La Región es una ‘privilegiada’: no le faltan trabajadores en el campo

20/04/2020 - 

MURCIA. El sector agrario, nombrado sector esencial (como si se le hubiese olvidado a la población que lo era) también pasa por sus obstáculos debido a la crisis sanitaria que azota todo el mundo. En España, los agricultores están sufriendo en algunos casos la falta de personal, y por ello están actuando para hacer que las consecuencias sean las mínimas posibles. Otros, tienen una perspectiva más positiva y Murcia es una de las regiones que al parecer menos va a sufrir este daño.

El testimonio de distintos agricultores murcianos, independientemente de su situación individual, denota preocupación e incertidumbre. Nadie sabe con certeza qué va a pasar en las próximas semana, y eso inquieta a todo el mundo. Algunos de los trabajadores se niegan a ir al campo a trabajar, por miedo al contagio. El resto, cogen el miedo y se lo echan en el bolsillo, ya que no les queda otra alternativa.

El trabajo agrícola se ha ralentizado: se han tomado ciertas medidas de protección y seguridad que exigen mantener una distancia mínima, además de desinfectarse. También los desplazamientos a los cultivos han incrementado los costes al no poder transportarse varias personas en un mismo vehículo. Todo esto genera que, hasta que no haya un hábito establecido y suficientes recursos, la ‘cosa’ vaya más despacio. Una agricultora de la Región, con cultivos de cítricos afirmaba que “hemos estado recolectando de una forma más lenta, con menos personal. Nos falta mano de obra”.

Esto no quiere decir que los agricultores paren. Deben satisfacer las necesidades de la población y no pueden permitirse dejar a sus clientes sin su mercancía. Aun así, se ha apreciado un descenso de la demanda de cara a fuera del país. Según afirmaba esta agricultora respecto a la exportación de productos por parte de otros países. “La demanda exterior ha caído alrededor de un 20% y los envíos a China se han ralentizado mucho”, lamentaba.

Como ya es conocido, a los trabajadores temporeros a los que se les caducan sus permisos de trabajo y residencia entre el 14 de mayo y el 30 de junio van a tener preferencia de incorporarse al trabajo, además de desempleados y extranjeros entre 18 y 21 años en situación regular. Esto no supone que se regularice la situación de ciertos inmigrantes ni que vayan a promover la movilidad de personas en el extranjero, sino que se está procurando dar trabajo a los afectados que se encuentran en España.

La asociación Proexport, organización de productores y exportadores de frutas y hortalizas, puso un plan de protección, prevención y control del coronavirus en todos los ámbitos que envuelven al trabajo en el campo: en este se ofrecen soluciones para campos, almacenes o fincas que necesitan una respuesta inmediata para poder seguir adelante con el sector de la forma más efectiva posible.

El director general de esta patronal, Fernando Gómez, comentaba con aire positivista que este problema no es especialmente grave en la Región. “En Murcia, al tener trabajo agrario durante prácticamente todo el año por la concatenación de distintas campañas, tenemos mucha estabilidad. No es como la situación de Andalucía, Huelva o Lérida que contratan a personas de otras zonas. En la Región tenemos una de las cifras más altas de trabajadores fijos discontinuos de toda España, lo cual significa que puede haber problemas de empleo puntuales pero la mayoría de empresas tienen su plantilla estable”.

Además, este directivo puntuaba que, por ejemplo, el consulado de Ecuador en Murcia había contactado con Proexport para ofrecer colaboración laboral. De este modo los miembros de este colectivo que estén afectados por ERTE en hostelería, entre otros sectores, puedan reengancharse al trabajo del campo. “Muchos de ellos ya han trabajado con nosotros previamente”, comentaba.

La labor de las ETT

Varias empresas que coordinan trabajadores temporales están actuando para que el campo tenga trabajadores disponibles y para que los afectados por ERTE o desempleados puedan tener una oportunidad de trabajo. Se ha determinado que aquellos que se encuentran en el paro, van a poder seguir disfrutando de este a la vez que van a trabajar, siendo esto un intento de que haya gente que quiera ir al campo.

Gómez afirmaba que cuando se presenta la situación en la que un agricultor particular no encuentra trabajadores, se apoyaba en las ETT para encontrarlos, con la única necesidad de facilitarle el transporte.

La tranquilidad es la prioridad

Gómez defiende que el esfuerzo que las empresas y cooperativas están realizando por controlar y prevenir el virus está dando mucha seguridad a los trabajadores, lo que considera esencial: “Si un trabajador ve que se envuelve en un ambiente seguro, querrá realizar su trabajo. Es necesario que generemos esta confianza”. Comentaba que, además, “este problema no se alargará mucho”, debido a que la actividad agrícola a partir del mes de mayo desciende bastante, además de la necesidad de esta gran cantidad de trabajadores.

Además, las asociaciones agrarias están en contacto con la delegación del Gobierno, otras comunidades autónomas y con el Gobierno Regional para poder realizar propuestas y participar en la negociación de las ayudas que se están barajando en el último mes.

Lo que se quiere dejar claro por parte de estos organismos es que el campo es un lugar seguro para trabajar y que las empresas agrícolas están haciendo lo que está en su mano para que así sea. “No estamos tan mal. Tener un trabajo es todo un privilegio, en estos días, para muchas personas”, puntualiza Gómez.

Noticias relacionadas

El cabecicubo de series, docus y tv

Un clásico del cine clandestino durante el franquismo: 'El campo es para el hombre'

Por  - 

Natural de Cuenca, Helena Lumbreras estudió en Valencia y en Madrid antes de formarse como directora en el Centro Experimental de Cinematografía de Roma, donde conoció a Pasolini y adquirió conciencia política. Al volver a España, fundó el Colectivo Cine de Clase con el que rodó películas "automarginadas". Concretamente, en 'El campo es para el hombre' habló de un capitalismo fuerte como para destruir la economía campesina, pero débil para absorber su mano de obra, lo que se traducía en una gran emigración. No muy distinto a la actualidad.

next