Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La paradoja de las autoescuelas en la Región: más clientes... menos beneficios e incertidumbre

13/10/2020 - 

MURCIA. Los cambios de hábitos de la sociedad ante la pandemia del coronavirus, que parece que ha llegado para quedarse por un tiempo bastante mayor al que se esperaba, ha provocado que muchas personas, principalmente jóvenes, se hayan lanzado a sacarse el carné de conducir para tener  mayor independencia y como una alternativa al transporte público. Ahora tener la licencia para conducir se ha convertido en una prioridad. Para lograrlo hay, en la gran mayoría de los casos, un paso que dar... acudir a una autoescuela.

Y desde el sector en la Región de Murcia, al igual que sucede en el resto del país, han notado ese incremento de demanda, pero hay un pero para las 300 autoescuelas con que cuenta la comunidad. Y es que este aumento de clientes no ha permitido que estos negocios despeguen tras verse lastrados por los tres meses de parón por el estado de alarma, con 'ingresos cero'. Además la reducción en los exámenes que hace Tráfico no les permite dar abasto a toda la demanda de alumnos.¡, al menos como desearían.

Pero hay más razones para que el sector sufra la paradoja de tener más clientes pero no remonte. "El aumento de los costes que nos suponen las extremas medidas sanitarias que estamos aplicando, como el uso de guantes y geles hidroalcohólicos, algo que cuidamos especialmente, no se recupera por los bajos precios que estamos ofreciendo". Así lo explica a Murcia Plaza, el presidente de la Asociación Regional de Autoescuelas (Aramur), Enrique Lorca Sánchez, quien conoce bien cómo está el sector en España, ya que también es el presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE).

Y es que sacarse el carné de conducir es cada vez más barato, tras la bajada progresiva de precios que se ha producido desde 2008, tras la crisis económica. Si obtener la licencia antes de esa época superaba de media ampliamente los mil euros, y se incrementaba bastante dependiendo del número de clases que se dieran, "ahora la media está en unos 700 euros", explica Lorca.

Además, en toda España, casi 80 autoescuelas han cerrado desde que se inició la pandemia, "tres o cuatro de ellas en la Región". Y las demás han subsistido "gracias a los Erte y con mucho esfuerzo, pues somos empresas familiares y estamos en un sector al límite y con escaso margen de  rentabilidad", remarca.

Las dificultades y sobrecostes son tales que "nos es difícil contratar a más gente, como necesitamos" porque los precios han bajado mucho, lamentan

Las dificultades y sobrecostes son tales que "nos es difícil contratar a más gente, como necesitamos" porque los precios han bajado mucho, y no se pueden subir en el corto plazo, algo provocado, entre otros factores, por la gran competencia que existe en el sector.

Javier Sánchez Nieto, propietario de las autoescuelas Príncipe de Asturias, de las que hay dos en Cartagena, una en La Unión y otra en Mazarrón, es otro de los profesionales que conoce bien la problemática del sector. Reconoce que "ha aumentado el número de alumnos, aunque él no ha tenido que bajar más los precios porque no lo ha necesitado", precisamente por la gran demanda que existe y el número acumulado de exámenes sin hacer que hubo entre marzo y junio por el estado de alarma. 

Pero el problema no es la bajada actual de tarifas, a la que se han sumado algunos negocios, sino un problema endémico, que los profesionales de las autoescuelas esperan que solucione cuanto antes, para ello piden a las administraciones que no se lo pongan más difícil y lancen ayudas para un sector que aguantó el estado de alarma con sus profesionales cruzando los dedos y que ha sabido adaptarse a los cambios sin dejar la incertidumbre por el que pasará después.



Noticias relacionadas

next