Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Lavarse las manos, medida básica para evitar las intoxicaciones alimentarias

23/08/2020 - 

MADRID (EFE). Lavarse las manos con jabón antes de coger alimentos o cocinarlos es una "medida básica" para evitar intoxicaciones alimentarias, especialmente durante los meses de verano, cuando las altas temperaturas y la humedad favorecen la aparición de microorganismos en los alimentos y bebidas que pueden provocar desde molestias gastrointestinales leves hasta una colitis, salmonelosis o daño renal.

Así lo asegura Fernando Baixauli, pediatra de Vithas Castellón, Vithas Valencia Consuelo y Vithas Valencia 9 de Octubre, quien destaca la importancia que tiene , además, extremar la higiene y mantener limpias todas las superficies y los utensilios que se usen, según ha informado Vithas en un comunicado. Según un informe de la Organización de Consumidores (OCU), más del 50 por ciento de estas intoxicaciones tiene su origen en alimentos preparados en los hogares y son los niños pequeños, los adultos mayores de 65, las mujeres embarazadas y las personas con sistema inmunitario debilitado los colectivo más vulnerable a padecer este tipo intoxicaciones.

Los consejos alimentarios durante la época estival también se tienen que dar en la elección del tipo de alimentos que se van a consumir y, según el especialista, “hay que evitar el pescado y la carne cruda, y cocinarlos completamente, además de conservar los alimentos en nevera y separar los crudos de los cocinados. También señala que cuando a un niño se le ofrezca fruta o verdura, hay que lavarla siempre con agua potable, y subraya la importancia de consumir “leche pasteurizada y beber solo agua potable”.

En el caso de los niños menores de 5 años, “su sistema inmunitario todavía está en desarrollo, por lo que la capacidad de su cuerpo de luchar contra microbios y enfermedades no es tan fuerte como la de un adulto”, agrega el profesional. Los síntomas indicadores de una intoxicación alimentaria aparecen algunas horas después de haber ingerido los alimentos contaminados y el niño muestra debilidad y comienza con diarrea, náuseas y vómitos. Además, también aparece dolor de cabeza, fiebre, y dolor abdominal.

La necesidad de trasladarle a un centro sanitario es fundamental si el niño persiste con vómitos y diarrea más de 10 horas, no mejora su dolor abdominal, tiene latidos cardiacos acelerados o no le baja la fiebre. Otra de las señales que deben tener en cuenta en casa para trasladar al niño al servicio de urgencias son los síntomas de deshidratación provocada por la pérdida abundante de líquidos por los vómitos o la diarrea.

“La sintomatología se puede apreciar, -comenta el especialista -, si el niño tiene labios secos, ojos hundidos, sed intensa, mareos o debilidad, poca o nula producción de orina”. La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria o los más comunes, son provocados por Salmonella, E. Coli, Estafilococo, Shigella o cólera. “En primer lugar, se deben identificar los síntomas por un especialista para saber que es una intoxicación alimentaria”, subraya el doctor Baixauli.

Noticias relacionadas

next