Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La cochinilla amenaza más de 36.000 hectáreas de cítricos: estas son las claves para hacer frente a la plaga

11/08/2020 - 

MURCIA. Ante la creciente incidencia de distintas especies de cochinillas, los agricultores deberán seguir este conjunto de medidas para la prevención, vigilancia y control de esta plaga en los cultivos de cítricos, según las recomendaciones de la Consejería de Agricultura.

En un primer momento, y mientras los agricultores no dispongan de las herramientas adecuadas para reducir la incidencia, lo más esencial es mantener a raya los focos existentes y reforzar la vigilancia para evitar que la plaga se disemine por todo el país, asegura el director general del Servicio de Sanidad Vegetal, Francisco Espejo, quien alerta de que suponen una amenaza para las más de 36.000 hectáreas de cítricos en la Región: 23.000 de limón; 7.500 de naranja; y más de 5.700 de mandarinos.

Para ello, recomienda utilizar una única vez los envases destinados a la distribución de frutos, pues pueden causar la dispersión de la plaga, o, en caso contrario, que éstos sean desinfectados con agua, jabón y lejía.

También recomienda la desinfección de la maquinaria, especialmente la de recolección, tras cada uso, así como organizar las labores de cultivo y cosecha de manera que tras la entrada en una parcela con presencia de la plaga no se entre en otra en la que no se encuentra presente.

El personal operario y técnico que puede desplazarse en una misma jornada a diferentes explotaciones agrícolas, debe extremar las medidas de limpieza de su ropa de trabajo y establecer rutinas que impidan la dispersión de esta cochinilla.

Respecto a la vigilancia, esta puede ser llevada a cabo mediante trampas cebadas con feromona sexual sintetizada, que se encargarán de facilitar la monitorización de algunas especies. Es el caso del piojo rojo y blanco, cotonet de los cítricos y el de Sudáfrica.

También es importante la labor de inspección visual y muestreo de fruta y vegetales por parte de productores y técnicos para detectar posibles focos.

Control químico y biotecnológico

En cuanto a la agricultura convencional, existe la obligación de solo usar productos fitosanitarios registrados durante los primeros estados larvarios. Para evitar la aparición de resistencias aconseja una rotación de materias activas con modos de acción diferentes, evitando aplicar la misma materia de forma consecutiva.

Respecto al control biotecnológico, la Consejería recomienda productos registrados destinados a producir confusión sexual o dispositivos autorizados de atrapar y matar. Entre otras ventajas, la utilización de estos dispositivos supone la ventaja de no dejar restos de insecticidas en la producción y tener una muy baja repercusión en la fauna auxiliar.

Por último, en lo relativo al control biológico, una serie de insectos depredadores o parasitoides son una manera efectiva de ejercer una labor de control de las diferentes especies de cochinillas.

Algunos de estos se comercializan para su suelta controlada. Otra opción es potenciar estos insectos creando las condiciones para su instalación y conservación. En concreto, la mariquita harinero suele ser el principal recurso contra las plagas de esta especie.

next