Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

De Torre Pacheco al mundo: Mundo Huevo, la empresa que triunfa online con su filosofía de la diversión

28/08/2020 - 

TORRE PACHECO. La filosofía de Mundo Huevo sigue el mantra de la sencillez y la diversión, y así es como han logrado triunfar. La empresa startup de regalos está dirigida por Domingo del Rey y Sergio Ros, y desde Torre Pacheco lleva sus productos por toda España a través de la venta online. Recibieron el premio Emprendedor del Mes del Instituto de Fomento en abril y triunfan con sus mensajes, "que molan un huevo".

En enero de 2017, el runrún en las mentes de ambos emprendedores no cesaba, así que se pusieron manos a la obra hasta registrar en abril del mismo año la marca Mundo Huevo, evitando futuros intentos de plagio que más tarde vinieron.

"Éramos la antítesis de lo que había que hacer en ese momento. Antes no sabíamos apenas nada de lo que sabemos ahora, por lo que decidimos formarnos, pero sin perder la ilusión y la constancia", confiesa del Rey. La hoja de ruta de los dos pachequeros era "saber qué queremos hacer, cómo lo podemos hacer y cómo lo podemos hacer sin presupuesto, y siempre encontrábamos una solución".

La idea nace de un proyecto común. Después de trabajar, "nos juntábamos, pero no sabíamos realmente para qué; nos poníamos a pensar, simplemente. Queríamos algo, pero aún desconocíamos qué era. Descubrimos por azar la figura del huevo: hacía gracia disfrazándolo o acompañándolo de las típicas frases como "'No me toques los huevos' o 'Te quiero un huevo'".


"NUESTROS PRODUCTOS TIENEN UNA VALORACIÓN DE 4,9 SOBRE 5 EN AMAZON"

Desde el primer momento sabían que querían gestionar por sí mismos sus planes, con los pros y los contras que ello conlleva. El reto de estos emprendedores nóveles era tener 100 referencias sobre los huevos, pero ahora sobrepasan los 500 productos: "Lo veíamos como algo inviable, una idea muy finita, pero nos equivocamos. No existen límites: en todos lados caben nuestras frases y nuestros productos", aseguran.

Naciendo como algo autofinanciado, ahora declaran saber lo necesario, aunque no dejan de cultivarse e instruirse. Aplicaban el margen prueba-error para aprender la práctica del ejercicio, “pero realmente no teníamos apenas tiempo y dinero, por lo que no nos permitimos invertirlo en productos que no evolucionaban en nuestra cabeza; aparcábamos la idea y seguíamos con otras mejores”.

"El huevo es hijo único, pero tiene muchos amigos"

El huevo no deja de ser una figura multiusos. "Pensábamos que estas frases eran finitas, que se nos acabaría la imaginación, pero cada vez descubrimos más expresiones. Es algo divertido y que nos gusta por la sencillez: se puede plasmar de forma rápida y fácil". Después de testear el proyecto y ver el apoyo de los primeros consumidores, se dieron cuenta de que habían acertado. "Podíamos utilizar nuestra marca para todo: si la gente oposita, 'Esta oposición la apruebo por huevos'; si el abuelo se jubila, 'Mis huevos se han jubilado'".


"El huevo es hijo único, pero tiene muchos amigos. Tiene un gran recorrido para hacer frases, para hacer memes... No nos planteamos diversificar. Hay muchas posibilidades de crecer, como innovar en productos, en estilo, en eslóganes", argumenta Sergio Ros.

Algo llamativo es que la palabra 'huevo' no aparece nunca, por lo que ahí ya entramos en su juego. "Nuestro objetivo es que se digan estas frases y romper con la estética, dejar de ser tan fríos. Si tienes que decirle a un amigo que le quieres un huevo, díselo, y mejor con un regalo como estos. Si tienes que decirle a alguien que no te toque los huevos, díselo también; nosotros ofrecemos esa opción", sentencia del Rey con una sonrisa en el rostro.

Quieren divertirse y divertir; lo repiten constantemente y no sólo con palabras. En su local, 'La huevera', se desprende un aire de entusiasmo y esfuerzo. "Teníamos la sensación de que ese tipo de cosas se iban perdiendo poco a poco. En nuestro packaging está escrito 'Regala alegría'. Si le regalas a tu madre una taza que diga 'Mamá, te quiero un huevo', se va a alegrar y no será sólo un día. Eso está pasando".

Un día a día plagado de retos 

El principal reto es "reciclarte a ti mismo y seguir creciendo sin saber dónde está el límite. Nosotros aprendemos continuamente y lanzamos nuevos productos, pero no hay un manual para saber qué hacer. Cuando empezamos, decidimos que queríamos crear una marca con productos de uso diario y de calidad que a la vez tuvieran un mensaje claro y divertido".

Confiesan ser una empresa pequeña, pero no por eso quieren dejar de crecer y ser una empresa a escala nacional, pero sin perder la originalidad y su filosofía de la diversión. "De buscar la diferenciación nacen ideas como la que estamos concluyendo: vamos a vender calcetines, pero van a ir de tres en tres y no por pares, porque siempre suele perderse alguno", anticipa Domingo del Rey.

La pandemia les ha supuesto una dura estocada de la que poco a poco se recuperan sin perder la sonrisa. El crecimiento era del 100% con respecto al año anterior, pero pasó al 5% en plena preparación de la campaña del Día del Padre con el confinamiento. Además, "Amazon cortó la entrada de suministros a sus almacenes, así que nos arriesgamos y gestionamos nuestros envíos nosotros mismos, y salimos bien parados: había días en que gestionábamos hasta 400 envíos. Con la campaña del Día de la Madre crecimos incluso al 300%. En 2019, nuestra taza 'Mamá, te queremos un huevo' fue la taza más vendida en Amazon".

De Torre Pacheco al mundo a través de Internet

Las primeras ventas de Mundo Huevo fueron a nivel local para probar el producto, sobre todo entre amigos. Fue durante la campaña del Día de la Madre, con una taza que triunfó que decía 'Mi madre mola un huevo'. La aceptación fue un impulso para decidir vender a través de Amazon en julio de 2017, donde vendieron su primer producto a los cuatro días, "lo que era relativamente pronto, porque aún no nos habíamos terminado de asentar".

"Nosotros tenemos nuestro trabajo y nuestra familia, por lo que no podíamos tener una tienda física, nos era imposible. Optamos por la venta online y al cabo descubrimos que funcionaba muy bien; nos podíamos especializar y vender a nivel nacional. Vimos un crecimiento sin igual en esa vía", recuerda del Rey.

Cuentan con varios puntos de venta, como su web, mundohuevo.es, Amazon, los marketplaces, Fnac o AliExpress Plaza. "Lo que queremos es que nuestro producto se encuentre allí en donde la gente confía para comprar. Son de mucha calidad, el servicio es fiable y son regalos divertidos. Las valoraciones rozan la perfección: en Amazon nos puntúan con un 4,9 sobre 5", dicen enorgulleciéndose.

El tiempo acababa siempre por cruzar sus caminos

Domingo y Sergio se conocen de toda la vida, prácticamente. Domingo estudiaba con la hermana de Sergio y el tiempo les hizo cruzar caminos en numerosas ocasiones con amigos y hobbies en común. "A mí me gustaba mucho el trabajo de Sergio como diseñador, me parecían ideas divertidas", le confiesa Domingo a Sergio. "Nos veíamos algunas tardes como dos amigos para hablar de estos temas y ver qué hacer, pero el cuerpo nos acababa pidiendo más: nuevos retos, una nueva forma de trabajar... La frescura no te da la echar veinte horas al día: está en trabajar con dedicación, en tomar decisiones correctas y en escuchar al público".

"Nuestro punto de partida es Torre Pacheco, un pueblo agrícola en el que pocos imaginarían que una empresa como esta pudiera surgir”. Dentro de cinco años se ven pasándolo bien juntos; también con Toñi y Elena, que trabajan con ellos en el local. “Queremos profesionalizar la ilusión que desde el comienzo nos acompaña con una marca más asentada, con más equipo, llegando más lejos".

"PARTIMOS DE TORRE PACHECO, UN PUEBLO AGRÍCOLA QUE TANTO SE DIFERENCIA DE NUESTROS PRODUCTOS"

Es muy importante, además de la gestión empresarial, la gestión personal: los miedos, la incertidumbre, el ego... "Cuando nos veíamos para pensar ideas acabábamos contándonos nuestros miedos: éramos un soporte el uno para el otro. Afrontábamos así el miedo a que nos dieran la espalda, a perder lo poco que teníamos entonces, a que la marca no tuviera éxito", rememoran.

Al cabo, esto ocurre con todos los emprendedores y en todos lados. El miedo es constante en todos lados. Hay un dicho que dice: "¿Cómo te comes un elefante? Mordisco a mordisco. Esa filosofía nos ha dado soluciones para todo", reconoce Domingo del Rey.

Después de recibir el premio del Instituto de Fomento, agradecen haber recibido tanto cariño de colegas de profesión y de consumidores, tras presentar un proyecto que gustó mucho, en el que se valoraron muy bien las ideas y los logros.

Cuando le 'tocaron los huevos' a Marvel y otras anécdotas

Vivieron con Marvel, la multinacional creadora de universos de ficción, una historia "algo regular". "Nos mandaron un correo avisándonos de que teníamos que retirar nuestro 'Spider huevo', o emprenderían acciones legales. Lo retiramos, obviamente, pero nos inyectó adrenalina el hecho de haber llamado la atención de esa gente que tan lejos nos pilla", dicen entre risas.

Los CEO´s de Mundo Huevo empezaron en una habitación de 10 metros cuadrados; luego siguieron a un local de 80 y ahora han acabado en uno de 150. Ha sido un salto grande en dos años en el que nunca han perdido la ilusión y la diversión, pero también tuvo sus dificultades. "¿Con otros presupuestos podríamos haber llegado más lejos o más rápido? Pues no lo sé, pero estoy satisfecho por cómo hemos llegado hasta aquí: es un logro", reconoce Sergio Ros.

Además, mucha gente de la misma localidad de Torre Pacheco compra online y al tiempo descubre que el producto lo fabrican en casa, en 'La Huevera'. "Ahora hemos habilitado el local para poder atender de forma cómoda a quien venga, pero la idea inicial no deja de ser que aquí fabricamos los productos y hacemos el trabajo, los diseños".

Es en 'La Huevera' de donde emana la magia que tantas sonrisas logra gracias a la decisión de Domingo del Rey y Sergio Ros, los dos pachequeros que con su filosofía de la diversión hacen olvidar durante un tiempo los males cotidianos para recordar que divertirse mola un huevo.


Noticias relacionadas

next