Hoy es 21 de julio

concede dos por provincia

Las banderas negras de Ecologistas en Acción vuelven a ondear en el Mar Menor y en la Bahía de Portmán

14/06/2022 - 

MURCIA (EFE). El Mar Menor y la Sierra Minera-Bahía de Portmán vuelven a repetir un año más como los espacios de la Región de Murcia que reciben las 'banderas negras' de Ecologistas en Acción, que entregan estas distinciones para denunciar la mala gestión ambiental y la contaminación en estas zonas.

En el informe presentado este martes sobre 2022, la organización ecologista ha apuntado que, en el caso del Mar Menor, aunque se están observando "algunas mejoras" a consecuencia de la "presión social", aún queda "mucho por hacer", por lo que sigue recibiendo una bandera negra.

Para Ecologistas en Acción, la mala gestión del territorio y la falta de regulación de los sectores económicos, en especial de la agroindustria y la ganadería intensiva, están llevando al ecosistema al "límite de su capacidad de resistencia".

El informe sobre el estado ambiental recoge que el Instituto Español de Oceanografía (IEO) reconocía en 2021 que el ecosistema lagunar había “perdido su capacidad de autorregulación”, por lo que cualquier impacto como la entrada excesiva de nutrientes genera graves consecuencias en el mismo.

Sin embargo, en el mismo documento, el IEO transmitía que todavía cabe la posibilidad de recuperar buena parte del Mar Menor, siempre que se adopten las soluciones realmente necesarias y eficaces con urgencia.

De momento, aunque se han producido algunos movimientos "esperanzadores", según Ecologistas en Acción, la realidad es que queda "casi todo por hacer" en cuanto a reducir la contaminación en origen y en medidas que eviten que ésta avance hacia el Mar Menor.

Así, ha advertido de que la amenaza de nueva sopa verde y mortandad de animales por anoxias durante este año es reconocida por todas las administraciones y los expertos científicos, al tiempo que advierte sobre las consecuencias económicas y sociales de la degradación, que ya empiezan a cuantificarse en "pérdidas millonarias", tanto en el sector inmobiliario, como en el turístico y pesquero.

Bahía de Portmán, en La Unión. Foto: AYUNTAMIENTO

En el caso de la bahía de Portmán y la Sierra Minera, Ecologistas en Acción ha indicado que suponen el reflejo de un fracaso institucional y social "absoluto".

Tras décadas de permitir una contaminación del medio ambiente por una actividad minera destructiva, la Sierra Minera es hoy una “tierra quemada”, donde una empresa privada obtuvo beneficio por la explotación de los recursos naturales.

Estos réditos, según Ecologistas en Acción, fueron obtenidos con la destrucción del paisaje y generando toneladas de residuos tóxicos que se acumulan en balsas sin el adecuado aislamiento, inertización y sellado, y que colmataron una bahía casi al completo, dejando a las poblaciones locales un futuro "muy negro: sin paisaje y con una enorme deuda en forma de residuos tóxicos".

En el informe de esta organización se refleja que, tras la finalización de la actividad minera en los años 90 del siglo pasado, la administración permitió que la empresa se fuera prácticamente sin asumir ningún coste, y los actuales propietarios tampoco han sido obligados a evitar la expansión de la contaminación de los acúmulos de residuos.

Desde entonces, han pasado más de dos décadas en las que se ha demandado constantemente una solución, un futuro para las poblaciones afectadas, que a pesar de algunos avances, hoy sigue sin producirse.

Ecologistas en Acción ha apuntado que el Gobierno Regional sigue sin aprobar y ejecutar su Plan de Recuperación Ambiental de Suelos Afectados por la Minería (Prasam) y la ejecución del proyecto de recuperación parcial de la Bahía de Portmán, nacido con el mayor consenso social e institucional en 2011, sigue paralizado por el "enésimo problema" de licitación y su reinicio está a la espera de un nuevo proyecto que corrija algunos problemas técnicos.

La realidad es que, a pesar de algunos avances absolutamente insuficientes, seguimos teniendo toneladas de residuos tóxicos, cuyo contenido de metales pesados afecta no solo al medio ambiente (Mar Menor, ramblas y suelos de la Sierra Minera y zonas anexas, bahía de Portmán y costa mediterránea).

Además, Ecologistas en Acción ha alertado sobre los efectos sobre la salud de las poblaciones locales, que tienen "niveles inaceptables" de metales pesados debido a esta exposición, y contemplan con desesperación cómo las administraciones públicas "minimizan el problema" y se "eterniza" la espera en la aplicación de las soluciones prometidas, que "parecen no llegar nunca".

Estos dos casos, ha concluido el informe, siguen siendo los casos "más graves" de mala gestión y contaminación del entorno litoral, pero ha resaltado que en el resto de la costa de la Región de Murcia existen "muchos otros impactos y situaciones indeseables, que también merecen ser denunciadas y exigir soluciones eficaces".

En España, de las 48 banderas negras del informe de 2022, 14 se han concedido por “vertidos, deficiencias en los sistemas de saneamiento y graves problemas de depuración” y otras 10 corresponden a “la urbanización de la costa que invade el dominio público marítimo-terrestre”, las dos causas más abundantes de este año.

Por su parte, las “afecciones a la biodiversidad” (5 banderas negras), los “dragados y ampliaciones” (4), “el desarrollo de zonas industriales costeras” (4), la erosión del litoral (3), la acumulación de basuras marinas (3) y otras como la “acuicultura” y la “contaminación química” (4), son las otras causas que han justificado la concesión de banderas negras este año. 

next