El drama del hambre llama a la puerta de algunos hosteleros y de sus trabajadores en Cartagena

26/11/2020 - 

CARTAGENA. El desgaste ha sido continuo y parece no tener fin. El último cierre de la hostelería en Cartagena ha dejado muy tocado al sector. Cerca de 100 personas -hosteleros, camareros, cocineros...- han necesitado de los Servicios Sociales para que les atendieran las necesidades de carácter básico: comida, luz, agua o alquiler de viviendas. La oficina de ayuda a la hostelería puesta en marcha por el Gobierno municipal ha llevado a cabo hasta cuatrocientas gestiones personalizadas.

"La crisis en nuestro sector comenzó antes incluso del cierre de los bares y restaurantes en marzo", explica Juan José López, presidente de Hostecar Cartagena. "Llevamos once meses con cargas y gastos y once meses sin facturar", apostilla el dirigente de los hosteleros cartageneros, quien explica que por muy bien que uno haya hecho las cosas, además de lo que haya podido tener ahorrado, cuando el dinero no entra en la cuenta corriente es imposible mantener ni el negocio ni la vida familiar. 

"Hay gente que no ha podido pagar luz, agua, comida", las necesidades básicas de cualquiera, por lo que en una de las últimas reuniones con el Ayuntamiento de Cartagena solicitaron la creación de esta oficina de ayuda a la hostelería. Los empresarios, pero también los camareros que algunos tienen una cotización muy baja y reciben menos de los ERTES, los cocineros o incluso los trabajadores esporádicos se han visto en la necesidad de ser atendidos por servicios sociales para poder llevar comida a casa.

La oficina de ayuda a la hostelería ha superado las 390 gestiones individualizadas, sumando las atendidas telefónicamente y las realizadas a través de internet. El 20 por ciento de las llamadas han supuesto la intervención de los Servicios Sociales para atender necesidades de carácter básico, según indicaba la vicealcaldesa, Noelia Arroyo.

"Las atenciones telefónicas, 220, han servido para orientar a empresarios y trabajadores sobre las ayudas municipales y regionales que se han puesto en marcha para respaldar al sector, pero también para gestionar las ayudas a las familias que, debido a los cierres, están atravesando una situación económica complicada", explicó la edil.

Arroyo recordaba que la previsión del Gobierno municipal es mantener ayudas en los recibos del agua y las basuras mientras haya limitaciones extraordinarias por orden de la autoridad sanitaria. Esta colaboración con el sector, que ya se produjo durante el confinamiento, se suma a exenciones y bonificaciones como las de la ocupación de vía pública o las licencias de apertura o cambio de titularidad para negocios pequeños y medianos.

next