiempo que ordena la elaboración de un Plan de ordenación Territorial de la Cuenca del Mar Menor. Deberá estar listo en un tiempo máximo de cinco años y descenderá al detalle sobre la protección territorial y urbanística de que regulará las actividades en el espacio comprendido entre la autopista AP-7 y la vía rápida de La Manga y la costa, donde se deberán adaptar los usos agrícolas a un carácter ecológico, forestal y turístico.

Durante el tiempo de su elaboración se prohíbe expresamente la construcción para usos industriales (salvo fotovoltaicas), comerciales, logísticos, hoteleros y otros; con la excepción de los suelos urbanos ya consolidados.  

Restricciones agrícolas

Esta Ley prohíbe el uso de fertilizantes en los primeros 500 metros de franja costera, limita los ciclos de cultivos en el Campo de Cartagena y suspende temporalmente los nuevos desarrollos urbanísticos. Una vez levantada la suspensión también impedirá "la conurbación del anillo lagunar". Esto es: se evitará que las construcciones sean continuadas y acaben uniendo núcleos de población.

El texto establece medidas que limita los usos agrarios, ganaderos, pesqueros, turísticos y urbanísticos en 2.400 kilómetros cuadrados del Campo de Cartagena y el Mar Menor, que quedan divididos en dos zonas: la 1, que cubre un 15% de la superficie y que contempla mayores restricciones, y la 2, que abarca el 85% restante.

Así, las medidas se irán desarrollando desde el mismo momento de su entrada en vigor y un año. En el ámbito agrícola establece que en los primeros 500 metros desde el litoral no se podrán utilizar fertilizantes, estiércoles o abonado en verde.

Además, la Comunidad incentivará la transformación de la actividad agrícola mediante ayudas a los agricultores y agroindustrias que cambien sus cultivos a secano, ecológico, hidropónico y sostenible de precisión, en ese orden de prioridad, al tiempo que se prohíbe la transformación de secano a regadío y la roturación en suelo forestal.

Prohibidas más de dos cosechas

Por otra parte, se limitarán los ciclos de cultivo, por lo que queda prohibido más de dos cosechas anuales en la misma parcela, salvo las hortalizas de ciclo inferior a 45 días, para las que se permitirán hasta tres cosechas al año.

Esta decisión afectará al 90% de las plantaciones que se realizan al año en el Campo de Cartagena, aunque el consejero de Agricultura ha asegurado que la rentabilidad económica estará "satisfecha".

También prohibirá implantar granjas porcinas en la zona 1; y endurecerá los requisitos para las instaladas en la zona 2. Entre otras cuestiones obligará a impermeabilizar las áreas en las que se acumulen los excrementos animales.

En la definida zona 1 -más próxima a la laguna- se establecerá un corredor ecológico para actuar de filtro natural ecosostenible, además de impedir la total urbanización del litoral evitando la urbanización de los espacios entre espacios urbanos, los cuales se dedicarán a espacios de carácter ecológico o forestal.

Limitación al uso de embarcaciones

Este Decreto Ley elaborado en un tiempo récord por una comisión de la Consejería "que no ha conocido ni horarios ni festivos", prohíbe la navegación de embarcaciones de motores de dos tiempos, de alta velocidad o con niveles sonoros excesivos, mientras que los pescadores tendrán un nuevo reglamento.

Luengo ha asegurado que el Mar Menor "no se va a recuperar" con esta ley, sino que el "éxito" de la mejora del ecosistema lagunar sólo será posible si "todos somos capaces de interiorizarlo", y con las medidas del Plan Vertido Cero, poniendo el foco en la necesidad de que el Gobierno central disminuya el nivel freático que vierte nutrientes y contaminantes a la laguna.

Tras su entrada en vigor, la Asamblea Regional deberá convocar un pleno para convalidar el decreto ley en el plazo máximo de un mes, para lo cual, el Gobierno regional cuenta con la mayoría suficiente al recibir el apoyo de Vox al texto. 

"Sobre el Mar Menor convergen una pluralidad de usos que hay que ordenar y solo si se armonizan de manera sostenible se recuperará", ha advertido el responsable de Agricultura y Medio Ambiente, que ha matizado que el objetivo es "ordenar y controlar, de una forma más exhaustiva, la actividad que rodea el Mar Menor y recuperar su estado; regular las distintas actividades". La sociedad, dijo, "nos ha mandado un mensaje claro, recuperar la laguna, y es nuestra tarea, no hay políticas ni intereses partidistas en este camino. Nadie entendería el veto a una ley tan necesaria como esta", señaló.


next