Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

'David Wine': "Después de la crisis de 2008, no me podía permitir volver a arruinarme"

13/06/2020 - 

MURCIA. En China la palabra crisis tiene también otro significado: oportunidad. Y de cada crisis David Hernández Zapata, más conocido como 'David Wine', ha aprovechado la ocasión para reinventarse y sobrevivir. “Cuando llegó la pandemia del coronavirus vi que había que actuar muy rápido. Como ya me arruiné en 2008, pensé, no me puedo permitir que vuelva a pasarme. No puedo tirar a la basura el esfuerzo y el trabajo de ocho años. Afortunadamente, todo lo que hemos hecho está dando sus frutos”, indica con alivio.

Hacerse rico de la noche a la mañana es algo con lo que muchos sueñan. Hernández tuvo la experiencia contraria en 2008. "Me acosté siendo rico y a la mañana siguiente me levanté siendo pobre", cuenta en su libro, ‘El murciano que desafió al Dragón Chino’, en el que relata su experiencia y las valiosas lecciones que aprendió de ella. "El éxito esconde lo que el fracaso enseña", asegura.

Cuando a finales de enero el coronavirus fue declarado pandemia mundial por la OMS, este empresario murciano que logró hacerse un hueco en China con su marca 'David Wine', vendiendo 300.000 botellas de vino de Jumilla y con 8 millones de euros de facturación el último año, se encontraba en Murcia. De la noche a la mañana, los canales tradicionales desaparecieron y sus 1.500 distribuidores de vino pararon en seco.  "La facturación cayó casi el 100%. Con las circunstancias que había provocado la enfermedad, debíamos apostar por una estrategia digital. Sabíamos que teníamos que ir a un mercado completamente nuevo. No teníamos claro si iba a funcionar pero nos arriesgamos y ya estamos en el 70% de la facturación del año pasado y esperamos llegar al 90% este mismo mes. Estamos muy contentos".

Las valiosas lecciones del fracaso de 2008 le han ayudado ahora a no repetir la experiencia. Por eso abordó la reconversión de sus empresas de lo tradicional a lo digital en un tiempo récord y desde la distancia. "Me levantó todos los días a las cuatro de la mañana para trabajar con mi equipo de allí en remoto. Hemos trabajado muchísimo y vemos los resultados", cuenta.

En estos tres meses han apostado por una estrategia digital con nuevas plataformas de venta, en la que han implicado a buena parte de sus distribuidores. Ahora el 100% de lo que venden es online mientras que antes apenas representaba el 10%. "Nosotros hacemos la venta a través del canal online y el distribuidor hace la entrega y el seguimiento del pedido".

Además, para fomentar las ventas directas de la marca al consumidor final han invertido en nuevos modelos de comunicación, "que hay que tener muy claros y personalizarlos dependiendo de a qué perfil de cliente te dirijas. Son los modelos más eficientes en estos momentos y que están desplazando a otros que había hasta ahora". Señala como ejemplo el de la plataforma de vídeos Tik Tok, una de las aplicaciones que ha ganado más adeptos desde el brote del coronavirus y que cuenta con 315 millones de usuarios. Actualmente, tiene una cotización mayor en China que Amazon. "Por eso hay que estar atentos para no perderse y estar en primera línea", indica.

La nueva estrategia de comunicación los ha llevado a lanzar un programa en directo para vender. "Tenía claro es que había que transformarse. Los modelos tradicionales no iban a funcionar, como las ferias, los eventos y cenas o encuentros. Para reconvertirnos, lo que hicimos fue diseñar el broadcasting net, que es un programa en directo en el que hablamos del producto y de la marca elaborando distintos contenidos".

Su equipo, formado por gente muy joven con la que empezó a trabajar hace 8 ocho, son clave en el éxito de esta reconversión exprés del negocio. "Todas las personas que empezaron conmigo tienen sobre los 30 años, son muy jóvenes y dominan bien el negocio y el lenguaje digital".

Así, ese equipo ha dado con la fórmula para realizar un programa de éxito online. "Si coges a alguien más convencional que te haga lo mismo que hacía en una feria pero en un vídeo, no funciona. Los contenidos deben ser diferentes, divertidos y dinámicos ligados a la experiencia de marca 'David Wine' y con influencer, que son alianzas estratégicas", explica.

Para David Wine la digitalización es una oportunidad para crecer a pesar de la difícil situación. "Ha habido un proceso que ha obligado a hacer las cosas de otra forma y que va a permanecer. Con lo digital puedes vender en todo el mundo. Es una oportunidad tremenda. Hay que tomárselo muy en serio y apostar por ello".

Noticias relacionadas

next