Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El chiringuito Verano Azul dice adiós a Cabo de Palos tras cuatro años dando de comer a sus clientes

23/10/2020 - 

CARTAGENA. 'Su famoso arroz negro, su 'sorprendente' pulpo frito y su 'magnífico' calamar. En Chiringuito Verano Azul, sus clientes pueden pedir una casera tarta. Este lugar es conocido por sus excelentes mojitos y su buena cerveza', así de bien hablaba hace solo unos meses de ellos una web turística de las muchas que existen para valorar gastronomía y turismo al borde del mar.

Pero la realidad en estos momentos y tal y como se puede ver en la imagen que acompaña a la información es que echiringuito Verano Azul ha recogido todos los bártulos y ha dejado de funcionar tras seis años. Este establecimiento, con sus indiscutibles distintivos rojo y azul -los colores de noche y de día del mar Mediterráneo- es un auténtico nómada, pues ha ocupado diferentes ubicaciones, la mayoría en Cabo de Palos. Ahora, ha tenido que echar la llave a la puerta después de que el sinfin de problemas con algunos vecinos -hasta 18 denuncias ha interpuesto un vecino contra los propietarios del chiringuito-, por lo que el Ayuntamiento tomó definitivamente la decisión de decretar el cierre.

Tenían orden dictada por el Ayuntamiento de Cartagena de cierre desde 2019. Estaba levantado sobre terreno municipal sin autorización, explican desde el consistorio cartagenero. El año pasado se ordenó su desmontaje, de ahí que en este 2020 hayan permanecido con la llave echada. Creen los propietarios que tras la presión vecinal, el Ayuntamiento ha preferido no legalizarlo.

Estos días se ha podido ver movimiento allá donde se ubicaba ahora, en Calafría frente al faro de Cabo de Palos, para montar toda la infraestructura en camiones y guardarla para mejores tiempos. Dicen sentirse desanimados y probablemente algo abatidos por esta lucha que desde 2016 han mantenido para poner a flote un negocio que en su buena época gozó de una magnífica salud y un gran reconocimiento por parte de su clientela.

Estuvo abierto de forma ininterrumpida desde 2016 hasta 2019 en distintos sitios como las Amoladeras, a pie del faro de Cabo de Palos, en el kilómetro 12 de La Manga y en esta última ubicación, donde no ha podido resistir más para sobrevivir. Hasta doce empleados ha tenido el chiringuito, que, por desgracia tuvieron que ir reubicándose en otros lugares por la negra expectativa que le esperaba a Verano Azul. 

Los trabajadores del chiringuito en 2019

Se convirtió en el negocio hostelero referente en la zona, ya que andaba apartado del núcleo urbano de Cabo de Palos y además tuvo su dosis de protagonismo, cuando un programa de cocina islandés rodó un capítulo allí -The Doctor in the Kitchen- en el que se mostraron algunos platos, Marhnútar en arroz y otras golosinas, el caldero o la peculiar manera de cocinar los pescados de la zona, o cuando el Canal Cocina los reportajeó en 2016 en su 'Spanish Chiringuitos', con su especial Bogavante en caldereta preparado por el chef Fran Trigo

Ellos, los propietarios, prefieren no decir adiós, sino un hasta luego. Se encuentran en un compás de espera para tomar la decisión adecuada -el cierre definitivo u otro emplazamiento-, pero lo cierto es que en sus redes sociales muchos eran aún los clientes que seguían pidiéndoles reservas este verano, a pesar de estar clausurado, o llamaban a los teléfonos que aún estaban circulando por ahí.

Dicen sentirse muy orgullosos del trabajo realizado, del buen sabor de boca que han dejado entre su clientela y, además, de haber realizado un servicio al ciudadano en un lugar en el que no había otros establecimientos de ese tipo y además, se enorgullecen de haber contribuido en un par de ocasiones a la asistencia de visitantes accidentados.

Rodaje del programa islandés The doctor in the kitchen

Verano Azul, diseñado y fabricado para combatir la climatología de la zona, ha dejado de contemplar el horizonte desde ese privilegiado emplazamiento junto al mar, pero quizá no haya servido aún su último plato ni su último mojito. ¿Quién sabe?

next