Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

en 9.000 millones de euros

Sassoli alerta de una segunda fase del virus y pide al Consejo elevar el presupuesto plurianual

Foto: Zucchi-Enzo/European Council/dpa
15/10/2020 - 

BRUSELAS. El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli alertó de una segunda fase de la pandemia de covid-19, mientras anunciaba la suspensión del pleno en Estrasburgo y su celebración online desde Bruselas para la próxima semana. Estos fueron los prolegómenos de su habitual discurso dirigido a los líderes del Consejo Europeo que se celebra con la presencia de todos los jefes de gobierno de los Estados miembros de la Unión Europea (UE). Todos, a excepción del presidente polaco, que ha abandonado la Cumbre por covid, así como la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que también comunicó su marcha porque una persona de su equipo había dado positivo. Pese a que el test de PCR de la presidenta ha sido negativo, “por precaución, ha procedido a iniciar un periodo de aislamiento”, señalaban fuentes oficiales.

Por su parte, David Sassoli centró su discurso en la necesidad de que se aumente el presupuesto plurianual de la Unión en 9.000 millones de euros para hacer frente a los intereses que tendrían que pagar los gobiernos nacionales sobre los fondos de recuperación para hacer frente a la pandemia. El presidente del parlamento defiende La necesidad de llegar rápidamente a un acuerdo sobre el próximo presupuesto de la UE a largo plazo y que estas cantidades figuren dentro del presupuesto, elevando el techo del gasto. Para ello, ha pedido al Consejo que le dé el mandato a la presidencia alemana, que ostenta este semestre la capitalizad europea, para que gestione estas cuestiones técnicas de los fondos de recuperación.

También explicó que el Parlamento ya ha mostrado flexibilidad para llegar a un acuerdo, pero que seguirá defendiendo la financiación de programas clave de la UE a largo plazo que beneficien a los ciudadanos y promuevan una recuperación sostenible de la pandemia de la covid-19.

No obstante, el Consejo es reacio a modificar las cantidades acordadas en el mes de julio tras una cumbre que duró cinco días con sus noches. Las diferencias que se han suscitado entre ambas instituciones europeas podrían retrasar la recepción de fondos y la salida de la crisis, máxime cuando se acerca un periodo crítico, con un invierno a las puertas y con confinamientos parciales en todo el territorio europeo. “Fantasía y técnica es lo que necesitamos para dar satisfacción a nuestros ciudadanos con un marco plurianual sostenido”, añadía en rueda de prensa Sassoli.

La situación es más seria que en marzo

A continuación, David Sassoli anunciaba con expresión grave: “Hoy se debe dar una decisión muy importante. No se va a Estrasburgo porque la movilidad es verdaderamente peligrosa. La situación en Estrasburgo es critica y en Bruselas es muy grave. El pleno se celebrará online”. Inmediatamente, defendía que "evitaremos la clausura total de Parlamento para que la democracia europea no se bloquee”. El presidente añadió que “nadie discute que se abra una fase II, con la necesidad de actuar en las instituciones con otros instrumentos. La situación es más seria que en marzo”.

Foto: Dario Pignatelli/European Counci / DPA

Sobre el paquete de recuperación y el próximo presupuesto de la UE a largo plazo, Sassoli dijo: “Los desafíos globales y geopolíticos a los que se enfrenta la Unión, en el contexto de una pandemia cuya continua propagación está poniendo a nuestros Estados miembros a prueba, exigen respuestas rápidas a los problemas que padecen nuestros ciudadanos”. Además, pidió que se llegara a un acuerdo sobre un calendario vinculante, para la introducción de nuevos recursos propios durante los próximos años, para cubrir al menos los intereses y los reembolsos.

“Sin embargo, hay un área en la que no se ha avanzado”, insistió Sassoli. En julio se centraron los esfuerzos en el Instrumento de recuperación y las sumas que se pondrán a disposición de cada Estado miembro. “Pero recortar los programas de siete años que tienen una clara dimensión europea es un enfoque equivocado”, declaró ante el acuerdo del Consejo que había reducido el presupuesto plurianual para pasar estas cantidades al fondo de recuperación.

El Parlamento había pedido 39.000 millones de euros adicionales, de un paquete global de 1.800.000 millones de euros y presentó propuestas creativas para financiarlos. “Ello supondría una enorme diferencia para los ciudadanos que se beneficiarán de nuestras políticas comunes”, comentaba Sassoli. “Para ello, necesitamos un aumento del techo de gasto de 9.000 millones de euros para alcanzar exactamente el mismo nivel de gasto que en el período 2014-2020 en términos reales”, recordó.

Intereses como pago extraordinario 

La segunda propuesta es que los pagos de intereses para la próxima generación de la UE no se contabilicen para los límites máximos del MFP, sino que debe tratarse como un gasto extraordinario. “No debería reducirse a elegir entre estos costes y los programas del MFP”, insistió Sassoli, que prefiere mantener los pagos de intereses de la próxima generación de la UE fuera de los límites máximos, para lograr 13.000 millones de euros adicionales disponibles en los programas.

En tercer lugar, pide “disposiciones flexibles que sean lo suficientemente sólidas para permitirnos hacer frente a acontecimientos imprevistos y que garanticen que no se desperdicie ni un solo euro en el marco del MFP o del Instrumento de recuperación”. Los fondos no utilizados deberán redistribuirse a los programas cubiertos por el marco plurianual.

Sánchez conversa con el primer ministro de Estonia, Jüri Ratas. Foto: Pool Thierry Roge/BELGA/dpa

Sassoli explicó que, “en la actualidad, las negociaciones están estancadas”. E insistió en que, “si se quiere avanzar, es necesario actualizar el mandato de negociación otorgado a la Presidencia alemana. No estamos pidiendo empezar de nuevo desde cero. No se trata de cuestionar el acuerdo de julio, sino de dar un pequeño paso que nos acercaría a la aprobación final del paquete”.

Por último, el presidente también destacó la necesidad de una recuperación sostenible de la pandemia. “Es hora de que Europa muestre liderazgo. En los próximos meses, invertiremos masivamente en la reconstrucción de nuestras economías y debemos asegurarnos de que la recuperación no esté impulsada por los paradigmas del pasado. Debemos utilizar los estímulos económicos que brindan las instituciones públicas para cambiar radicalmente nuestros modelos de crecimiento y garantizar una transición justa que funcione para nosotros y para las generaciones futuras”.

Noticias relacionadas

next