incidente

MC denuncia el uso de la fuerza pública por Castejón y Arroyo para intimidar a su partido

11/12/2019 - 

CARTAGENA. El Grupo municipal MC Cartagena ha denunciado que el pasado lunes los ocho concejales de esta formación, junto al personal de confianza, sufrieron la actuación "represora y arbitraria de la alcaldesa quien ordenó a ocho agentes de la Policía Local evitar la realización del vídeo de felicitación navideña que MC intentaba grabar junto al árbol y el belén instalado en el hall del Palacio Consistorial".

El martes a primera hora, ante este hecho, "de claros tintes intimidatorios y autoritarios", el portavoz adjunto de MC, Jesús Giménez, solicitó copia certificada del informe o parte de actuación que emitió el jefe de servicio de la Policía Local en relación con el incidente.

"Una actitud absolutamente injustificable que no se sustenta en normativa alguna ni reglamento, y que viene a sumarse a otros actos de censura como el borrado de las imágenes del incidente inventado durante el Pleno del pasado 31 de octubre", dice el grupo municipal.

Añaden desde MC Cartagena que la Policía contestó por escrito a este grupo "aclarando que la grabación se solicitó en plazo pero que se había procedido al borrado automático porque el escrito se lo pasaron tarde. En cualquier caso, aclaran que no vieron nada". 

En este contexto, el portavoz de MC Cartagena, José López, ha comenzando denunciando "un nuevo abuso de autoridad", reseñando al tiempo que el envío de ocho agentes de la Policía Local para "amedrentarnos" vino acompañado de "instrucciones (según nos advirtieron) de que llegaran contra nosotros hasta el final"

Gallo: "Censura, veto y sonrisa"

Por su parte, el portavoz adjunto, Jesús Giménez, ha reiterado que el jefe de la Policía Local recibió la orden de la "superioridad", al tiempo que ha denunciado "a quienes utilizan a la Policía cuando faltan efectivos en barrios y diputaciones y estamos hablando todos los días de los problemas de seguridad en el municipio, en ese contexto, ocho policías locales vinieron a amedrantar a los concejales, no por su voluntad ni en su actitud, pero sí con esa intención por parte de la alcaldesa".

El edil ha reseñado que, el pasado lunes mientras se producía la censura del Gobierno local, el jefe del Gabinete de Alcaldía no estaba "en su puesto de trabajo", ni atendió el teléfono para "ofrecer las explicaciones que les solicitamos". Giménez ha adelantado que "nos reservamos emprender todas las acciones que nos puedan corresponder al respecto". El concejal de MC ha querido hacer llegar a los cartageneros "que sepan quién nos está gobernando; tenemos al frente del Gobierno de Cartagena a personas que no negocian, que suspenden plenos inventando historias y borrando cámaras, que envían policías para que concejales no graben un mensaje de feliz navidad, personas que llaman a los directores de los medios para cambiar las noticias… Ésa es la constante: censura, veto y sonrisa".

Arroyo: "Se hace víctima de una persecución que no existe"

La vicealcaldesa Noelia Arroyo quiso responder a tales acusaciones al afirmar que "López lleva semanas intentando presentarse como una víctima de una persecución política que no existe". Considera Arroyo que lo hizo antes de su juicio por agresión "y lo ha vuelto a hacer después de su juicio por agresión". Pretende culpar "a todos los demás de sus insultos y su violencia verbal". Hace unas semanas "acusaba al Gobierno local de vetar a MC de actos municipales", pero "ellos saben que eso es mentira" porque los actos públicos "están abiertos a todos". Ahora se queja de que el "Gobierno Municipal no le deja usar las dependencias municipales" y lo hace "precisamente desde la sala de prensa del propio Ayuntamiento", por lo que "no puede haber mejor prueba de la falsedad de sus acusaciones".

Lo más preocupante de todo "es escuchar decir al señor López que su reacción contra esta supuesta persecución dependerá de los tranquilizantes que se tome. Tremendo". Ha vuelto a decir que "tiene sangre en las venas y es un hombre", las mismas "excusas que dijo a la jueza en el juicio ante agresión". "Es impresentable que un representante público reconozca que es incapaz de contener su ira y que siempre culpe a los demás de sus insultos y salidas de tono".

Noticias relacionadas

next