ENTREVISTA | Leli García, candidata EN LAS PRIMARIAS DE PODEMOS a la Alcaldía de Cartagena

"No podemos permitir que cuiden solo lo que el turista ve y no lo que los habitantes de Cartagena necesitan"

3/10/2022 - 

CARTAGENA. Leli García, concejala del Ayuntamiento de Cartagena por Unidas Podemos y militante de Podemos Cartagena, ha presentado su candidatura a las primarias de su partido para convertirse en la candidata a la Alcaldía de Cartagena para las próximas elecciones. 

Nacida en Cartagena en 1971. Casada y madre de dos hijos, Leli es Graduada en Secretariado de Dirección, como Técnico Superior en Asistencia a la Dirección, cursó sus estudios en el Instituto Carlos III de Cartagena en el año 2008. Desde entonces y hasta 2017, ha realizado su trabajo como administrativa y asistente jurídica en un Bufete de Abogados de la ciudad. Durante la legislatura del 2015 al 2019 se convierte en la portavoz del Círculo de Podemos Cartagena, lo que finalmente le lleva a presentarse en la lista de Podemos al Ayuntamiento, donde sale elegida con el número dos. Finalmente, tras el abandono de la portavoz del grupo en plena pandemia, asume la portavocía del grupo, donde ha llevado iniciativas basadas fundamentalmente en recoger las quejas de asociaciones, colectivos y vecinos, pero sobre todo con la remunicipalización de servicios como el de limpieza viaria.

-¿Ha propuesto su candidatura para las próximas elecciones y tiene ante sí un reto complicado, porque en cuatro años parece que el bipartidismo ha ganado terreno?

-Hay más espacio que el bipartidismo y lo hemos demostrado en el Gobierno de España, donde estamos junto con el PSOE. Se han conseguido cosas que, gracias al empuje de Podemos, hemos logrado cuando era el Partido Socialista el que decía, años atrás, que eran inasumibles. Creo que no se vuelve al bipartidismo, porque somos casi imprescindibles para la transformación social por la que apostamos desde Podemos.

-¿Qué percibe en la calle de la realidad que viven los vecinos de Cartagena?

-No hay un día que no nos llamen o nos escriban para criticar el mal servicio de limpieza que tenemos en Cartagena: que los contenedores no pasan, que la calle está sucia, que las ramas de los árboles no las recogen, etc.... Otro asunto muy en mente es la calidad del transporte, tanto el urbano como el servicio a las diputaciones. Cuando acaba el verano se limitan los horarios y la frecuencia y, por tanto, eso afecta al día a día de los usuarios y de los vecinos. En cuanto al urbano, pasa lo mismo. Hay trabajadores en el centro comercial Espacio Mediterráneo que no pueden desplazarse en autobús a partir de las diez de la noche, porque el servicio se interrumpe. Si no tienes vehículo, no puedes trabaja allí.

Cada vez que voy a un barrio y preguntamos por sus problemas, nos dicen lo mismo: "Aquí estamos olvidados".

-¿Cree que siguen los gobernantes alejados de lo que realmente les pasa a los cartageneros y las cartageneras?

-Este Gobierno local no es cercano. Se dedica a inauguraciones, congresos o fiestas, pero eso de ir a patearse un barrio y escuchar las quejas, nada de nada. Hace unos días, en una visita a la barriada de Las 600, el presidente me enseñó un montón de instancias que había presentado al Ayuntamiento con diferentes quejas y no le habían contestado a ninguna. Luego no se puede presumir de que son un gobierno transparente.

No podemos permitir que cuiden solo lo que el turista ve y no lo que los habitantes de Cartagena necesitan realmente. La ciudadanía se da perfectamente cuenta de lo que pasa, no solo en su barrio sino en el resto de Cartagena.

-Dice usted: "En Cartagena no solo hay que limpiar las calles, plazas, jardines, barrios, etc, también tenemos que limpiar el Gobierno local de estos partidos que solo velan por su propios intereses y por el de sus amigos". ¿Parece que nada haya cambiado?

-Bajo mi punto de vista, la verdad es que no. La intención de la candidatura anterior, cuando se facilita el cambio a PSOE y MC, era quitar a Pilar Barreiro que llevaba más de 25 años en el Gobierno y no nos gustaba su gestión. Vimos la posibilidad de un cambio, que ahora con este gobierno actual entre socialistas de corazón y el PP han vuelto a a lo mismo. Está claro que son políticas de derechas y ahí tenemos el ejemplo claro de FCC-Lhicarsa.

-¿Qué opina de Sí Cartagena y de la nueva apuesta de Ana Belén Castejón?

-Estoy convencida que los no adscritos traicionaron, y se sigue sintiendo así, al PSOE y la propia militancia se lo hizo saber. Quien vote a Sí Cartagena le está dando el voto al Partido Popular, por lo que se lo podría dar directamente a Noelia Arroyo. Lo de Ana Belén Castejón es la típica huida hacia adelante. No puede ir al PSOE porque no la quieren y no me puede ir al PP porque quedaría muy mal, y, entonces, 'me monto yo uno'. La militancia progresista dará su voto al PSOE o a nosotros, pero no a ella.

-¿A qué política se refiere cuando habla de un cambio en la gestión municipal?

-Lo primero es sentarme con los técnicos para analizar todo lo que está en los cajones y ver lo que se puede enmendar. No se puede tener las cosas guardadas y sin tramitar. Además, pediría una comisión abierta para FCC. Si hay que rescindir el contrato con Lhicarsa se haría y así podríamos remunicipalizar el servicio. Tenemos que pelear mucho más por los servicios públicos, la atención primaria está como ejemplo más palpable.

No me quiero olvidar de la contaminación. Hemos hecho una propuesta que resultó controvertida como la tasa al turismo de crucero. Considero que es necesario que paguen, como se hace en otras ciudades por visitar Cartagena. No vienen y contaminan, pues que paguen. ¿Qué supone un euro más para una persona que se gasta 700 u 800 euros en un viaje en barco? Quien contamina, paga y lo recaudado que repercuta en el beneficio de toda la ciudad. Por proponer esto me han llegado a decir que tengo 'turismofobia'.

-Eso de la subida de las tasas o la bajada de los impuestos se ha puesto de moda.

-No hay una varita mágica para hacer las cosas: se necesita dinero. Por eso no nos parece un disparate aplicar la tasa de cruceros o modificar el IBI Rústico, que es uno de los más baratos de España, o que las industrias paguen más por la tarifa del agua que los propios ciudadanos.

-Y ¿qué tipo de turismo propone usted?

-Tenemos que ir al turismo más cultural y al ecológico, que no sea el que viene, te visita un rato y se vuelve a ir. Ahora que tenemos un Puerto que ha costado una millonada; vamos a sacarle provecho para los vecinos de la ciudad. Debemos darle ocio gratuito a la ciudadanía de Cartagena. Yo no me imagino a Barcelona sin los puestos de flores, los mimos, música, etc... y aquí solo tenemos un espacio repleto de ladrillo y falto de vida.

"Me han tildado de tener turismofobia, pero creo que el crucerista que venga y contamine debe pagar"

-¿Considera que se ha apartado a los colectivos sociales del consenso y la política?

-Lo que sí puedo decir es que son ellos, los propios colectivos, los que nos llaman a nosotros para que propongamos sus demandas en los Plenos. Al Gobierno les llegan también, pero no les hacen caso. Percibimos una gran falta de comunicación una lejanía palpable entre los colectivos sociales y los gobernantes.

-Su batalla contra las concesionarias ha sido una constante estos años. ¿Cree que las inspecciones y sanciones a algunas de ellas han ayudado o todo sigue igual?

-No se ha conseguido nada y si ha pasado, no nos hemos enterado y eso, ya de por sí, es un problema. Hemos pedido una comisión de investigación, pero no ha salido adelante porque falta transparencia. Hay algo que ocultar porque no quieren que la oposición, que también representamos a la ciudadanía, nos enteremos a través de dicha comisión.

"Quien vote a Sí Cartagena de Ana Belén Castejón le estará dando el respaldo al Partido Popular"

-¿Siguen pensando que la remunicipalización es la mejor solución y la más económica?

-En general, en cualquier materia: una gestión pública es una gestión directa. A través de una licitación o convenio supone un beneficio para la empresa. Por eso, seguimos pensando que la remunicipalización de ciertos servicios sería mucho más beneficioso para el municipio que las concesionarias de la limpieza o la del agua.

-¿Volverá Podemos a unir su candidatura a IU? ¿Qué tal ha sido la convivencia estos cuatro años?

-Nosotros afrontamos nuestras primarias que son del 10 de octubre al 4 de noviembre y el reto es tener candidaturas fuertes, amplias y abiertas. No nos negamos a hablar con nadie cuando llegue el momento, pero ahora estamos a lo nuestro.

-¿Qué tal ha sido la convivencia con IU-Los Verdes Equo esta legislatura?

-Lo hemos llevado bien, pero en esta etapa hemos tenido un cambio tras la renuncia de Pilar Marcos, también de Podemos. No es lo mismo ser dos concejalas del mismo partido que de diferentes, pero no hemos tenido ningún problema. Si yo soy la candidata, porque estamos en el proceso de Primarias, no me negaré a sentarme en una mesa a hablar con quien deba.

-¿Cuál es su previsión para las siguientes elecciones municipales?

-Nosotros salimos a ganar. Para transformar la sociedad hay que gobernar y nos basamos en toda la experiencia en el Gobierno de España. Se han logrado muchas mejoras como la reforma laboral, la implantación de los Ertes, el ingreso mínimo vital, la ley de Sí solo es Sí, o la protección animalista. Son medidas que se han aprobado y han llegado para quedarse.

Noticias relacionadas

pedirá en el pleno que el gobierno se reúna con la Asociación de Vecinos y escuche sus demandas

Las críticas por el mal estado del barrio de Santa Lucía arrecian y Podemos exige un plan de actuación integral urgente

Leli García: "Llevamos años reclamando, junto con los vecinos y vecinas del barrio, mejoras que nunca se materializan, parece que solo interesa arreglar la parte que ven los turistas, el resto lo dejan para las promesas electorales que no pretenden cumplir"

next