Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

FÚTBOL

El FC Cartagena suspira por los seis millones del ansiado ascenso para construir su ciudad deportiva

23/01/2020 - 

CARTAGENA. El ascenso a Segunda División, objetivo que lleva años persiguiendo el Fútbol Club Cartagena y que ha rozado durante las dos últimas campañas, permitiría ingresar a la entidad blaquinegra cerca de seis millones de euros de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y ese dinero le daría para acometer su plan para construir una ciudad deportiva, el cual supondría una inversión de entre tres y cuatro millones.

Son los números económicos de los dos principales proyectos que se plantean en el horizonte de la entidad que preside Francisco Belmonte: el de dar el salto en el campo y el de estrenar nuevo escenario para prepararse en el día a día.

El conjunto cartagenerista, líder del grupo IV de Segunda División B, se vuelca en superar este curso su asignatura pendiente tras haber disputado sin éxito las fases de ascenso en 2018 y en 2019. Competir bajo el paraguas de la LFP otorgaría al Cartagena casi seis millones atendiendo a los parámetros que tiene en cuenta la Liga para sus clubes y que se relacionan con el presupuesto de la entidad, el número de socios y su estructura y posibilidad de crecimiento.

Lo que se paga no son sólo derechos de televisión, aunque esta partida sea la mayor, pues también está la venta de mercadotecnia con productos oficiales, las oportunidades de patrocinio y, lógicamente, el aumento de ingresos como consecuencia de la venta de abonos y las taquillas en una categoría superior.

“ESTARÍAMOS HABLANDO DE UNOS TERRENOS QUE ABARCARÍAN ALREDEDOR DE 30.000 METROS CUADRADOS EN EL MUNICIPIO Y LA PETICIÓN YA ESTÁ FORMULADA AL AYUNTAMIENTO, CON EL QUE TENEMOS LAS NEGOCIACIONES ABIERTAS EN ESTE SENTIDO Y CUYA PREDISPOSICIÓN A HACERLO ESTÁ AHÍ”, EXPONE EL PRESIDENTE, FRANCISCO BELMONTE.

Los estudios que se tienen en el Fútbol Club Cartagena sitúan la cifra en torno a los seis millones de euros que entrarían en sus arcas procedentes de la Liga y esa cuantía permitiría confeccionar una plantilla de mucho más peso que la que tiene actualmente para competir con garantías en Segunda B y que está cuantificada en cerca de los dos millones.

“Este proyecto está por ahora aplazado y va en función de la consecución del ascenso. No tenemos todavía un espacio concreto para la construcción de media docena de campos de entrenamiento -uno principal y otros dispuestos transversalmente- e instalaciones apropiadas para dar servicio al primer equipo y a las bases. Estaríamos hablando de unos terrenos que abarcarían alrededor de 30.000 metros cuadrados en el municipio y la petición ya está formulada al Ayuntamiento, con el que tenemos las negociaciones abiertas en este sentido y cuya predisposición a hacerlo está ahí”, expone el presidente.Además, según indica Belmonte, habría dinero para acometer el proyecto de una nueva ciudad deportiva partiendo de cero, que es una de las alternativas que se barajan y que conllevaría una inversión que oscilaría entre los tres y los cuatro millones.

El Mundial 82 y el campo de San Antón

La otra vía que también está abierta es la habilitación de dos campos ya sea en el barrio de San Antón o en el viejo Mundial 82, en la barriada de San Ginés.

“Esta otra opción es más económica y ponerla en marcha traería consigo un coste de unos 600.000 o 700.000 euros en San Antón y de un millón y medio en el Mundial 82, dado que esta instalación está en peor estado -el recinto, con campo de tierra, se ha ido deteriorando desde su apertura en 1985-”, cuenta Belmonte.

Mientras tanto, el equipo sigue compitiendo en la división de bronce del fútbol español y entrena en diversos emplazamientos -La Manga Club Pinatar Arena, el campo del barrio de la Concepción y el propio estadio Cartagonova-.

“Nos falta ese ascenso que seguimos buscando y que al final acabará llegando. La Segunda B es deficitaria y en la categoría superior se abriría nuevas perspectivas, eso es evidente”, afirma el máximo dirigente blanquinegro.

Noticias relacionadas

next