Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Sánchez defiende el estado de alarma en Madrid: "No podíamos quedarnos con los brazos cruzados"

Foto: MONCLOA
10/10/2020 - 

MADRID (EP). 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido este sábado el decreto del estado de alarma aprobado por el Ejecutivo central para restringir la movilidad en Madrid y otros ocho municipios de la Comunidad, porque tenían que actuar para reponer las restricciones tumbadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), ante la "preocupante" evolución de la pandemia en la región. Asimismo, ha manifestado que esperan haber controlado la situación en los próximos 15 días.

"No podíamos quedarnos con los brazos cruzados", ha apuntado Sánchez desde Guarda (Portugal) en la rueda de prensa que ha ofrecido junto al primer ministro portugués, Antonio Costa, en la XXI Cumbre Hispano-Lusa, que supone su primera aparición pública tras la aprobación del estado de alarma en la Comunidad de Madrid.

Asimismo, Sánchez ha señalado que la Comunidad no usó la ley general de Sanidad de 1986 al aplicar las restricciones que marcó el Ministerio de Sanidad y que después fueron tumbadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) precisamente por la falta de cobertura legal. Y todo ello, a pesar de que en otras seis resoluciones anteriores la Comunidad sí había usado esta norma para limitar la movilidad.

"Invocar esa ley del 86 permite precisamente actuar con un amparo jurídico sólido ante confinamientos perimetrales como el que estamos planteando en Madrid. Por lo tanto, lo que quiero decir es que hay instrumentos jurídicos suficientes y los están avalando los Tribunales Superiores de Justicia", ha apostillado, antes de poner el ejemplo de Castilla y León, donde las medidas de Sanidad sí han sido avaladas por la justicia.

Aunque Sánchez no ha querido ir más allá en sus comentarios sobre la actitud del Gobierno de la Comunidad de Madrid en estos últimos días, fuentes gubernamentales sí han reconocido que consideran que el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ha tenido comportamientos "inmaduros", y ha criticado los problemas de comunicación. Además, hacen hincapié en el hecho de que la Comunidad no quiso recurrir a esa ley general de salud del 86.

En su comparecencia, el líder del Ejecutivo se ha centrado, por lo tanto, en reivindicar la intervención del Gobierno con el estado de alarma en nueve municipios madrileños y ha defendido que, con este decreto, se implementa una "respuesta jurídica". Esos sí, ha recordado que continúan las mismas medidas restrictivas en estos territorios tras ser tumbadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

"Después de la respuesta del TSJM podíamos tomar un actitud de no hacer nada o de aplicar el estado de alarma para ese confinamiento perimetral", ha enfatizado el presidente, al tiempo que ha defendido que el Gobierno siempre va a poner la salud pública por encima de cualquiera otra consideración" y que había que dar "una respuesta contundente". "Y pedimos que todos hagan lo propio", ha enfatizado.

Confía en que en 15 días esté controlada la pandemia

Además, Sánchez ha asegurado que confía en que se pueda controlar la situación en estas localidades tras los 15 días que dura el estado de alarma, que se sumarían a la semana anterior en la que estaban implementadas las mismas citadas, si bien ha apelado a la presidenta regional a seguir trabajando conjuntamente para lograr ese objetivo.

"Nosotros no venimos ni a imponer ni a tutelar", ha reafirmado Sánchez después de que el Gobierno aprobara el decreto del estado de alarma en un Consejo de Ministros extraordinario y tras lanzar un ultimátum al Gobierno regional para que tomara medidas que evitaran esta norma que finalmente entró en vigor en la tarde de este viernes.

En este sentido, ha defendido que se trata de un estado de alarma "territorializado", que no tiene otro objetivo que salvar vidas y poner por encima de todo la salud pública, y ha vuelto ha recalcar la necesidad de que todas las administraciones trabajen unidas.

A este respecto, ha insistido en que hay que dejar a un lado la lucha partidista contra el "enemigo común" que es el virus y, en este sentido, ha afirmado que el Gobierno estará siempre con la "mano tendida" y "abierto" a hablar con la Comunidad de Madrid y a negociar y a dialogar medidas que se puedan poner en marcha a lo largo de las próximas semanas. "Todas las administraciones tenemos que actuar con la máxima unanimidad", ha recalcado.

No contempla volver a cerrar la frontera con Portugal

Por otra parte, preguntados Sánchez y Costa sobre si contemplan la posibilidad de volver a cerrar las fronteras si la situación de la pandemia empeora, ambos han señalado que aunque ambos son conscientes de que están creciendo los contagios en toda Europa, ahora no contemplan esa posibilidad. Además, Sánchez ha señalado que cualquier decisión al respecto se compartirá con el Gobierno portugués y con el resto de capitales europeas.

A su vez, Costa se ha negado a "juzgar" la situación de la pandemia en España y la gestión que está haciendo el Gobierno, porque ahora es momento de "ayudar" y ser "solidario". "Lo que tenemos todos que hacer es intentar aprender un poco unos de otros y ayudarnos mutuamente, que nadie piense que hay soluciones mágicas porque no las hay", ha apostillado.


Noticias relacionadas

next