Hoy es 21 de julio

FÚTBOL 

Ranero CF, orgullo de un club de barrio y motor económico en la zona norte de Murcia

Fotos: MARCIAL GUILLÉN (EFE) Y RANERO CF

"El Rayo Vallecano murciano", como llega a decir el entrenador Antonio Morote, consigue el ascenso a la División de Honor de juveniles y compartirá protagonismo con el Real Madrid y el Barça y, en el mismo grupo, con el Valencia, el Villarreal y el Levante, además de con el Efesé, el Murcia y el UCAM

8/06/2023 - 

MURCIA. El ascenso del Ranero Club de Fútbol a la División de Honor de juveniles como brillante campeón del grupo 10 de la Liga Nacional es motivo de orgullo y permitirá que la Región disponga la próxima temporada de cuatro equipos en la máxima categoría de base del balompié nacional. Este equipo de barrio -"una especie de Rayo Vallecano", según su entrenador, Antonio Morote-, paseará el nombre de El Ranero junto al de los otros grandes conjuntos del país y ejercerá como motor económico de la zona norte del municipio.

Lo hará compartiendo protagonismo con los transatlánticos del fútbol español, con el Real Madrid y el Barça a la cabeza, y compitiendo directamente en el mismo grupo 7 con entidades de Primera como el Valencia, el Villarreal y el Levante y con los otros tres conjuntos de la Comunidad que serán sus rivales y que son el Cartagena, el Real Murcia y el UCAM.

El Ranero CF, que trabaja la base como pocos desde hace más de 40 años y que cuenta con entre tres y cuatro equipos en todas las categorías desde la de debutantes y prebenjamines hasta la juvenil, además de con una escuela en que integra a unos 400 menores desde cuatro años, lo ha vuelto a hacer.

"Es el cuarto ascenso a la División de Honor que obtiene un club modesto como éste y es un gran salto que obviamente tiene su repercusión", recuerda Morote, un alcantarillero de 38 años que lleva seis años en la entidad y antes trabajó durante nueve en las categorías inferiores del Real Murcia

Después de 34 jornadas este conjunto murciano acabó con 73 puntos sumados en el grupo 10 de la Liga Nacional y presentó un bagaje de 23 victorias, 4 empates y 7 derrotas con 83 goles marcados y 29 encajados para ser el más realizador de los 18 competidores en el mismo.

"Fue duro y complicado porque sólo asciende uno y tuvimos que trabajar mucho. Subimos en la penúltima jornada y fuimos campeones en la última peleando hasta el final con el segundo equipo del UCAM. La principal clave para llegar hasta ahí fue no perder la cabeza después de un mal inicio y será la misma para conseguir el objetivo de la permanencia la próxima temporada", reconoce el técnico, quien tiene claro lo que les espera.

"Sabemos que sufriremos mucho y que tenemos mucho que ganar y poco que perder y en ese sentido sentido hacer de nuestro campo un fortín será muy importante", señala al tiempo que echa la vista atrás en una época en la que él ya estaba al frente de la nave: "Hace cuatro años descendimos y ahora, que volvimos a subir, estamos otra vez muy con el nuevo proyecto".

Estableciendo paralelismos Morote los encuentra con otro club singular de la élite y muy querido por lo que representa y por su forma de entender el fútbol. "Estamos en un club muy familiar como el Rayo Vallecano en Primera División. Aquí el presidente, Mariano Hernández, nos deja trabajar a gusto y lo demostró manteniendo la calma y eso se tradujo en que fuimos de menos a más y acabamos la competición ganando nueve de los diez últimos partidos y empatando el otro".

La buena labor que llevan a cabo en esta entidad tiene sus efectos. Sin ir más lejos esta temporada fueron seis los jóvenes jugadores que salieron de ella para fichar por clubes de Primera División y varios futbolistas formados en su cantera son hoy profesionales. Son los casos de Pedro Alcalá, defensa mazarronero del Efesé y que acumula dilatada experiencia en la élite con equipos como el Girona y el Cádiz; y de Víctor Meseguer, centrocampista de Alguazas que acaba de ascender a la élite con el Granada.

"Ellos pasaron por nuestras bases y son dos de los muchos futbolistas de otros municipios de la Región que estuvieron aquí y que dieron el salto. Esperamos que bastantes más lo sigan haciendo y en eso realizamos un trabajo que es seguido de cerca por ojeadores pues en las categorías inferiores ya los hay", afirma Morote, quien en principio seguirá contando en el equipo juvenil A con cinco de los integrantes de la plantilla que logró el ascenso pues los demás pasan a la categoría sénior y que fueron artífices del ascenso: "Estamos contentos por ellos aunque no vayan a seguir con nosotros en la División de Honor".

Uno de los que salen por ese motivo es el capitán Francisco Javier Campos, jugador de 19 años y que lleva en el Ranero también desde hace seis.

"Estoy muy orgulloso por haber contribuido a dejar al Ranero en la División de Honor de juveniles. Por desgracia no disfrutaré de la categoría tras mucho sacrificio durante estas campañas pero es lo que toca y me quedo con que dejamos al equipo en lo más alto", reconoce este futbolista que tiene muy claro lo que les llevo a conseguir el ascenso. "Lo logramos a través de constancia, trabajo, esfuerzo y, sobre todo, humildad", apunta este chico de Mazarrón que seguirá compatilizando el fútbol con sus estudios de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (CAFD) en la UCAM.

Además de Campos integraron la plantilla del ascenso los futbolistas Dani Alarcón, Hugo Miralles Álvaro, Calderón, Conejero, Manolo, Pepe, Juan Lucas, Hugo Ibáñez, Marcos, José Luis, Dani Navarro, José Miguel Chato, Miguel Gálvez, Segura, Ángel, Mario, Baradji y Sabo, así como Morote y, junto a él, el preparador físico Alfonso Ros, el entrenador de porteros Antonio Torres, el fisioterapeuta Joaquín Cutillas y el delegado Antonio Balsalobre.

Beneficios para los negocios de la zona

El hecho de que el Ranero CF haya ascendido a la División de Honor juvenil trae beneficios a esta zona de la capital de la Región y es que el número de espectadores se multiplicará en el campo municipal.

De los alrededor de 100 espectadores que vieron in situ los partidos que los murcianos disputaron como locales este último curso se pasara a una afluencia de público superior en el siguiente y los equipos que vendrán de fuera traerán aficionados y esto dará más vida al barrio. Lo explica el propio Morote diciendo que "con todos los respetos, no es lo mismo que venga aquí el Valencia que otro rival de los que tuvimos en la Liga Nacional".

Ese incremento de espectadores redundará en favor de los comercios situados en su entorno. Así lo ven en esos establecimientos que esperan hacer más caja los días de partido.

En la confitería La Cruz, Eva Díaz y Anabel Alcaraz atienden al público y saben lo que les aguarda. "Es perfecto y, además de que de aquí salen grandes jugadores, a los negocios de El Ranero les vendrá muy bien y, de hecho, ya se nota que hay más clientes las tardes en los que los chicos entrenan"comenta Eva.

"Esto viene de perlas pues quienes acompañan a los futbolistas y ellos mismos al acabar vienen y consumen. Lo que más nos piden es el pastel de carne", añade Anabel.

Justo enfrente, también en la avenida Duques de Lugo, está el Bulevar Café, y al otro lado de la barra y sirviendo en su terraza están Claudia Baño y Juan Pedro Gonzalo.

"Los días de partido hay más demanda y esperamos que sean todavía más las personas que vengan al bar al estar el equipo en la máxima categoría y que haya más público viendo el fútbol. A más público más clientes", indica Claudia.

Un motivo más para celebrar el éxito del Ranero CF, un rayito de luz más para el fútbol modesto, para un equipo de pedanía pero que tiene el espíritu de un club de barrio. 

Noticias relacionadas

next