incertidumbre en el sector turístico

El Sheraton de Fuente Álamo niega reducciones de plantilla y alude a reemplazos de personal

10/02/2020 - 

MURCIA. La situación del Mar Menor y posteriormente la DANA han sido dos coyunturas que han provocado que el turismo en la Región se desplomara cerca de un 7% el pasado año, con excepciones como Murcia, ciudad en la que el turismo aumentó un 3%. Si estas han sido las razones, las consecuencias son el cierre anunciado esta semana del hotel Arco de San Juan en Murcia, un tres estrellas con una veintena de trabajadores, y ajustes de personal en otros establecimientos hoteleros tanto del interior como de la costa.

Fuentes sindicales habían indicado a este periódico que uno de los hoteles afectados por estos 'ajustes' era el Sheraton Hacienda del Álamo. Sin embargo, portavoces oficiales de la cadena que lo gestiona -Adh Hoteles- afirman que no hay reducción de personal si no "la rotación profesional propia de los primeros años de recorrido de un nuevo proyecto hotelero". Indican también que "se han creado nuevos perfiles profesionales para prestar el servicio de acuerdo a los estándares de calidad de la marca".

Pese a los intentos de las empresas del sector y del Instituto de Turismo, la ocupación media de los hoteles de la Región en 2019 fue de un 49,9%, diez puntos menos que la media nacional. Y ello a pesar de tirar precios con una tarifa media diaria de 64 euros frente a los 91 euros de media en el conjunto de España.

La consecuencia más inmediata de estas bajas tarifas es la rentabilidad y, por tanto, el futuro estos negocios. El REVpar o, lo que es lo mismo, el ingreso por habitación disponible de los hoteles de la Región fue de 36 euros, prácticamente la mitad de los 61,2 euros de rentabilidad de una habitación hotelera en el conjunto del país.

Fuentes del sector señalan que lo ocurrido en el hotel Arco de San Juan o las reducciones de plantilla en otros establecimientos eran previsibles y, “lamentablemente”, no serán los últimos en una campaña que se aventura muy mala para el turismo en la Región ante la delicada situación del Mar Menor, en particular, y la generalizada ralentización económica en el país.

En el conjunto de España, precisamente, las aperturas de habitaciones hoteleras descendieron en el último cuatrimestre del año un 45% en comparación con el mismo periodo del año 2018.


Noticias relacionadas

next