ENTREVISTA | mANUEL PADÍN, TENIENTE ALCALDE DE CARTAGENA

"Les he dicho a Noelia Arroyo y a Ana Belén Castejón que volveré a repetir gobierno con ellas"

4/06/2022 - 

CARTAGENA. Manuel Padín Sitcha (Cartagena, 1953) es el teniente de Alcalde de Cartagena y concejal de área de gobierno de Turismo, Comercio, Sanidad y Consumo. El político, perteneciente a Ciudadanos, cumple tres años como socio de gobierno en el Ayuntamiento junto al PP de Noelia Arroyo y a los concejales no adscritos liderados por Ana Belén Castejón. Padín, quien renunció a las pretensiones de su partido para que asumiera la alcaldía en lo que considera una búsqueda de la estabilidad en la ciudad, encara un último año pensando más en lo que le queda por hacer que en su futuro en la política más allá de junio de 2023.

- ¿Está metido en precampaña como empieza a suceder con en el resto de partidos?

-Estoy centrado en otras cosas. Queda un año para las elecciones y muchos asuntos por terminar, porque hemos trabajado durante años para culminarlos a tiempo. Se lo merecen los cartageneros y todos los funcionarios que han estado ahí, al pie del cañón.

-¿Pero le sorprende que otros compañeros de Gobierno sí lo hagan ya?

-De mis socias no he hablado antes, no he hablado ahora ni lo voy a hacer después, pase lo que pase. Lo que sí que digo es que nos llevamos de maravilla. Hemos luchado por Cartagena y tenemos mucho por terminar en esta Legislatura. Cada cual que haga la campaña como quiera o haga las encuestas como le plazca. Mi encuesta es la de los ciudadanos que me lo transmiten en la calle y me piden, por favor, que siga trabajando y luchando. 

-¿Cómo está su relación con su partido, después de que fuera apartado de las decisiones de la Ejecutiva municipal?

-Lo que sé de mi partido es lo que leo por la prensa. Más de lo que hecho no puedo hacer. He dicho públicamente que respeto a mi partido, a mis siglas y que estoy dispuesto a seguir. Soy Ciudadanos y estaré con Ciudadanos. Dicho esto, hay cosas difícil de entender. A la gente se le empalagan las siglas de Ciudadanos y es por el comportamiento anormal de muchas personas y eso nos resta a los que hemos luchado desde el principio por los ideales de este partido. 

A la gente de la calle se le empalaga las siglas de Ciudadanos y es por el comportamiento anormal de muchas personas y eso nos resta a los que hemos luchado desde el principio por los ideales de este partido

- ¿Qué comportamientos son esos a los que se refiere?

-Pues una denuncia del Secretario de Organización adjunto a nivel Regional por acoso a la diputada Ana Martínez Vidal. La lógica es que a un año de las elecciones vemos una denuncia interna. Si ha pasado poco ya, la cuesta la ponen más inclinada. Estamos luchando contra molinos de viento.

- Le veo muy desengañado, ¿pero si el partido le dice que se presente, lo hará?

-Yo lo he dicho y lo diré siempre. Si hago falta para sumar, me encantaría hacerlo con mis siglas políticas, que no me avergüenzan, ni mucho menos. En esas siglas está la regeneración, la transparencia y la equidad entre los extremos y así lo hemos demostrado en Cartagena.

-En una encuesta publicada por Murcia Plaza días atrás, los entrevistados le suspendían. ¿Cómo se lo ha tomado?

-Yo también puedo encargar una encuesta, la pago y me dice lo que yo quiero. No sé qué credibilidad puede tener esa encuesta a la que usted se refiere. Realmente eso me entristece, cuando he estado luchando y trabajando sin parar. El resultado me ha llegado al corazón. Pero tengo mis propios medios para pulsar qué opina la gente de mí. Luego las urnas nos sorprenden a todos, y si no que se lo pregunten a alguno en Cartagena en las últimas elecciones.

-¿Entonces, se lleva ese disgusto por el suspenso?

-No, no, que no estoy enfadado. No es que me deje ver poco, es que yo no he sido alcalde. Ha habido dos personas que han sido las alcaldesas y soy el teniente alcalde y con eso contaba. Pero mis socias han sacado un poco más que yo, que no es que tengan un ocho y medio o un nueve de nota.

Tengo muy claro una cosa, que torres grandes he visto caer y torres pequeñas levantarse. Les he dicho a mis socias que volveré a repetir con ellas sin ningún problema.

 -¿Y hasta donde cree que puede llegar? ¿Otras encuestas de sus propios socios de gobierno dicen que Ciudadanos desaparece?

-No soy tan osado de hacer augurios. Será lo que los ciudadanos quieran y nosotros debemos demostrar que hemos sido capaces de cumplir lo prometido. A partir de ahí, que analicen el trabajo de cada uno. Creo que la gente no sabe lo que estamos haciendo en nuestras concejalías y tampoco la trascendencia del acuerdo: lealtad y respeto por el bien de los cartageneros y cartageneras.

- Algunos no se creen que este pacto sea una balsa de aceite, tal y como han pregonado cada vez que se les ha preguntado.

-La gente de la calle, y no es uno ni dos, me transmite que están satisfechos de cómo estamos llevando esta legislatura: esa es mi encuesta real. Me dicen que qué bien lo estamos haciendo a pesar de las Danas, la pandemia y demás. Nos reiteran que tenemos que seguir más años, que Cartagena necesita esa continuidad y no lo que vivimos años atrás.

- ¿Se le puede considerar un verso suelto en su partido?

-Yo no lo veo así, pero es cierto que desde el principio tuve que tomar una determinación porque a mi se me pidió desde Ciudadanos que fuera o alcalde o nada. Ana Belén tomó su decisión y fíjese lo que le costó a ella, al igual que Arroyo hizo lo que debía. Pero todo fue por Cartagena, porque no se podía quedar en manos de quien se iba a quedar. Los tres vimos los colores de Cartagena.

- En el caso de que su partido, Ciudadanos, no apostara por usted para las próximas elecciones ¿escucharía a otros partidos?

-Yo estaré donde sume. Si a mi ciudad le hace falta que esté para sumar y lograr la estabilidad en Cartagena, estaré ahí. Me gustaría, preferiblemente, lo he dicho en Madrid o en Murcia, con mis siglas, porque no me aparto de los postulados de Ciudadanos.

Yo estaré donde sume. Si a mi ciudad le hace falta que esté para sumar y lograr la estabilidad en Cartagena, estaré ahí

-En este poco más de un año que le queda, ¿dónde tiene que correr para llegar a tiempo?     

-Corremos todos los días. Entre mis retos está que el Mercado Gisbert se ponga en marcha antes de que acabe la legislatura, si alguien no se dedica a malmeter, enfrentando y crispando. Por otro lado poder dotar de dinamización el Mercado de Santa Florentina. Estoy volcado con esto, porque el mercado es de los cartageneros y el dinero también. No es propiedad de nadie.  

Además, espero que podamos proceder a la instalación de los aseos públicos, dar viabilidad al plan sombra, porque me gustaría dejarlo preparado para que toda la ciudad se pueda beneficiar de este plan. Por otro lado, pretendo ver la Plaza de la Merced concluida, al menos en la fase que tenemos anunciada, y estar presente cuando arranque la obra del Cine Central. Sin olvidarme del consultorio de la Azohía o la ampliación del de Cuesta Blanca.

-El mercado de Gisbert se ha puesto en la picota por la legitimidad o no del proceso de selección de candidatos a los puestos ¿Qué tiene que decir de esto?

-Hay un proyecto de un grupo de empresarios cartageneros con muy buena voluntad. Se llevó al Consejo de Comercio y se le dio la unanimidad a esa fórmula, insistiendo en que jurídica y técnicamente se hagan las cosas legítimamente. No se puede llegar a un Pleno y decir que estamos robando y así lo oyó toda Cartagena. Lo hacen (en referencia a MC Cartagena) para crispar y malmeter. El servicio jurídico nos ha pedido que este grupo de empresarios nos entregue una memoria del proyecto, porque debemos saber qué nivel de responsabilidad asumen.

-La Ordenanza de Plazas de Abastos ha encontrado el respaldo de unos pero la oposición de otros, como el mismo presidente de la plaza de Santa Florentina. ¿Cómo los convencerá?

-En el mercado han trabajado generaciones, una tras otra. A los hijos hay que dejarles algo en positivo y ¿no lo es que se pueda revalorizar, dinamizándolo? ¿Quién gana ahí. El teniente alcalde que ha hecho las ordenanzas o el que tiene su puesto? Si ellos, por ejemplo, deciden abrir sus puestos por la tarde, es algo en lo que yo no voy a intervenir. Por lo que piense una persona no se puede condenar a un colectivo.  

Cartagena tiene un potencial impresionante. Hay mucho por hacer, pero no malmetiendo. Si no hay continuidad con un gobierno será más difícil avanzar

-¿Cómo le gustaría que le recordaran los ciudadanos el paso de Manuel Padín por la política?

-Pues que recuerden que he tratado de dotar de herramientas de trabajo a las concejalías que son necesarias e imprescindibles para que todo sea capaz de funcionar bien: ordenanza de bienestar animal, reglamento de mercados, etc…

-¿Se le va a quedar algo en el tintero?

-Es que hay que seguir, debe haber una trayectoria y continuidad, pero de consenso. Cartagena tiene un potencial impresionante. Hay mucho por hacer, pero no malmetiendo. Si no hay continuidad con un gobierno será más difícil avanzar.

Noticias relacionadas

next