Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

panel de opinión

¿Qué hacer en estos momentos de pánico colectivo en bolsa? Al habla con nueve financieros valencianos

10/03/2020 - 

De izquierda a derecha en la primera fila: Antonio Aspas (Buy & Hold Capital), Francisco Varea (Edetania Patrimonios) y Jesús Villegas (Renta 4 Banco). Debajo siguiendo el mismo orden: José Gregori (Egeria Activos), Pilar Lloret (Nao SAM) y Raúl Aznar (Aznar Patrimonio). Y en la tercera fila: Ricardo González (GPM), Sergio Serrano (Gesem AV) y Vicente Carpio (Finest Porfolio Ideas)

VALÈNCIA. Auténtico 'lunes negro' el que se vivió ayer en las principales bolsas mundiales, que en el caso de la española se saldó con un batacazo de casi el 8% de su índice de referencia como es el Ibex 35. El mismo que ha visto como su capitalización se ha reducido prácticamente en una cuarta parte desde los máximos del pasado 19 de febrero, tal y como informó ayer Valencia Plaza al cierre.

Por si fuera poco, los tres índices de referencia de Wall Street -Dow Jones de Industriales, Nasdaq 100 y S&P 500- echaron el cierre en la noche de ayer sufriendo durísimos correctivos superiores al 7%.

¿Qué está pasando en los mercados?, ¿dónde se va a frenar esta 'sangría vendedora'? y ¿cómo hay que actuar en momentos de máximo estrés -y volatilidad- como el actual? Esas son las tres preguntas que este diario ha planteado a una decena de reputados financieros valencianos, con el fin de que los lectores tengan una mayor pluralidad de opiniones y actúen en consecuencia. A continuación sus respuestas:

Antonio Aspas, cofundador de Buy & Hold Capital


-¿Qué hay verdaderamente detrás del auténtico desplome de las bolsas?
-Más que el miedo al coronavirus, lo que hay es el miedo a las consecuencias económicas del coronavirus. Se teme que con las medidas de aislamiento que se han adoptado en China se apliquen al resto del mundo, y esto suponga una entrada en recesión de las economías mundiales y el aumento de los impagos y de la quiebra de empresas. Todo ello en una situación débil, que a su vez produzca un efecto en cadena a otras compañías como pueden ser los bancos.
 
-¿Dónde se van a frenar las caídas?
-Tras más de 20 años dedicándome a la bolsa no es que no sepa lo que va a hacer la bolsa este año es que ni siquiera sé lo que va a hacer mañana; por lo que a la pregunta de donde se van a frenar las caídas no puedo responder ni yo ni nadie, con una probabilidad de acierto superior a la de lanzar una moneda al aire.
 
-¿Cómo hay que actuar en momentos de pánico como el actual?
-Si uno esta invertido en bolsa en una cartera diversificada, no debe hacer nada. Las bolsas han pasado por dos guerras mundiales, infinidad de guerras locales, la 'guerra fría con casi un episodio de guerra nuclear, varias epidemias, crisis económicas, crisis del petróleo...  Por ello los descensos son habituales en la bolsa, habiéndose producido en los últimos 50 años una caída superior al 10% de media al año. A pesar de ello, desde 1950 al día de hoy no ha habido ningún periodo de 10 años en que invirtiendo en el S&P 500 -y permaneciendo invertido-, un inversor hubiera perdido dinero siendo la peor rentabilidad anual posible del 1% y la media del 11%.
En cambio, existen varios estudios -entre ellos uno de la consultora Dalbar-, que muestran que la rentabilidad obtenida por los inversores es menor de la mitad que la que obtienen los fondos en los que invierten. Esto es así precisamente por entrar y salir del fondo, intentando predecir sus movimientos, en vez de permanecer invertidos. De hecho, Peter Lynch, mítico gestor de fondos americanos comentó que a pesar de que su fondo obtuvo una rentabilidad media anualizada del 29% desde 1977 a 1990, los inversores de su fondo habían perdido dinero por entrar y salir en los momentos equivocados.

Sergio Serrano, director general de Gesem AV


-¿Qué hay verdaderamente detrás del auténtico desplome de las bolsas? 
-Este pasado fin de semana parece que se produjo la 'tormenta perfecta'. Por una lado, el aislamiento de alrededor de 15 millones de personas en Italia en una región además muy industrializada y, por otro, las caídas del viernes del petróleo que se prolongaron ayer con  fuerza (-20%) y que vinieron a dar la puntilla. El sector petrolero americano vinculado al fracking tiene unos costes de extracción que están alrededor de 50-55$ barril, por lo que en estos niveles producen a pérdidas. Se trata, además, en muchos casos de empresas con unos elevados niveles de endeudamiento y el miedo a que se produzcan quiebras en cadena ha terminado de sembrar el pánico en el mercado.
 
-¿Dónde se van a frenar las caídas?
 -Dado la situación de pánico que se vivió el pasado viernes y ayer lunes es difícil de predecir el suelo del mercado, ya que entramos en lo irracional. Sin embargo, con caídas cercanas al 25% en las últimas tres semanas los niveles actuales nos parecen más que interesante a medio y largo plazo.
 
-¿Cómo hay que actuar en momentos de pánico como el actual?
-No hay que dejarse llevar por el pánico e intentar ver racionalmente lo que puede tener sentido y lo que no. Hay determinadas empresas -o sectores- que puede tener sentido que caigan, pero hay otros muchos que no... salvo que nuestro escenario base se apocalíptico. Vemos que se han generado grandes oportunidades de inversiones en el mercado de crédito con aumentos espectaculares en los spreads; y en las bolsas en determinados sectores con balances muy sólidos y elevada liquidez capaces de aguantar estos meses de posible parón económico. En definitiva, para aquel inversor con paciencia y que sea capaz de soportar elevados niveles de volatilidad vemos estas fuertes caídas como una gran oportunidad de compra.

José Gregori, gestor de fondos y sicavs de Egeria Activos


-¿Qué hay verdaderamente detrás del auténtico desplome de las bolsas? 
-Si bien al principio la crisis del Covid19 se intentó tratar como un problema 'local' de China, lo cierto es que se ha extendido como no podía ser de otra forma. No se le pueden poner puertas al monte. Su llegada a Europa y EE UU hace que lo que se estaba viendo como un problema de oferta -puesto que China es fabricante de productos intermedios a nivel global- se haya convertido en una crisis de demanda, dado que que Europa, la propia China y EE UU son las áreas económicas de mayor consumo a nivel global.
 
-¿Dónde se van a frenar las caídas?
-Las valoraciones de la bolsa eran exigentes a principios de año y de hecho los analistas esperaban unos beneficios modestos para este 2020. Las 'cuarentenas' van a tener un efecto evidente en los resultados de las compañías en el primer trimestre... y puede que en el segundo también. Y esto es lo que están poniendo en precio los índices bursátiles donde ya hemos llegado a los mínimos de 2018 en muchos de ellos. Si esto no es el preludio de un recesión esta zona debería funcionar como soporte.
 
-¿Cómo hay que actuar en momentos de pánico como el actual?
-No dejarse llevar por el miedo. No es momento de vender salvo que pensemos que vamos a entrar en recesión. Lo más prudente es esperar a que se estabilice para comprar renta variable y aprovechar las oportunidades que se están presentando. Las medidas de los bancos centrales (política monetaria) y los gobiernos (política fiscal) no tardarán hacer efecto. Cuando todo se calme, podremos hacer la evaluación de las consecuencias de esta crisis y así tener una previsón más certera de lo que podemos esperar de la bolsa. La renta variable sigue siendo la mejor alternativa de inversión pero tenemos que estar dispuestos a asumir una mayor volatilidad que en los últimos años.  

Vicente Carpio, cofundador de Finest Portfolio Ideas
 

-¿Qué hay verdaderamente detrás del auténtico desplome de las bolsas?
-La gran preocupación es que nadie sabe cuál es el impacto real sobre la economía. La paralización de la actividad en fábricas y empresas de servicios supone caída de ingresos; y por lo tanto problemas para poder atender a una deuda global que todos sabemos que es de una gran dimensión. Esto multiplica el pesimismo, no es solo que bajen los precios de las acciones, es que las empresas puedan tener problemas serios de solvencia. Es una crisis que afecta a todos -pequeñas medianas y grandes empresas- pero aquellas que no hayan sido capaces de generar caja estos años  son las que más problemas se encontrarán y los inversores saben que son muchas.

¿Dónde se van a frenar las caídas?
-No sabemos. No es un tema técnico. Tendremos que escuchar los mensajes que empezarán a lanzar los CEOs de las empresas, su visión de la crisis y el impacto en sus cuentas. A corto plazo habrá un gran impacto sobre las cuentas de resultados, crecimiento económico y empleo aunque también es probable que la recuperación sea también vertical. Esa es la clave, analizar si la correlación que existe entre la expansión del coronavirus y la caída del mercado actualmente de -1  se mantendrá así cuando el virus remita. Es posible que si y que el dinero vuelva a mirar a la bolsa.

-¿Cómo hay que actuar en momentos de pánico como el actual?
-Suena a tópico pero lo primero es mantener la calma. No hay dos crisis iguales pero en los últimos años hemos vivido el impacto del Brexit, la 'guerra comercial'... y en todos esos casos aquellos que han mantenido una actitud fría y  rebalanceado sus carteras  han obtenido buenos resultados. En el mundo de la inversión hay dos cosas fundamentales, calma y diversificación. Si miramos el futuro solo vemos peligro e incertidumbre pero  si miramos al pasado nos damos cuenta de que las crisis siempre se superan. Algún día habrá que poner a trabajar esa parte de la cartera que se ha quedado en liquidez o en activos más conservadores y no nos debe de temblar la mano.

Raúl Aznar, fundador de Aznar Patrimonio


-¿Qué hay verdaderamente detrás del auténtico desplome de las bolsas?
-Italia desata el pánico con la filtración del decreto para poner en cuarentena el norte del país (16 millones de personas). Los inversores comienzan a descontar un escenario de cuarentena masiva en las economías desarrolladas, con posibilidad de cierre de fronteras para aquellos países que no adopten las medidas oportunas y 'hagan' que su población las acate. La situación económica empeora por el pulso de Rusia a los países productores de petróleo. Moscú ha decidido no adherirse a los acuerdos de la OPEP para recortar la producción y defender el precio del crudo. El precio del petroleo cayó ayer un 20% situándose en los 31 dólares el barril de West Texas (WTI). Por debajo de los 40 dólares, muchos países productores pierden dinero, lo que puede llevar a una quiebra de sus gobiernos. Asimismo se verían afectadas muchas empresas medianas americanas dedicadas al fracking. Esperamos que la guerra de precios en el petróleo dure unos meses, manteniendo el precio en el entorno del 25-35 dólares. A nuestro entender, se va a intensificar el miedo a que la propagación de la enfermedad va a acelerarse más de la cuenta (con focos descontrolados). En este entorno de miedo e incertidumbre, los gobiernos de países desarrollados van a sobreactuar, tomando medidas drásticas, provocando un parón de la economía. La preocupación de todos los analistas de mercados se dirige ahora a la capacidad de las empresas de pagar sus deudas. El nivel de endeudamiento mundial es enorme, gracias a los bajos tipos de interés. Los bancos centrales ya han anunciado que van a inyectar toda la liquidez que haga falta, incluso tomar medidas no ortodoxas, como la compra de deuda de empresas y gobiernos. Sin embargo, las economías no son sólo gobiernos o grandes corporaciones, sino que la población y las pymes también están endeudadas y va a hacer falta mucha imaginación para adoptar medidas que garanticen la devolución de esos préstamos.
 
-¿Dónde se van a frenar las caídas?
-Creemos que vamos a ver fuertes caídas puntuales en torno al 30% en los principales índices de renta variable. Resulta difícil estimar cuánto durará, dependiendo del impacto en la economía real de las medidas, la capacidad de conseguir una cura y del control de la propagación. Seguimos en una evolución lineal del número de afectados, pero desconocemos a dónde nos puede llevar.
 
-¿Cómo hay que actuar en momentos de pánico como el actual?
-Calma, disciplina y conocerse a uno mismo. Mi consejo es que si el horizonte temporal es de años y no le importe estar en pérdidas durante unos meses, aproveche las caídas para entrar en renta variable a los niveles que le indique su asesor financiero. Si el inversor es de los que no le gusta perder dinero y esta situación le provoca ansiedad, la liquidez es el mejor activo en el que estar durante un largo tiempo.

Pilar Lloret, directora general de Nao Sustainable Asset Management


-¿Qué hay verdaderamente detrás del auténtico desplome de las bolsas?
-La principal causa del desplome de las bolsas ha estado en la posibilidad de ver un frenazo en la economía para los dos próximos trimestres como consecuencia de las medidas tomadas para la contención del coronavirus. Más allá de si éste es más letal o no (no parece que la mortalidad sea superior a una gripe), lo que hemos tenido es muchas fábricas paradas en China, menor consumo por restricción de la movilidad y suspensión de muchos eventos a nivel mundial. A esto se ha unido la caída del petróleo como consecuencia del anuncio de Arabia Saudí que aumentará la producción de petróleo. Como solemos decir 'llueve sobre mojado' y ello ha dado lugar a una fuerte sobre reacción del precio del petróleo que se ha trasladado en cadena a los mercados financieros.
 
-¿Dónde se van a frenar las caídas?
-No sabemos dónde se van a parar los recortes, pero sí que podemos aprovecharlos para invertir en aquellas compañías de gran calidad y sin deuda. Es el caso de compañías de alimentación, cuidado personal, lujo, farmacia o industriales (muchas de ellas muy ligadas a la eficiencia energética y la robótica) en las que los fundamentales siguen intactos. Hay que aprovechar para buscar lo que nos gusta y lo haríamos poco a poco. Mucho ojo con los sectores que ya venían castigados y con aquellas compañías con un negocio en situación complicado y/o que arrastran deuda, tales como las telecos, los bancos o algunas compañías de automóviles. Las materias primas también podrían tardar en recuperarse, entre ellas el mismo petróleo, por lo que evitaríamos las compañías mineras endeudadas y las petroleras que, en un momento dado, pueden anunciar recortes de dividendo o suspensión de programas de recompra de acciones.

-¿Cómo hay que actuar en momentos de pánico como el actual?
-En primer lugar, calma. El coronavirus, lógicamente afectará a los resultados de las compañías a nivel general, aunque pensamos que de forma temporal en la mayoría de ellas. También hay que tener en cuenta que, como siempre, hay ganadores y perdedores. Las compañías farmacéuticas no tienen porqué verse afectadas por todo esto, o incluso aquellas de venta por internet o de videojuegos.

Ricardo González, gestor del fondo GPM International Capital


-¿Qué hay verdaderamente detrás del auténtico desplome de las bolsas?
-Tras unos meses de alzas muy sostenidas, los inversores se habían malacostumbrado a un mercado muy dócil. Durante las últimas semanas, el aumento de la volatilidad a generado algunas ventas de pánico que hasta el momento -en lo que respecta a magnitud- no difieren a las vividas a finales de 2018 y en el verano de 2011. Los mercados no suben en línea recta y hasta el momento lo que tenemos es un descanso dentro del contexto alcista de la última década.
 
-¿Dónde se van a frenar las caídas?
-No hay nadie que pueda responder a esa pregunta y debemos saber que tratar de operar buscando suelos es un error porque vamos a errar más de lo que vamos a acertar. Hay que ser disciplinados con la estrategia de inversión que sigamos. En mi caso, mantengo una postura de cautela desde hace semanas en la que no formalizo nuevas compras hasta que la tendencia alcista se restaure en los mercados. No se trata de adivinar el suelo, sino de esperar un entorno más favorable para volver a invertir. El dinero no se consigue cazando suelos, sino sentándose en la tendencia cuando esta resulta favorable para tus intereses.
 
-¿Cómo hay que actuar en momentos de pánico como el actual?
-Como siempre, siendo disciplinado con la estrategia que sigue tu cartera. Al final la estrategia es la que aporta esa ventaja estadística que te permite ganar dinero en los mercados. Si dejas de lado a la estrategia y te dejas llevar por tus emociones, estarás más cerca de sufrir un revés en los mercados. La disciplina resulta fundamental a la hora de invertir, algo que no debemos nunca, sea cuál sea el entorno de mercado.

Francisco Varea, socio director de Edetania Patrimonios


-¿Qué hay verdaderamente detrás del auténtico desplome de las bolsas? 
-Llueve sobre mojado. Hemos de partir de la base que, antes de la aparición del coronavirus, la economía global ya llevaba meses dando señales de enfriamiento. La aparición del virus lo único que ha hecho es acelerar y agravar este deterioro económico. El origen de toda esta situación no debemos ceñirla al virus sino que debemos buscarla en la guerra comercial que inició EE UU y que ha afectado a todo el comercio internacional (que había sido la clave de toda la fase expansiva). Si todo esto no fuera suficiente, Arabia Saudí ha decidido romper el mercado e iniciar una 'guerra económica' contra Rusia al negarse ésta a respaldar el recorte de producción planteado por Arabia y ha decidido incrementar la producción en lugar de rebajarla provocando la mayor caída diaria en el precio del crudo desde 1991.
 
-¿Dónde se van a frenar las caídas?
-Ante situaciones de pánico como la que se está viviendo actualmente es imposible saber cuándo acabaran las caídas y cuándo llegarán los rebotes (que llegarán y serán fuertes). Como referencia, la caída actual del S&P500 habrá sido la más rápida desde máximos de más del 20% de toda su historia. En cualquier caso, no podemos descartar que en breve veamos actuaciones conjuntas coordinadas entre las principales economías y bancos centrales; la Reserva Federal de Estados Unidos posiblemente volverá rebajar tipos entre 50 y 75 puntos básicos en los próximos días e incluso, podría anunciar que reactiva su programa de QE. De producirse este tipo de medidas el mercado podría iniciar un rebote que contribuyera a calmar los mercados. Todo ello sin olvidar que los datos macro que vayamos conociendo en los próximos meses van a ser muy negativos por lo que de producirse, lo más prudente sería aprovechar para construir una cartera más defensiva.
 
 -¿Cómo hay que actuar en momentos de pánico como el actual?
-En momentos de pánico como el actual en el que se producen caídas de manera indiscriminada, sin distinción entre los fundamentales de las compañías, se debe mantener la calma. Partiendo de la base que no es un entorno propicio para las compras, y que lo más aconsejable es esperar a una estabilización antes de plantearse entradas, sí que se pueden generar oportunidades de compra a un horizonte de medio plazo de compañías de buena calidad y que a los precios de hace tan solo dos semanas no nos planteábamos pero que ahora de nuevo pueden tener potencial. Entre las zonas geográficas en las que invertir, dado que ha caído todo, debería darse una ponderación muy especial a la bolsa de EE UU ya que nos debería proteger mejor de posibles nuevas caídas y que el dinamismo de su economía le debería ayudar a ser la primera economía en mostrar señales de mejora. En cualquier caso, no hay que precipitarse en las compras.

Jesús Villegas, director de Renta 4 Banco en Castellón


-¿Qué hay verdaderamente detrás del auténtico desplome de las bolsas? 
-Se están juntando varios factores que están desencadenando esta 'tormenta perfecta' por decirlo de alguna manera. Por una parte, los efectos derivados del coronavirus especialmente el cierre temporal de fábricas en China que están ocasionando importantes pérdidas en todos los sectores productivos (industria, tecnología, viajes, etc) y que están teniendo un impacto directo en las cotizaciones de las acciones descontando escenarios muy adversos. El siguiente factor es el desacuerdo entre los países miembros de la OPEP provocando un desplome del 30% en el precio del crudo. El último factor del que ahora se habla menos es el hecho de que hace un mes escaso los índices americanos se encontraban en máximos históricos y ahora las ventas se están retroalimentando.
 
-¿Dónde se van a frenar las caídas?
-Nadie sabe cual va a ser el mínimo. Podemos tratar de intuir niveles en los que los mercados van a parar, pero nadie lo sabe. Lo único que podemos hacer es valorar estas caídas históricas y ver como han reaccionado los mercados a posteriori (Brexit,guerra de Irak, crisis del petróleo del 73…). Lo que sí tenemos claro es que los mercados están descontando un escenario apocalíptico y estos precios -con las caídas actuales- reflejan una rentabilidad por dividendos del 6%, y un PER de 10 veces. Unos precios que se vieron en los mínimos de 2008 y 2012. Por supuesto que puede bajar más, pero la bolsa está en rebajas.
 
-¿Cómo hay que actuar en momentos de pánico como el actual?
-Tanto los momentos actuales de pánico como los de euforia son irracionales y debemos ser conscientes de esa situación. Así, un inversor con un perfil tolerante a los mercados debería asumir estas caídas y ser capaz de incrementar el peso en renta variable. Por supuesto que a nadie le gusta ver como su patrimonio desciende día tras día, pero hay que tener claro que la inversión en mercados de renta variable implica asumir episodios de volatilidad a corto plazo como los actuales (que deben ser aprovechados), buscando una estabilidad y unos rendimientos positivos en el largo plazo. Si un inversor no es capaz de asumir estas caídas, debería estar al margen de la renta variable e invertir sus ahorros en otros activos más conservadores. La historia nos dice -aunque en el corto plazo tengamos sustos como los actuales- que a largo plazo la renta variable es el activo que más rentabilidad va a generar.

Noticias relacionadas

next