Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

VIENTO DE LEBECHE / OPINIÓN

A vueltas con el turismo

22/10/2020 - 

MURCIA. Como consecuencia de la maldita pandemia, el sector turístico y todo lo que con él lleva aparejado está sufriendo la crisis con mayor gravedad que cualquier otro sector de nuestra economía. Incluso se ha llegado a cuestionar si el modelo de desarrollo basado en un importante peso de este sector es válido a no. Y creo que cuando se trata de ese asunto se parte de premisas falsas. Primero, porque si no hubiera habido pandemia, ahora estaríamos hablando de que hemos batido récord de visitantes y que el crecimiento de nuestra economía este año hubiera sido en gran parte por la gran temporada turística y nuestra competitividad en este sector. Se trata, por tanto, de una terrible situación coyuntural y sobrevenida. Segundo, porque para nada es incompatible, como algunos tratan de hacer creer,  un buen desarrollo turístico con un buen desarrollo en otros sectores de actividad y, por último, porque cualquier país ha de tratar de sacar el mejor rendimiento a sus recursos o activos  en los que tiene una mayor ventaja competitiva. ¿Hay que renunciar a ello?

Me parecieron desafortunadas las declaraciones del ministro de Consumo de hace unos meses en dónde, dejando en mal lugar a la ministra de Turismo y al propio sector, opinaba que era sector precario, estacional y de poco valor añadido.

"hay demasiados políticos anclados en esquemas anticuados y fracasados que aún creen que debe ser el Gobierno el que decida en dónde se debe se debe invertir"

Entiendo que si lo que quería decir este ministro, al que le gusta opinar  de todo venga o no a cuento, era que debemos de tratar de hacer menos estacional el turismo, mejorar la competitividad del sector y potenciarlo en la medida de lo posible por ser uno de los mayores activos que tenemos como país por nuestro clima, situación geográfica, cultura, infraestructuras o paisajes, estoy de acuerdo.

Pero mucho me temo que no iba por ahí el Sr. Garzón. De hecho, si lo hubiera dicho así, creo que nadie hubiera protestado. Creo que hay demasiados políticos anclados en esquemas anticuados y fracasados que aún creen que debe ser el Gobierno el que decida en dónde se debe o no se debe invertir y que hay que potenciar y qué no. Otros pensamos  que el Gobierno, cualquier gobierno, ha de decidir cómo invertir y mediante que fórmula en los servicios básicos que presta el Estado como sanidad, seguridad o educación y otros. A partir de ahí, lo que ha de hacer es crear las condiciones y el entorno adecuados para que la iniciativa privada pueda emprender, invertir y correr el riesgo inherente a cualquier actividad empresarial en aquellos sectores que decida la propia iniciativa privada, en función de los análisis pertinentes que lleve a cabo y basados, lógicamente, en las futuras expectativas de beneficio. Ese entorno favorable se crea dando seguridad jurídica, legislación apropiada, eliminación de la burocracia y agilización de la administración en los trámites para crear empresas, llevar a cabo ciertas infraestructuras o acciones  de promoción  en colaboración con las entidades privadas, como puede ser  la potenciación de la Marca País o Región o Ciudad, según el caso, para hacerla atractiva a inversores en cualquier sector y también, por supuesto, en el sector turístico.

Siempre me gusta poner como ejemplo de esta promoción desde un ente público a la Autoridad Portuaria de Cartagena. Conozco bien el caso porque  mi buen amigo Modesto Allepuz formaba parte del equipo, que dirigido por D. Adrián Ángel Viudes cuando fue presidente, decidieron llevar a cabo la que probablemente sea la actuación de promoción turística más importante llevada a cabo en esta Región en los últimos 40 años: la de colocar a Cartagena y, por tanto a la Región, en el mapa de los destinos de cruceros en el Mediterráneo. Creo que nadie duda de lo que ha supuesto esta actuación para el relanzamiento de la ciudad y ojalá pase pronto esta maldita pandemia para que las calles de Cartagena y otras ciudades se puedan ver inundadas de nuevo por los miles y miles de visitantes que hacen escala y que suponen para nuestros museos, comercios, bares y restaurantes una importante inyección de actividad e ingresos.

Volviendo al sr. Garzón, relacionado con la competitividad del sector, veamos lo que tenemos:

Según el Foro Económico Mundial (W.E.F por sus siglas en inglés) en los informes que publica cada dos años  España figura como el país más competitivo en el  mundo en cuanto a turismo se refiere. El estudio del WEF, analiza el potencial de la industria turística y de su desarrollo en 141 países del mundo, tomando en consideración 14 distintas áreas, divididas en 4 grupos principales: Índice de competitividad de viajes de turismo, políticas de viajes y turismo, infraestructura, recursos naturales y culturales.

Destaca el informe la excelente oferta hotelera y de puertos y aeropuertos que tiene el país y que ha sido impulsada incluso por el propio Estado Español. Así mismo España se muestra como uno de los países que mejor se ha adaptado a las nuevas necesidades digitales del turismo de la actualidad. Otro punto fuerte de España, es su oferta cultural y de recursos naturales.

También apunta que quedan cosas por mejorar. El estudio del WEF no le ha dado buenas calificaciones a España fundamentalmente en 2 aspectos, la política de precios y la facilidad para crear empresas turísticas en el país, pues considera que existen demasiados escollos burocráticos para obtener licencias de funcionamiento y de construcción.

"¿Qué queremos ser: Florida o California?”. ¿queremos una región en donde pesa mucho el sector turístico o dónde pese mucho el sector industrial, tecnológico y de emprendedores?"

¿Hay aspectos que mejorar? Sin duda. ¿Qué tiene mucho peso el sector en nuestro PIB (15%) y que ese hecho, con la pandemia, ha supuesto que el impacto en nuestra economía sea el más negativo de toda la OCDE? Sí, pero para que disminuya el peso relativo del sector turístico en el PIB, lo que hay que hacer es que crezca el peso de otros sectores en ese PIB , y no abandonar al turismo , donde somos líderes mundiales en competitividad. Para ello, han de crearse las condiciones que hagan atractivas las inversiones en cualquier sector, de modo que también podamos ser tan competitivos como lo somos en el sector turístico.

Siempre que se habla de esto, alguien dice: "¿Qué queremos ser: Florida o California?". Cuando alguien dice esto, está queriendo decir que si queremos un país o región en donde pesa mucho el sector turístico o dónde pese mucho el sector industrial, tecnológico y de emprendedores.

 Y esa premisa es falsa por dos razones: Primero,  porque te hace pensar que el turismo y otros sectores fueran incompatibles. Nada más lejos de la verdad y de la realidad. ¿Dónde está escrito eso?  Muy al contrario, si una zona es apropiada por clima y otros factores  para las vacaciones y el turismo, también lo es para vivir y trabajar en todos los sectores y muy especialmente en las nuevas tecnologías. Y, segundo, porque  el sector turístico es importante en los dos estados, al igual que lo es la agricultura. Y ambos dos estados  conviven con el desarrollo industrial. En Florida, muy relacionado con la industria aeronáutica y  aeroespacial, industria de defensa, la biotecnología, farmacia, la sanidad o maquinaria, entre otras. En  California se amplia algo más el espectro  a otros sectores  y con grandes núcleos de emprendimiento en nuevas tecnologías. Por lo tanto, ambos ejemplos me valen. No me importaría ser cualquiera de los dos. ¿Dónde hay que firmar?  ¿Pero saben lo más importante?  Ningún gobierno decidió lo que querían ser. Los gobiernos se limitaron a establecer un entorno apropiado en todo lo que decíamos antes: Seguridad jurídica, eliminación de trámites burocráticos, legislación apropiada, proactividad al emprendimiento, incentivos fiscales, sistema universitario, infraestructuras, etc. para que la iniciativa privada y emprendedores arriesgaran y apostaran por la creación y desarrollo de las empresas en cualquier sector. Son lo que ellos, los ciudadanos y emprendedores, han querido ser.

En el siguiente artículo seguiremos hablando de turismo, centrados en la estacionalidad y en nuestra Región. Hasta pronto.


Noticias relacionadas

next