Hoy es 12 de julio

BALANCE

La lucha de 'Stop cebaderos': 8 años contra las macrogranjas junto a viviendas

                                                                                                                                                                                EFE/ Marcial Guillén

2/02/2022 - 

MURCIA (Efe). La plataforma vecinal 'Stop cebaderos junto a viviendas', creada en Lorca en 2014 para luchar contra la expansión de granjas intensivas de porcino cerca de casas, ha asistido con "indignación e impotencia" al asalto, esta semana, de ganaderos exaltados al pleno municipal para impedir que se apruebe la nueva regulación urbanística de esas explotaciones.

Lo cuenta a Efe José García, portavoz y fundador de esa plataforma, a la que desde hace ocho años se han acogido centenares de familias de Lorca cuyas casas en el campo, muchas de primera residencia, se han visto cercadas por cebaderos de cerdos con miles de cabezas de ganado generando una situación insostenible para ellos.

García lo cuenta en primera persona porque su casa en la pedanía de Tercia, en la que vive junto a su mujer Ana Belén Bravo, a solo unos kilómetros del casco urbano se encuentra en esa situación desde hace seis años.

La construyó a principios de la década de los 2000 en la finca en la que vive su familia desde hace tres generaciones y junto a ella había una pequeña explotación ganadera con 200 cabezas de cerdos, pero seis años después, ante la demanda china de porcino español, fue ampliada a 1.500 cabezas.

"En nada tiene que ver la granja tradicional que había, con volúmenes y formas de trabajo completamente distintas a la producción industrial" de la nueva macrogranja, que ha situado "dos balsas enormes de purines" de cerdo a solo unos metros de su casa.

Según García, la inhalación de los gases de esas balsas le provoca a su familia problemas respiratorios, visuales y dolores de cabeza. "El olor es insoportable y se impregna en la ropa", y en verano, con el aumento de las temperaturas, "las moscas literalmente nos comen, es asqueroso".

Los cebaderos están situados a 40 metros de su casa y a 30 de la de su suegra, Melchora Martínez, dos viviendas que se han depreciado desde se construyó la granja grande porque "los terrenos junto a los cebaderos nadie los quiere alquilar ni comprar. Están devaluados al cien por cien, nadie los querría ni regalados".

Aunque mucha gente en su situación quiere vender y marcharse, ese no es su caso, porque su hogar se levanta sobre unos terrenos "en los que está el sudor de tres generaciones" y por eso ha hecho suya una cruzada contra la proliferación de las macrogranjas a la que desde 2014 se han adherido centenares de vecinos de todas las pedanías en su misma situación.

Añade que el cebadero junto a su casa fue construido “sin cumplir los requisitos por prevaricación de políticos del ayuntamiento de Lorca” al que acusa de haber cedido durante años “a la presión de empresas y del sector ganadero”, que ha considerado el lobby más potente del municipio.

José García se encontraba el lunes en el salón de plenos del Centro de Desarrollo Local de Lorca donde se iba a celebrar el pleno de debate de la nueva normativa urbanística para prohibir la construcción de nuevas granjas o la ampliación de las actuales a menos de 1.500 metros de núcleos habitados de pedanías, colegios o centros de salud.

Vivió el violento asalto de los ganaderos al edificio, que ha considerado inducido por el PP y Vox, a los que ha acusado de "planificar" la manifestación contra la nueva normativa con las asociaciones del sector durante todo el fin de semana previo al pleno.

“Habían anunciado que iban a reventar el pleno y cumplieron lo planeado en su hoja de ruta”, ha dicho el presidente de la plataforma vecinal, que ha considerado que el objetivo era impedir la aprobación de la nueva normativa, que habría salido adelante con los votos de PSOE, Cs e IU, ya que PP y Vox habían anunciado su voto en contra.

Al ayuntamiento le ha pedido "que sea contundente" y que llegue al final en su actuación judicial contra los que asaltaron el pleno y contra los que instigaron el ataque "pidiendo responsabilidad penal" para ellos.

Su plataforma y otras que con los mismos fines se han creado en la ciudad en los últimos años seguirán trabajando para conseguir que sea compatible el uso residencial y ganadero del suelo y que la porcinocultura en Lorca "esté sometida a la ley".  

next