Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ENTREVISTA AL PORTAVOZ DEL PP EN LA ASAMBLEA regional

Joaquín Segado: "Conesa debe pasar de las palabras a los hechos: el objetivo es un acuerdo, no dialogar"

Opina que el Gobierno nacional "pone por delante, en muchas ocasiones, el interés propagandístico a la salud de los españoles"

3/05/2020 - 

MURCIA. Como miles de españoles, Joaquín Segado deseaba que llegara el sábado por una poderosa razón: para hacer ejercicio físico. El deporte es una de sus grandes pasiones, casi tanto como el mar: allí llevó a sus hijos el primer día que pudieron salir de casa. Segado, cartagenero de 42 años, vive el confinamiento a caballo entre su trabajo y su familia en un hogar con cuatro niños. Hace más de un año que dejó la Autoridad Portuaria para ocupar la Portavocía del PP en la Asamblea Regional. El cambio fue "un reto" para un político que se considera "todavía joven", pero no inexperto en política, pues ejerció como concejal en Cartagena durante once años. 

La voz del PP en el Parlamento regional, que confiesa que "está descubriendo el mundo legislativo", afronta ahora el gran desafío de la clase política: alcanzar un acuerdo unánime para la reactivación de la Región de Murcia. Con Diego Conesa, el líder de la oposición, las ha tenido 'tiesas' en el Hemiciclo. Los dos portavoces protagonizan un intercambio de reproches a cuenta de las negociaciones. Sin embargo, Segado confía en que finalmente ambos se estrechen la mano... si el socialista "pasa de las palabras a los hechos", advierte en una entrevista con Murcia Plaza, realizada por videoconferencia.

-¿Echa de menos la Autoridad Portuaria? 

-Fue una etapa muy bonita. En la Autoridad hay que tomar muchas decisiones. No es un sitio tranquilo, aunque tiene una gran ventaja: hay recursos económicos. Puedes desarrollar las cosas que planificas: tomas decisiones cuyos resultados ves al día siguiente. Y esto en política, y en la vida en general, es muy importante. Siempre lo echaré de menos, porque fue un año muy gratificante. Desarrollé un trabajo en mi ciudad, en Cartagena, y en un ambiente marítimo, que a mí me gusta mucho. Soy de los que necesita el mar para vivir. Lo primero que hice el pasado domingo con los niños fue salir a ver el mar.

-Parece que vamos superando la crisis sanitaria; ahora es el momento de la reactivación económica. ¿Qué papel desempeñará la Asamblea Regional? ¿Cómo puede ayudar a los murcianos?

-Tenemos una labor muy importante. Por un lado, somos el impulso de las iniciativas del Gobierno. Tenemos que convertirnos en el reflejo de las peticiones de la sociedad a los políticos para trasladárselas al Ejecutivo. Es verdad que el Gobierno está pegado a la calle y mantiene muchos contactos con la sociedad civil. Pero siempre es bueno que la Asamblea impulse la acción del Gobierno. Por otro, controlamos la acción del Gobierno. Si falta alguna iniciativa, si se echa de menos alguna decisión, la Asamblea puede controlar la acción del Ejecutivo. Nos toca jugar ese papel, que es fundamental. El poder ejecutivo tiene el peso de la recuperación, pero la Asamblea tiene que prestar apoyo al Gobierno.

-¿Cuál es el siguiente proyecto que tiene en mente el PP?

-El próximo miércoles presentamos una moción reclamando al Estado que dote a las comunidades autónomas de un fondo no reembolsable para posibilitar la recuperación económica. Es lo mismo que pide Pedro Sánchez a la Unión Europea; nosotros lo pedimos desde la Comunidad al Gobierno de la Nación.

-¿Fue un error paralizar la Asamblea Regional durante un mes?

-Sí. De hecho, el PP fue el único grupo que se opuso al cierre. Apostábamos por mantener la actividad prevista. Así lo defendimos y lo votamos, pero no tuvimos los apoyos suficientes del resto de grupos presentes en la Junta de Portavoces. Triunfó la postura del PSOE, que propuso cerrar la Asamblea.

"Nos diferenciamos más de Vox que de Ciudadanos"

-¿Ve posible alcanzar un gran acuerdo con la oposición?

-Sí, lo veo posible, pero hay que pasar de las palabras a los hechos. Diego Conesa está continuamente hablando de mano tendida y de diálogo. Pero se lo dije el otro día: ese no es el objetivo, sentarnos a dialogar no es el objetivo final, sino llegar a un acuerdo. El PSOE nos presentó cuatro documentos distintos en una semana. Primero nos llegó un documento con diez puntos para apoyar el Presupuesto. Lo aceptamos. El presidente dijo que asumíamos ese papel. Pero surgieron dos nuevos puntos: se hablaba de una subida de impuestos, algo que no vamos a apoyar. Posteriormente nos enviaron un documento con 100 puntos y días después recibimos un documento con 106 puntos. No podemos negociar sobre cuatro borradores distintos en una semana. Estamos dispuestos a sentarnos, pero Diego Conesa no tiene una voluntad real de llegar a un acuerdo cuando no transforma sus palabras en hechos. Esto es así. Y si sumamos la campaña en redes sociales desde ámbitos socialistas, difundiendo bulos y mentiras, sobre los recortes en sanidad, se demuestra que hay poca voluntad de pacto.

-Diego Conesa sostiene que nunca planteó subir impuestos, sino congelar la bajada del IRPF a las rentas más altas. ¿Quién dice la verdad?

-Nosotros. Además es fácilmente demostrable. Es verdad que en el documento de 106 puntos hablan de congelar las bajadas de impuestos previstas para 2021 y 2022. Pero ellos, en su documento de 100 puntos, hablaban casi textualmente de situar la fiscalidad del IRPF al nivel del año 2017. Es decir: si en el 2017 se bajaron los impuestos y si en 2018 y en 2019 se bajó el tramo autonómico del IRPF, volver al 2017 significar subir impuestos. Así está escrito.

-Los plenos son muy agrios... Quién diría que buscan un acuerdo.

-El discurso del presidente que abrió el debate tuvo un tono absolutamente conciliador. Pasó por encima, y con elegancia, de las decisiones cuestionables del Gobierno de la Nación. El debate se agrió con la primera intervención de Conesa, por su tono belicista, como un lobo con piel de cordero. Él estuvo la mitad del tiempo agresivo y duro; se lo dije cuando tomé la palabra. Mi discurso iba a ser en otro tono, pero me obligó a poner de manifiesto las cosas que ha hecho mal el Gobierno de España, que además son muchas.

-¿Cree que al final se darán la mano? La sociedad civil se lo está reclamando.

-Confío en que sí. Tenemos que ser conscientes de lo que pide la sociedad: nos piden que los políticos nos unamos para buscar soluciones a sus problemas. Hago autocrítica: creo que tenemos que dejar de ponernos verdes unos a otros; debemos dejar nuestras diferencias y trabajar juntos de verdad. Si todos somos capaces de poner por delante los intereses de la Región a los intereses de cada partido y de cada persona, sin duda debe haber un acuerdo. Si el PSOE no es capaz de apoyar al Gobierno en la situación que estamos viviendo, ¿cuándo va a ser posible el acuerdo? Si no es ahora, entonces entiendo que no será nunca.

"Pedí ayuda a Conesa para sentarnos todos en una mesa sobre el mar menor y me dijo 'no'; Es triste, pero es así"

-Le pregunto por el resto de grupos parlamentarios. ¿Cómo es el trato con Ciudadanos?

-Tenemos muy buena relación, hablo a menudo con ellos. Acabo de mantener contacto con Juanjo Molina, que es mi interlocutor. Eso no quiere decir que siempre estemos de acuerdo. Evidentemente hay cosas que opinamos diferente, porque somos partidos distintos. Aun así, la relación es buena y de colaboración. De hecho, la semana que viene, el jueves, llevamos una iniciativa conjunta con Ciudadanos para la Comisión de Industria. Y con los consejeros de Ciudadanos también tenemos un contacto permanente, estamos en plena coordinación.

-¿El PP confía plenamente en Ciudadanos o en algún momento ha tenido dudas?

-No, hay absoluta confianza. Tenemos buena relación, tanto personal como profesional.

-¿Generó desconfianza el cambio de posición de Ciudadanos en torno al decreto-ley de Protección Integral del Mar Menor? [PP y Ciudadanos elaboraron la norma, pero la formación liberal pidió tramitarla como proyecto de ley, en alianza con el PSOE y contra el criterio de los populares]

-Entendíamos que había que aprobar el decreto-ley después de mucho trabajo durante meses. Ciudadanos entendía que había que hacerlo de otra forma. No es reprochable. Cada uno tiene su punto de vista. En el Mar Menor es complicado que nos pongamos todos de acuerdo. También es lo suficientemente complejo para que nos preguntemos si estamos haciendo lo suficiente o lo correcto. Nuestra última propuesta, que pedimos la pasada semana y en un tono conciliador, planteaba sentar en una misma mesa al Gobierno nacional, al Ejecutivo regional y a los ayuntamientos del Mar Menor. Pedí ayuda a Conesa para sentarnos y me dijo 'no'. Es triste, pero es así. El Mar Menor está mal y necesitamos medidas inminentes de todas las administraciones. Se equivoca si alguien piensa que el Mar Menor lo van a salvar por sí solos los ayuntamientos, el Gobierno regional o el nacional.

-¿Cómo se diferencia el PP con Vox? Da la sensación de que el PP rebate poco a Vox...

-Nos diferenciamos en muchas cosas, eh. De hecho, en muchas ocasiones PP y Ciudadanos votaron por un lado y Vox votó con el PSOE. Con Vox tenemos buena relación, aunque los programas son distintos, con diferencias importantes. Las urnas nos obligan a buscar alianzas y a desarrollar políticas en las que se puedan sentir cómodos tanto Ciudadanos como Vox. Esos equilibrios hay que mantenerlos, y no es sencillo.

-¿De quién se diferencian más: de Vox o de Ciudadanos?

-De Vox. Con Ciudadanos tenemos más puntos en común; de hecho, somos socios de Gobierno. Y Vox es sólo un apoyo puntual.

"El Presupuesto no habla de subida salarial del presidente, sino de equiparación"

-Pedro Sánchez cargó contra el Gobierno regional en la sesión de control. Afirmó que el presidente murciano se había subido el sueldo.

-Más que eso, lo verdaderamente grave de Pedro Sánchez fue que dijo que se había recortado el presupuesto de sanidad de la Comunidad. Eso es mentira. Que nada menos que el presidente del Gobierno, y nada menos que desde la tribuna del Congreso, se dedique a difundir bulos y mentiras es una vergüenza. Sobre el sueldo: el Presupuesto en ningún caso habla de subida de sueldo, sino de la equiparación de los salarios del Consejo de Gobierno. Hay consejeros que ganan más que el presidente, y la norma pretendía equiparar eso. Ninguno de los que ha criticado este asunto ha presentado una enmienda, ni una sola alegación ni ha dicho absolutamente nada hasta que se aprobó el Presupuesto. El borrador se empezó a diseñar en octubre, entró en enero en la Asamblea y qué casualidad que hasta ahora no se había dicho nada. Sospecho que no se pretende si el presidente cobra más o no, sino criticarlo en el marco de una gestión del coronavirus públicamente reconocida como la mejor de España. Así lo reconocen los enfermeros españoles.

-Sobre el presupuesto de Salud, hay dos posturas opuestas: el Gobierno mantiene que la inversión sanitaria ha crecido, pero PSOE y Podemos muestran capturas de la memoria de sanidad en las que se reflejan que hay reducción de gastos en determinadas partidas sanitarias. ¿Hay recortes?

-No, no los hay. Los presupuestos de sanidad son más altos que en 2019 y han aumentado un 15% en los últimos cinco años. Cada año se invierte más en Salud. Los presupuestos de sanidad nacen con un déficit de partida: cada año, la sanidad gasta más de lo que tiene presupuestado. Ellos utilizan el gasto del año pasado para decir que se recorta con respecto a la previsión de este ejercicio. Pero ellos saben que se va a gastar más de lo que recoge el Presupuesto. Y con la situación que vivimos todavía se está gastando más. Hay que hacer una reflexión: ¿Cómo critica Pedro Sánchez, reconocido por los medios internacionales como el presidente que peor ha gestionado la crisis, la gestión de la comunidad que mejor ha hecho las cosas? Aquí no ha faltado material, no se han cerrado hospitales ni centros de salud. Se falta a la verdad con los asuntos de sanidad con una alegría peligrosa. La gestión del coronavirus ha demostrado que el sistema sanitario ha sido más fuerte que en ningún otro de los que hay en España.

-Por puntualizar, ¿no han recortado 46 millones en materiales ni 27 millones en gasto farmacéutico para recetas, como así denuncia Podemos?

-A través de la receta electrónica se pretende contener el gasto farmacéutico. Eso no lo puede reprochar Podemos. Pero contener el gasto farmacéutico no significa que aquí falten medicamentos. No: se pretende que no haya acumulación de medicamentos en las casas como antes. A través de la receta electrónica, si alguien ha consumido más medicinas de las que debía, se le dice al paciente que debe esperar para volver a gastar. Eso ha hecho que se gaste menos. Contener el gasto no significa recortar, significa gestionar mejor, que es lo que ha hecho la Región de Murcia.

-¿Le convence el plan de desescalada?

-Es caótico. Uno escucha al presidente, después de hablar mucho, y acaba con más dudas que certezas. Eso significa que hay mucha improvisación, mucho caos. Es un plan de espaldas a la sociedad: no se pueden hacer planes para la hostelería sin hablar con los hosteleros, ni planes para el comercio sin tratar con los comerciantes, o para las peluquerías sin atender a los peluqueros; o sin escuchar a las comunidades ni a los ayuntamientos. El presidente socialista de Aragón ha dicho que cambiaría muchas cosas de ese plan. Se está gestionando de una forma errónea un asunto cuyas equivocaciones pueden tener consecuencias trágicas e irreparables. Eso es lo grave. Hay decisiones que pueden costar vidas. El Gobierno nacional pone muchas veces el interés político y el propagandístico por delante de la salud de los españoles.

-¿Habla a menudo con López Miras?

-Hablo con el presidente prácticamente todos los días. Y algunos días hablamos muchas veces. Tengo muy buena relación, personal y de trabajo. Puedo decir con tranquilidad que es mi amigo.

-Escuchándoles en el último pleno, da la sensación de que se reparten los roles: él hizo de 'poli bueno', sin hacer sangre con las críticas al Gobierno central, y usted, de 'poli malo'. ¿Se reparten los papeles?

-No lo hacemos así. No estaba previsto así. Cuento un secreto: yo podía tener la intervención del presidente y no la quise saber. Porque no quiero que me condicione lo que voy a decir. Hablamos mucho, nos conocemos bien, pero no nos repartimos papeles, como dijo algún portavoz de la oposición. No lo hacemos así, de verdad.

-Si llegado el momento López Miras no optara a una tercera reelección, ¿el PP se ha planteado el relevo?

-No, no toca. López Miras es el mejor presidente que podemos tener y confío en que sea por mucho tiempo.

"El servicio de 24 horas de Hemodinámica se pondrá en marcha a finales de verano en cartagena"

-Usted también preside el PP de Cartagena. ¿Cómo ve el tripartito que gobierna su ciudad?

-Participé activamente en la búsqueda de ese acuerdo. Me siento orgulloso de haber posibilitado un pacto entre los principales partidos de este país. Aunque el PSOE que habla ahora de mano tenida es el mismo que expulsó a Ana Belén Castejón por pactar con el PP y Ciudadanos; la sometieron a un escarnio público por no permitir que accediera a la Alcaldía una persona que no merecía el honor de ser alcalde de nuevo. Mi valoración es buena. Han sido capaces de buscar los puntos comunes. Es el primer ayuntamiento de la zona que ha aprobado un Presupuesto en plena crisis, con partidas específicas. Se están haciendo cosas muy bien hechas.

-¿Y por qué sigue parada la ZAL de Cartagena?

-La Autoridad ha puesto 2,6 millones de euros encima de la mesa para iniciar la primera parte de la ZAL, el Gobierno regional declaró la zona como Proyecto de Interés Regional y el ayuntamiento dio los pasos necesarios. Pero el propietario del suelo, que es el Ministerio, tiene que hacer lo preciso para poner en marcha la ZAL de Cartagena. Es una mesa en la que falta una pata: el Gobierno nacional.

-¿Le sienta mal al PP que el PSOE quiera apuntarse el tanto de la llegada del AVE a Cartagena con lo que ellos denominan el Plan Marshall europeo?

-Me preocupa el anuncio de Conesa de que el AVE tiene que llegar a Cartagena con el Plan Marshall europeo, que dijo en una entrevista en Onda Cero. Es otro cambio de elección. Conesa es el especialista en que no venga el AVE a la Región. Recordemos sus promesas en Murcia: dijo que el AVE estaría en 2020. Y ahora vamos por el 2022. Y me temo que el Gobierno de la Nación no tiene proyecto para Cartagena. Así lo ratifican las palabras de Conesa. Pedro Saura también dijo hace unos meses que las obras se iniciarían de forma inminente. Lo cierto es que no se han iniciado las obras ni sabemos el proyecto, ni por dónde llega ni cuánto cuesta... Y ahora nos dice un Plan Marshall, que no está aprobado: es sólo una idea de Pedro Sánchez, sin nada recogido por escrito. Es una tomadura de pelo. Me preocupa que el líder del PSOE quiera reírse de los cartageneros.

-¿Cuánto, cuándo y cómo es la partida que el Gobierno regional ha aprobado para poner en marcha el servicio de 24 horas de Hemodinámica en Cartagena?

-Es un millón de euros. Se pondrá en marcha a lo largo de verano. Hacia el final del verano, creo yo. Porque para poner en marcha Hemodinámica hace falta formar a profesionales específicamente en esa materia. Los médicos y los enfermeros se estaban formando hasta que ha pasado todo esto. El consejero Villegas confirmó que estaría el servicio en verano; es un compromiso del PP que vamos a cumplir.

Noticias relacionadas

next