La falta de profesionales pone en jaque la sostenibilidad de los sectores naval e industrial en Cartagena

18/01/2021 - 

CARTAGENA. Empresas motoras de los sectores naval y químico, como Navantia, Repsol o Sabic, aquéllas que están ubicadas en el Valle de Escombreras y también la gran mayoría de las auxiliares -talleres que prestan servicio- andan a la búsqueda de soldadores homologados con distintas especialidades de soldadura, tuberos, caldereros, mecánicos en motores, ajustadores y técnicos en máquinas herramientas. La demanda choca de frontalmente con la oferta, porque tal, y como reconocen las empresas, no encuentran trabajadores especializados para cubrir las necesidades a las que se enfrentan en estos momentos.

"Esta situación se produce fruto de las bajas del personal especializado, por jubilación principalmente. No hay nuevas generaciones que sustituyan a los expertos en estos campos. Los que aprenden el oficio son los que están junto a un maestro, pero no porque lleguen procedentes de las escuelas de formación", explica de forma muy descriptiva Tomás Martínez Pagán, vicepresidente de Fremm -Federación Regional de Empresarios del Metal de Murcia- y director corporativo de Mecánicas Bolea, empresa dedicada al sector petroquímico, industrial, naval y aeronáutico, entre otros.

Martínez Pagán hace una previsión, que tiene visos de convertirse en realidad si no encuentran el camino para focalizar y solucionar el problema. "De aquí a cinco años no habrá profesionales para atender la demanda de un mercado que va creciendo año a año, como es el sector naval y de mantenimiento industrial, con todas las empresas que existen en el polo industrial de Cartagena". Si en estos momentos hubiera al menos medio centenar de profesionales formados en cada una de las especialidades "seguro que encontrarían trabajo sin problema", añade Martínez Pagán.

Llaman la atención de la falta de formación profesional y de escuelas que preparen alumnos. "Igual que tenemos escuelas de ingeniería, de las que cada año salen grandes promociones de alumnos, cuando hablamos de mano de obra directa, como son todos estos oficios, no salen promociones nuevas", apostilla el dirigente de Fremm.

Cualquier trabajador formado en las especialidades antes mencionadas tendría trabajo a día de hoy "en las numerosas empresas de Cartagena que se dedican al sector. No solo a nivel local, sino regional y nacional. Todas estas profesiones son requeridas en todos los sectores", apostilla Martínez Pagán.

Una oferta basada en la formación

Esta pasada semana el grupo de trabajo de Formación para las industrias auxiliares de Navantia promovido por Coec, mantenía una reunión telemática -la tercera en las últimas semanas-, en la que participaban empresarios de firmas auxiliares, implicados en este sector.

En este nuevo encuentro se trabaja, a corto plazo, en la elaboración de un listado de necesidades que cubrir, para crear una formación específica en cada uno de los trabajos más demandados. Dicho grupo trata de coordinar los planes de formación que necesitan con los que ofrecen desde la CARM. En el caso de que alguno no se adecúe a la especificidad exigida, modificar el catálogo de formación para adaptarlo.

No obstante, también echan la vista al medio y largo plazo, de ahí que desde la Fremm se estudie la necesidad de crear un centro estable de formación en la ciudad portuaria. "Hay una gran voluntad de sacar esto adelante desde las empresas motoras y de las auxiliares, y una necesidad obligada a que esto evoluciones y se consolide", argumenta Martínez Pagán, quien ve en este nuevo proyecto una vía que cumpla, en parte, con las necesidades del sector.

Noticias relacionadas

next