TRIBUNA LIBRE / OPINIÓN

El enemigo invisible contra la irresponsabilidad visible

23/03/2020 - 

Quizás no había razones lógicas para pensar, allá por el mes de diciembre, que las noticias transmitidas desde una lejana ciudad de China llamada Wuhan iban a provocar, sólo tres meses después, el cataclismo mundial de índole sanitaria, económica, laboral y, en suma, de emergencia global que estamos viviendo en la actualidad.

Pero uno que ya vivió como médico en activo las pasadas epidemias de la Gripe A y del Ébola, no estaba muy conforme ni se sentía tranquilo con la actitud pasiva que estaban adoptando los responsables políticos y los responsables de Sanidad, tanto internacional como nacional.

Nuestra sociedad actual tiene innumerables ventajas en muchos aspectos pero en este tipo de emergencias epidemiológicas, aparece un peligroso y elemental inconveniente que es la rápida movilidad de la población mundial principalmente por vía aérea pero también por vía terrestre y marítima.

Por todo ello cabe preguntarse...

¿Tendrían que haber prohibido las autoridades chinas el tránsito  de personas fuera de sus fronteras?  La respuesta es obvia... SÍ.

O, en su defecto... ¿Tendrían que haber suspendido las autoridades europeas los vuelos y las llegadas por cualquier otro medio de transporte procedentes de China?

La respuesta sigue siendo obvia... SÍ.

Pero en nuestro país,  nos invaden varias preguntas para las que seguimos sin obtener una respuesta lógica y razonable por parte de nuestros dirigentes políticos y de los responsables de Sanidad:

¿Por qué, una vez que se preveía la expansión del virus fuera ya de China no se tomaron las medidas restrictivas oportunas?

¿Por qué cuando en el norte de Italia había ya una epidemia por coronavirus, los vuelos procedentes de ese país entraban libremente en nuestros principales aeropuertos (Adolfo Suárez-Barajas, Josep Tarradellas-El Prat, Manises, etc.)  y a los pasajeros, que llegaban de Lombardía (Milán)  y otras provincias como Veneto, Toscana, etc., que ya habían declarado un gran número de contagios, no se les realizaba el más mínimo control  sanitario ni toma de temperatura?

Es preciso al llegar a este punto hacer un pequeño resumen cronológico de la evolución y las declaraciones y posicionamiento de los miembros del gobierno y autoridades sanitarias al respecto:

31 enero: Ante el primer caso de infección por coronavirus, Fernando Simón (Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del ministerio de Sanidad) y con experiencia sobrada en las crisis de la Gripe A y la epidemia del Ébola, de manera incomprensible y en calidad de portavoz del gobierno en materia epidemiológica dijo: "No habrá en España más allá de unos cuantos casos diagnosticados" ¿?

13 febrero: Con tres casos diagnosticados y ante la suspensión del Mobile World Congress de Barcelona, Sánchez declara que: "La decisión no corresponde a razones de salud pública en España" y F. Simón corrobora: "No existe riesgo de infectarse. La ansiedad está un poco fuera de lo razonable".

26 febrero: Con 14 casos diagnosticados, Sánchez anuncia 'por Tuit' que: "Quien haya venido de zona de riesgo no tiene que hacer nada" ¿?

Y así sucesivamente los días 27, 28, y 29 febrero (con 27, 45, y 59 casos positivos, respectivamente) se entretiene con la revuelta de los agricultores y el diálogo con Torra.

3 marzo: Con 169 casos diagnosticados, aparece el primer fallecido. El gobierno presenta, con las prisas impuestas por la ministra Irene Montero, 'la necesaria y urgente' "Ley de Libertad sexual".

Y así, paso a paso, llegamos al día 6 de marzo con 365 casos diagnosticados, fecha en la que el presidente Sánchez 'vuelve a animar a salir a la calle el 8-M' con el lema "Sin feminismo no hay futuro".

7 marzo: Con 430 casos declarados y 10 fallecidos, el PSOE anima a "Llenar las calles" y aquí pone su granito de arena, de nuevo, F. Simón, declarando: "El brote está bajo control y, deja al criterio de cada uno asistir a la manifestación del 8-M" ¿?

8 marzo: Con 674 casos y 17 fallecidos se permite la manifestación feminista (120.000 asistentes solo en Madrid) y esto se reproduce en toda España.

Tras ésta manifestación, Irene Montero,la ministra de 'Igual dá', Begoña, la esposa de Sánchez y algunas otras participantes del gobierno, tras unos días de llevar una vida pública sin restricciones, dieron positivo para el Coronavirus. Como consecuencia de ello, en la actualidad el presidente Sánchez y el vicepresidente Iglesias, esposos de ambas "guardan cuarentena" y lo entrecomillo porque Iglesias se presentó en el Consejo de Ministros, rompiendo el periodo de aislamiento y sin ninguna protección, al menos de una mascarilla por si acaso. ¿?

El 13 de marzo, solo cinco días después de que el gobierno 'animara a llenar las calles' habíamos pasado de 430  a  3.000 casos declarados y de 10 a 100 fallecidos y a aconsejar confinamiento en casa ¿?

Ante este repunte importante de casos y muertes nos seguimos preguntando:

¿Por qué se minimizó la situación real de la epidemia por parte del gobierno de la Nación, cuando ya había decenas de contagios y se contabilizaban las primeras muertes?

¿Por qué, en esa situación, se permitieron actos  multitudinarios como la manifestación feminista del 8-M, actos de precampaña electoral en espacios cerrados tanto en Galicia como en País Vasco, sesiones de control al gobierno en las Cortes, la "Mascletá” en Valencia o el acto multitudinario convocado por VOX en Vista Alegre?

En fin, señor Sánchez y señores ministros (con especial mención al de Sanidad)  A la vista de los resultados obtenidos, en parte debido al ninguneo, inacción e irresponsabilidad de la que han hecho gala ante uno de los problemas epidémicos más graves que ha vivido España en siglos, cabe plantearse una duda razonable: ¿No podían haber reaccioinado antes y evitar la peligrosa epidemia que asola nuestro país? La respuesta es obvia, Sí.

Actualmente tenemos en torno a 20.000 casos positivos (acreditados, pues desde  hace días no se hacen los tets y, por tanto la cifra podía multiplicarse) y superamos el millar de fallecidos, convirtiéndonos actualmente en el primer Estado del mundo en cuanto número de casos nuevos por día y segundo en infectados de Europa, solo por detrás de Italia. Las previsiones para los próximos días son poco optimistas y podemos superar ampliamente tanto las cifras de infectados como de fallecidos.

Llevamos siete días confinados por el "Estado de Alarma" decretado por ustedes, situación que era necesaria para evitar la expansión brutal del virus y que,  a pesar de considerarla necesaria junto con el cierre de fronteras,  también ha llegado tarde.

La situación actual es muy grave a nivel humano, sanitario y hospitalario, su falta de previsión ha llevado a trabajar a médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, etc., etc. en unas condiciones infrahumanas, sin protección por falta de EPIS (Equipos de Protección individual) y haciendo que poco a poco el virus vaya diezmando, como en una guerra, a este personal tan imprescindible en esta grave situación sanitaria.

La prepotencia, el 'mando dividido' , el afán de protagonismo de algunos miembros del gobierno y socios junto con las extrañas prioridades de su política nos han llevado a este desastre sanitario y económico que confiemos en reaccionar, con la ayuda inestimable de todos los ciudadanos del pueblo español.

Dejen ya de engañarnos con medidas económicas ficticias y reaccionen apoyando y proporcionando el material necesario a esos 'Héroes Sanitarios' que se juegan la vida cada día como consecuencia de su ineptitud.

Las reuniones, comparecencias, consejos de ministros con miembros en cuarentena y demás chirigotas no están sirviendo, les pedimos responsabilidad, protección, aislamiento y la realización de todos los test necesarios.


José Manuel García Albarrán es médico jubilado

next