Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

crisis del coronavirus | análisis

De Operación Triunfo a Late Motiv: la televisión tradicional 'abraza' el formato Youtube

30/03/2020 - 

CARTAGENA. Son tiempos extraños de consumo televisivo. Hace tiempo que la industria audiovisual del entretenimiento vive un tiempo de cambio, diversificada ya no solo entre la sala de cine o la televisión convencional, sino que también compiten con las plataformas en streaming, las redes sociales o Youtube. Sucede que con el actual confinamiento, no sólo la vida diaria de la sociedad se ha visto alterada, sino también su tiempo de entretenimiento, condenados a disfrutar de series, películas o programas de entretenimiento ya no como válvula de escape de la rutina, sino que esa válvula de escape se ha vuelto la rutina misma. Cuesta diferenciar un lunes de un viernes.

Se han parado rodajes y se han retrasado estrenos de cine aún pendientes de esa fase tan desconocida como fundamental como es la postproducción y el proceso de promoción, imposibles de llevar a cabo en este estado de confinamiento. También se han visto alterados los programas de entretenimiento, desde talents shows como Operación Triunfo a late nights como Late Motiv o La Resistencia. En el nuevo escenario, la televisión convencional ha tenido que reinventarse para seguir presente en los telespectadores. "Es una forma de mantener viva la llama de OT", afirmaba al respecto Noemí Galera, directora de la Academia de Operación Triunfo. Lo que en otra época hubiera supuesto un auténtico descalabro para estos programas, sin la posibilidad de seguir funcionando con normalidad, las nuevas vías de entretenimiento les han supuesto un salvavidas para seguir vivos entre su público a la vez que atraen a nuevos públicos menos asiduos a sus contenidos.


Aunque algunos como El Hormiguero, Late Motiv o La Resistencia siguen emitiendo en televisión, el formato que han adoptado es más propio de contenidos de internet, con videollamadas y conexiones desde los distintos hogares de los protagonistas, lo que unido al mayor tiempo que pasamos en casa hace que hayan aumentado su popularidad en Youtube. No le ha costado tanto este paso a Operación Triunfo, que desde su regreso a la vida en 2017 entendió que su canal 24 horas iba a permitirle llegar de forma más directa al público juvenil. Un público que ha fidelizado con el formato que popularizaron Bisbal, Chenoa o Rosa gracias a su gran presencia en redes sociales.  Ahora, y pese a la suspensión temporal del concurso, tanto los concursantes como el equipo del programa siguen presentes en el canal del programa, rescatando contenidos de otras ediciones, o desvelando vídeos inéditos de la actual edición. Incluso siguen preparando temas que les encargó su directora, que ya mostraron el pasado viernes con el primer pase de micros desde casa. Con el hastag #QuedOTenCasa, los concursantes y la dirección mantienen el interés de sus fans. “Desde luego es una edición histórica”, ha manifestado con resignación Noemí Galera.


Más difícil ha sido el cambio para programas como Late Motiv. El late night de Buenafuente nació con la idea de recuperar el clásico formato que ha triunfado en Estados Unidos desde hace décadas, con grandes platós, música en directo y entrevistas a personajes de actualidad. Sin embargo, la improvisación no es algo ajeno a un ‘boss’ de la televisión como el presentador catalán, tal y como demuestra en el magnífico Nadie sabe nada de la Cadena Ser. Así, hemos podido ver a Andreu y Berto Romero disertar desde los sofás de sus casas, en sudadera o camiseta y no con traje y corbata como nos tenían acostumbrados. Un programa más propio de un youtuber que de una televisión convencional, pero que funciona igual de bien gracias al talento de sus presentadores. El Hormiguero, gracias al gran abanico de ‘amigos’ que ha logrado en los 14 años de emisión que lleva, también ha solventado con creces las actuales limitaciones.


La Resistencia es el único de los citados programas que ha seguido grabando desde el plató, sin público y convirtiendo un programa gamberro en una reunión de amigos, tirando de improvisación y con llamadas a los amigos que ha hecho desde su primera emisión, como el instagramer Miquel Montoro. Un programa que, al igual que Operación Triunfo, cimenta su éxito tanto en la emisión convencional como su activa presencia en redes sociales. Su aire desenfadado, políticamente incorrecto, ha conectado muy bien con el público joven y presente en redes sociales, lo que le ha valido un gran éxito más allá de los suscriptores de Movistar. Hace tiempo que las redes sociales son el verdadero termómetro del éxito televisivo. El actual estado de alarma y la reconversión de los programas tradicionales, así lo corroboran. Las redes sociales, en tiempos de confinamiento, permiten que el espectáculo continúe. 

Noticias relacionadas

next