Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Cabreo entre comerciantes y vecinos de La Manga ante la invasión de grafitis en muros y locales comerciales

30/11/2020 - 

CARTAGENA. Durante las últimas semanas los vecinos de La Manga han podido ver durante sus paseos y desplazamientos, la proliferación de grafitis en calles, plazas, escaparates o locales comerciales, algo que ha levantado el cabreo de algunos de los afectados y de los habitantes de la zona, no solo por el vandalismo de un grupo de personas que se dedican a pintar a discreción toda superficie lista para serlo, como la inoperancia de las administraciones de velar y cuidar por el buen estado de los edificios. 

La imagen, tal y como se puede observar en las imágenes de arriba, ha convertido a La Manga, dotándola de un aire de dejadez y desidia impropia de los dos ayuntamientos que gobiernan en la zona. 

Por ello, los vecinos han levantado su voz criticando la situación y la falta de soluciones. Desde la Asociación Vecinal de Cultura, Deportes y Ocio de La Manga consideran que "es excesiva y afean la estética de esta zona turística la gran cantidad de grafitis que a día de hoy inundan La Manga".

Aseguran que este último año "hemos visto que incluso se ensucian fachadas y cristaleras de negocios en activo, con el consiguiente perjuicio económico".

Y "qué decir de las pintadas en enclaves de servicios públicos como luz, teléfono, alcantarillado, entre otros. Dan una imagen sucia y descuidada que La Manga no se merece", denuncian.

Desde la asociación "solicitamos mayor presencia y seguimiento por parte de policías locales y guardia civil y el incremento de sus efectivos permanentes en la Manga para que los vecinos de esta zona puedan disfrutar de mayor seguridad ciudadana".

Y si existiera interés de jóvenes por trabajar el grafiti "pues que los ayuntamientos localicen zonas determinadas donde se les autorice esta actividad que es artística cuando no se dañan las propiedades públicas y privadas".

Así, Gustavo, responsable de la oficina Olivenet en La Manga, explicaba que han sufrido una pintada enorme "en nuestra fachada y los cristales. Ha sido muy dificultoso limpiarlos. Hemos dedicado horas de duro trabajo pero es muy difícil limpiar esas pinturas".

Añade el vecino que es competencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad velar porque estas cosas no sucedan "deberia la Policía o Guardia Civil investigar y hacer cumplir la ley a estos gamberros. No son los mejores momentos para gastar dinero, que no tenemos, en limpiar nuestras oficinas".

Juan, gerente del bar en Manga Norte, apostilla que "estas pintadas no son siempre agradables a la vista y afectan a edificios, chalets, casetas de teléfono, luz, que luego, por regla general, tardan años en limpiarse o directamente no se limpian".

Para Carmen, propietaria de la panadería La Gola, "no es agradable que la imagen de esta importante zona turística se vea afectada negativamente por gamberros", por lo que pide que si hay afición por el grafiti "pues que se organicen , se asocien y pidan a los ayuntamientos habilitar zonas para que puedan desarrollar su arte. Pero al mismo tiempo hay que averiguar quien ensucia La Manga y que pague el coste de la limpieza".

Noticias relacionadas

next