Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 25 de septiembre y se habla de PAREJAS peñarroya APC asamblea psoe carmina fernández

TRIBUNA LIBRE / OPINIÓN

Apostilla a dos desastres medioambientales: el Prestige y el ocaso del Mar Menor

12/07/2020 - 

I.- El Prestige: ‘Nunca máis’

La expresión “¡En jamás de los jamáses!”, en “panocho” – el argot o dialecto que se hablaba y, aún hoy, se sigue usando en ocasiones muy especiales en pequeños núcleos de algunas pedanías de la escasa “güerta” murciana- viene a significar lo que en galego fue la expresión ‘Nunca máis’. Esta mañana, de golpe, mientras leía el artículo “Un seminario con expertos internacionales abordará la recuperación del Mar Menor: casos de éxito en ecosistemas similares”, publicado en Murcia Plaza, me ha venido a la memoria “El desastre del Prestige” y su “Nunca Máis”.

 Estas dos palabras, pronunciadas tan melosamente como solo saben hacerlo “os galegos de pro”, fue el lema creado por la plataforma ciudadana tras el accidente como reacción popular contra la gestión de la catástrofe por parte del Gobierno. Aunque coexistió, en tiempo y forma con esta, los intelectuales y artistas crearon otra plataforma, mucho menos conocida y populista y que se llamó “Burla negra”. El lema “Nunca Máis” fue propuesto por Anxo Quintana (aunque ya había sido utilizada para la catástrofe del Mar Egeo en 1992) y desde su creación en Santiago de Compostela, el 21-11-03, fue acusada de estar mediatizada por el Bloque Nacionalista Galego (BNG) y de actuar como marioneta de este partido y de apropiarse de todo el dinero recaudado de los donativos particulares.

Como casi toda España recordará, un 13 de noviembre de 2002, el petrolero monocasco “Prestige”, con bandera de Bahamas y 26 años de antigüedad, se accidentó en una tormenta, mientras transitaba cargado con 77.000 toneladas de “fuel oil” pesado residual frente a la famosa Costa da Morte, en el noroeste de Galicia. Tras varios días de maniobras inútiles para alejarlo de la costa gallega, acabó hundiéndose a unos 250 km de la misma. El vertido de su carga causó una de las mayores catástrofes medioambientales de la historia de la navegación mercante, tanto por la cantidad de contaminantes como por la extensión del área afectada --desde el norte de Portugal hasta las “Landas” de Francia”, en la región de “Nueva Aquitania”--. Esto provocó una especial incidencia en Galicia, donde además causó una grave crisis política nacional --que se extendió y afectó al resto de Comunidades—y que provocó una importante y colectiva controversia en la opinión pública, así como múltiples manifestaciones en contra del Gobierno. ¿Adivinan qué partido gobernaba en España…?

¿Recuerdan el famoso y mántrico slogan “Nunca Máis”…? Fue xerigrafiado en cientos de miles de camisetas y banderolas; mil veces repetido mil --en castellano, euskera,  galego, bable, catalán, valenciano y mallorquín-- y a la vez, multipresente en todas las cadenas de televisión, públicas, privadas y en cualquier manifestación, reunión, comisión, rueda de prensa o entrevista…incluso en las homilías domingueras,  siempre que sirviera de “ariete” contra el Gobierno central y autonómico del PP y de sus presidentes, José María Aznar y Manuel Fraga (RIP), a los que inculparon con saña y rabia, del accidente, de su gestión y de sus repercusiones medioambientales, sociolaborales y económicas.

 Las izquierdas, en franca connivencia con los movimientos ecologistas, y el Bloque Nacionalista Galego (BNG) lanzaron una feroz y virulenta campaña política contra el Gobierno del PP. Múltiples equipos de voluntarios de todos los rincones de España y de Europa, de la más variopinta procedencia—concejos, cofradías de pescadores, colectivos ecologistas, militares, civiles, universitarios, miembros de Protección Civil, de los Servicios de Urgencias y Emergencias e incluso, la empresa de capital público TRAGSA-- trabajaron “todos a una”, como en Fuenteovejuna, pero sin el comendador de por medio, contra la marea negra del “chapapote” que afectó a casi más de 2.000 km de costa gallega, portuguesa y francesa. Esto lo recuerdo como si hubiera sido ayer, ya que un grupo de enfermeros y técnicos de la Gerencia de Emergencias 061 de Murcia, de la que fui gerente en aquellos años… se desplazaron a Galicia para colaborar como voluntarios en las tareas de retirada del “chapapote” (en galego) y “galipote” (en murciano).

 Las ayudas técnicas y económicas recibidas desde la Xunta de Galicia, del Gobierno Central, de particulares e incluso del Fondo Solidario de la Unión Europea (FSUE) fueron cuantiosas. Sin entrar en los miles de millones de euros recibidos para recuperar medioambiental y económicamente las zonas afectadas, estos --a pequeña escala y con un poco de imaginación-- se pueden deducir por las declaraciones y conversaciones de “os pescadores y mariñeiros” de Muxía:

 - “A mí desde el primer mes me empezaron a dar 2.000 euros al mes más 6.000 de indemnización. Pero los patrones se llevaban mucho más. Ganábamos mucho más que si hubiéramos salido a la mar. Fueron vacaciones y sueldo fijo. ¡Estábamos todos contentos de carallo, la verdad!

- Se pagó y se pagó muy bien Los alcaldes no ponían ni una pega .Le daban dinero hasta a      quienes sabían que habían sido enrolados a última hora. La gente se compró   pisos y coches. No te exagero. Está feo decirlo, pero aquí, entre la gente del mar, se escucha que ¡ojalá otro Prestige!

Testimonios como estos o muy similares a estos los hay a cientos… y no dejan de ser un fiel reflejo del comportamiento e implicación de la política practicada en aquel innombrable desastre en “a Costa da Morte”.

¡Qué razón tenía D. Ramón de Campoamor con su expresión usada a modo de recurso retórico, cuando decía aquello de que: “En este mundo traidor/ nada es verdad ni mentira/ todo es según el color /del cristal “político” con que se mira!”

Nota.- En el próximo artículo (que será la 2ª parte de este) y que se publicará, el domingo por la mañana en este mismo medio…hablaré de “En jamás de los Jamáses” (la “Agonía del mar Menor”) la consigna que debería haberse utilizado para denunciar la agonía y muerte de la laguna salada permanente mayor de Europa… ¡el murcianisimo Mar Menor!

Pedro Manuel Hernández es Licenciado en Medicina y Cirugía, en Periodismo y ex Senador autonómico del PP por Murcia

next