Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ambas entidades están a la espera del informe de un experto independiente

CaixaBank tendrá que avisar a los clientes de Bankia si cambia sus condiciones

21/09/2020 - 

MURCIA (EFE). Si Bankia finalmente es absorbida por CaixaBank, esta última, como entidad compradora, se encargará de comunicar a los clientes de la primera todos los cambios que puedan afectarles, entre ellos las condiciones de algunos productos, como cuentas corrientes o fondos.

Según explica el Banco de España en el Portal del Cliente Bancario, sin mencionar el nombre concreto de ninguna entidad, el banco resultante podría cambiar las condiciones de algunos productos de duración indefinida, como una simple cuenta corriente.

En el caso de que dichas condiciones sean más favorables, se aplicarán de forma inmediata, y si empeoraran, el cliente deberá ser avisado con dos meses de antelación para que pueda cancelar el contrato sin coste si las nuevas condiciones no le satisfacen.

Un aspecto importante es el del ahorro, pues, como recuerda el Banco de España, los clientes que tengan su dinero en ambas entidades deben tener en cuenta que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) cubre un máximo de 100.000 euros por titular, por lo que quienes superen esa cifra deberían abrir cuenta en otro banco.

Para los productos con fecha de vencimiento -seguros o fondos-, se suelen mantener las condiciones iniciales hasta que finaliza el plazo, y después, la nueva entidad puede modificarlas.

En el caso de un préstamo o una hipoteca, los clientes no percibirán ningún cambio y seguirán abonando la deuda a la nueva entidad.

Otro cambio es el del número de cuenta, que pasará a estar encabezado por el identificador de la nueva entidad, que será la encargada de comunicar el cambio a los clientes y también de gestionar los pagos y recibos domiciliados que tengan.

También deberá informar a los clientes, en el caso de que cierre su oficina, de cuál se les asigna y realizar todas las gestiones necesarias para el cambio. 

A la espera de un informe independiente

Ambas entidades esperan recibir en las próximas semanas el informe de un experto independiente sobre el proyecto de fusión acordado entre las cúpulas de ambas entidades para crear el mayor banco de España, un paso imprescindible antes de convocar a las Juntas de Accionistas que aprobarán la operación.

Según han explicado a Efe fuentes cercanas al proceso, tras la publicación del acuerdo de fusión, ambas entidades solicitaron al Registro Mercantil de Valencia que designe un experto independiente para que emita su informe sobre el proyecto de integración.

El experto independiente tendrá un plazo máximo de un mes para dar su opinión sobre su fusión y el informe que emita servirá para que los Consejos de Administración de Bankia y CaixaBank puedan reunirse, previsiblemente en la segunda quincena de octubre, y convocar a las Juntas de Accionistas con un mes de antelación.

Alternativas a la fusión

En paralelo a los trabajos del experto designado por el Registro Mercantil de Valencia, el Estado tendrá sus propios números sobre la operación, ya que el FROB, el fondo de resolución y primer accionista de Bankia, se apoyará en Nomura para analizar la fusión e incluso puede llegar a estudiar alternativas a la misma.

BFA, la matriz de Bankia, participada íntegramente por el Estado, contratará también a sus propios asesores para estudiar la fusión.

Todo ello con el objetivo de definir su voto en la Junta de Accionistas en la que se pedirá el visto bueno a la creación del nuevo CaixaBank, con un 16 % en manos del Estado.

Aunque es difícil encontrar argumentos sólidos para que el FROB vote que no a la operación, incluso le costaría mucho justificar su negativa frente a los accionistas minoritarios, el fondo se impone a sí mismo "mucho rigor" y se apoya en asesores para tomar sus decisiones, argumentan.

Autorizaciones

Desde el pasado viernes, CaixaBank y Bankia podían solicitar las autorizaciones para que la fusión cuente con el beneplácito de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la Comisión Nacional del Mercados de Valores, el Ministerio de Asuntos Económicos, el Banco de España y el Banco Central Europeo, así como de la Dirección General de Seguros.

Noticias relacionadas

next