Hoy es 20 de julio

con las gafas de cerca / OPINIÓN

Cayucos senegaleses: de arte identitario a tumba colectiva

8/02/2024 - 

MURCIA. El mes pasado cayó en mis manos el Informe del Observatorio de Derechos Humanos de Ca-minando Fronteras Monitoreo del derecho a la vida 2023.

Básicamente, traza con datos muy precisos la tragedia que se ha producido durante el año 2023 en las rutas migratorias para acceder a España desde el continente africano. Según los datos que muestra dicho informe, es el año con más víctimas mortales en estos cruces migratorios. La cifra de muertos asciende a 6.618 personas.

Del informe, prolífico en datos, destaco que, prácticamente, la mitad de las muertes totales se han producido en la llamada "ruta de los cayucos" desde Senegal.

Desde nuestros cómodos entornos europeos desarrollados tenemos una visión de los movimientos migratorios totalmente distorsionada y parcial. Solo vemos las amenazas que suponen el hacinamiento temporal de personas, el impacto de la marginalidad y un presunto mayor reparto asistencial. Los más abiertos se preocupan del control en origen y de condicionar ayuda al desarrollo a quien no luche por reducir salidas desde sus territorios. Muy poco tenemos en cuenta las circunstancias sociales y políticas que hacen que un ser humano ponga su vida en serio peligro para abrazarse a la total incertidumbre allende los mares.

"EL DRAMA NO ES EL DE LOS QUE LLEGAN, SINO EL DUELO DE LOS MILES QUE DESAPARECEN"

Senegal lo tenía todo para ser un país más o menos próspero. Fue la punta de lanza desde donde Francia se expandió en su aventura colonial africana. Un país con bastantes recursos naturales, famoso por sus tirailleurs senegaleses que tanta presencia tuvieron en las dos guerras mundiales del siglo pasado y en los procesos de colonización de Marruecos y de la parte occidental del Sahel. La transición hacia la independencia no fue especialmente dramática bajo el liderazgo de Léopold Sédar Senghor, un progresista moderado panafricanista y con buenos vínculos con Francia. Pese a los movimientos separatistas y guerrilleros en el sur, en Casamanza, ha gozado de una democracia razonable y una estabilidad política mucho más sana que en su entorno. La implantación religiosa islámica no ha llegado desde la imposición bélica o violenta, sino desde el fortalecimiento de las cofradías sufíes locales con su compromiso social y comunitario.

El presidente de Senegal, Macky Sall. Foto: EUROPA PRESS

Sin embargo, el desarrollo económico y social ha sido escaso. Mantiene índices de desarrollo muy bajos, el empleo es mayoritariamente informal y la explotación de sus recursos naturales ha sido nefasto. La depredación extranjera en los recursos mineros y pesqueros y las políticas dirigidas en la agricultura han dilapidado esta fortaleza potencial. Es un país habituado a la emigración, con más de 3 millones desplazados, y por ello muy dependiente de las remesas que recibe, que en términos oficiales constituyen aproximadamente el 10% de PIB (aunque algunos lo elevan hasta cerca de un 20%).

No es mi intención simplificar cosas muy complejas y con múltiples motivos, pero me detengo en tres hechos que son importantes para entender este drama:

  • El problema no está en el destino, sino en el origen. Las barreras de entrada, los acuerdos policiales para retener salidas, el señalamiento de inmigrantes como delincuentes… no van a reducir la determinación de la huida. Puede cambiar rutas o hacerlas más dramáticas, pero no disuadir del empeño. En la ruta senegalesa, no solo intervienen personas nativas, sino también de su entorno. Y las partidas de este país se han incrementado por la mayor dificultad a hacerlo por Marruecos, Libia, el Sahara o, incluso Mauritania, rutas menos peligrosas a priori. Y sin que se nos olvide que la entrada ilegal mayoritaria se realiza a través de los aeropuertos con visados de turistas.
  • La comunidad pesquera senegalesa es bastante relevante, más en términos sociales que económicos. Esos cayucos coloridos, a veces obras de arte, de una madera muy especial, la teca, elaboradas de forma artesanal en playas como la de St Louise son un símbolo nacional. Los anteriores acuerdos pesqueros y la proliferación de sociedades mixtas y compras de banderas de conveniencia (donde España es protagonista) para la explotación industrial, ha sumido al sector en la ruina. La elaboración de naves con mayor profundidad (para mayor capacidad) y menos colorido para las rutas migratorias ya son mayoritarias con respecto a las destinadas a la pesca tradicional. Tienen motivos y medios para organizar esta peligrosa ruta.
  • La estructura demográfica, muy joven, las expectativas poco halagüeñas, las denuncias de corrupción y la identificación de estos problemas con la antigua metrópoli han alimentado movimientos sociales y políticos de hastío y rebeldía que han sido duramente represaliados. Sobre todo desde 2021, cuando es detenido por primera vez el líder opositor Ousmane Sonko. 2023 ha sido especialmente virulento con varias decisiones judiciales, problemas con las candidaturas electorales y un mayor grado de represión por parte del Gobierno de Macky Sall. ¿Qué consecuencias tendrá el reciente aplazamiento sine die de las elecciones del 25 de febrero?

Muchos jóvenes han huido sin hacer caso a los peligros de la ruta, cada vez son más mujeres y niños los que se deciden a emprender la navegación, el Gobierno se desentiende de las embarcaciones perdidas y reprime a los familiares que exigen su búsqueda, la cultura del fracaso del repatriado se instala… El drama no es el de los que llegan, ni el de los que los recepcionan y atienden. El drama es el duelo de los miles que desaparecen.

Noticias relacionadas

next