Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

opinión

Las incertidumbres que rodean al Brexit seguirán latentes este año

El economista analiza 8 factores para tener en cuenta sobre un Brexit que continuará nublando el horizonte económico del Reino Unido en el futuro

21/02/2020 - 

MADRID. Más de tres años después de haber votado para abandonar la Unión Europea, las elecciones generales de diciembre en el Reino Unido dieron lugar al mayor gobierno de mayoría conservadora desde 1987. Los resultados despejaron los obstáculos parlamentarios para que el país abandonara la Unión Europea el 31 de enero, aunque eso no significa que las incertidumbres que rodean a Brexit estén resueltas, pues continuarán nublando el horizonte económico del Reino Unido en el futuro inmediato. En este contexto, ¿a qué aspectos hay que prestar atención los próximos meses? A continuación los ocho factores a tener en cuenta a lo largo de 2020:

1. La posible puesta en marcha de una 'economía estancada'
Hace unos días el ministro de Finanzas Sajid Javid renunció después de una disputa con el primer ministro Boris Johnson. El nuevo canciller del Tesoro, Rishi Sunak, compartirá ahora el mismo equipo de asesores que Boris Johnson, aumentando la supervisión del primer ministro sobre las finanzas del país. Los mercados interpretaron la disputa como una señal de que el gobierno podría estar preparando un programa más ambicioso desde el punto de vista fiscal para poner en marcha una 'economía estancada'. La medida se produce cuando el país inicia un proyecto de infraestructura ferroviaria de alta velocidad que une Londres con el norte de Inglaterra, con un coste estimado de más de 100.000 millones de libras.

2. La necesidad de un catalizador

Las perspectivas del Banco de Inglaterra, publicadas en enero, prevén un crecimiento del producto interior bruto del 0,2% para el primer trimestre de 2020, en comparación con el 0,0% del último trimestre del año pasado. Nuestra previsión anualizada, que coincide en líneas generales con las expectativas del Banco de Inglaterra para el año completo de 2020, es de un crecimiento del PIB del 1,4% y una inflación del 1,8%. El banco central dijo que sus previsiones asumen "que hay un movimiento inmediato pero ordenado hacia un profundo acuerdo de libre comercio con la UE el 1 de enero de 2021", aunque los inversores no deberían darlo por sentado dadas las complejidades de la negociación que se avecina y el plazo de fin de año para las conversaciones comerciales con la UE.


3. Las negociaciones sobre las futuras relaciones comerciales.

La Unión Europea y el Reino Unido se preparan para iniciar estas negociaciones en marzo. El primer ministro ha dicho que el Reino Unido no planea seguir las reglas de la UE sobre subsidios, competencia, estándares sociales o el medio ambiente, y ya ha descartado solicitar una extensión del plazo del 31 de diciembre. La prisa del Reino Unido por firmar un acuerdo con la UE sugiere que quiere pasar rápidamente a asegurar acuerdos con otros socios comerciales, que traerán sus propios desafíos. Para extender las conversaciones, el Reino Unido tendría que presentar una solicitud antes del 1 de julio, según el proceso acordado el año pasado. El peligro es que, en lugar del 'profundo' acuerdo comercial asumido por el Banco de Inglaterra, el corto plazo significa que es probable un acuerdo poco ambicioso. Por esta razón, no se descarta un giro de 180 grados por parte del Gobierno de Johnson.  Dado el corto calendario de negociaciones de diez meses, sólo un acuerdo limitado puede ser posible. El acuerdo comercial de la UE con Canadá, citado a veces por el Sr. Johnson como modelo, tardó más de cinco años en negociarse y sólo se aplicará en su totalidad unos años más.

4. La posición de la industria financiera.

Un calendario corto no es compatible con la necesidad de negociar temas económicamente significativos, o políticamente sensibles, según la Comisión Europea. Cualquier acuerdo entre la UE y el Reino Unido debe abarcar el sector de los servicios financieros de importancia. En 2018, la industria financiera del Reino Unido representó el 6,9% de la producción total del país, lo que lo convierte en el mayor exportador neto de servicios financieros del mundo. La declaración política conjunta del Reino Unido y la UE ya reconoce que los servicios financieros deben incluir el reconocimiento mutuo o la 'equivalencia' en las reglamentaciones. Como miembro de la UE, el Reino Unido ayudó a redactar y luego a implementar las regulaciones financieras del bloque. En este sentido, cualquier acuerdo de 'equivalencia' no irá tan lejos como las normas existentes que permiten a las empresas de la UE y del Reino Unido operar en toda la región utilizando un sistema de 'pasaporte'. Eso permite a una empresa del Reino Unido operar en toda la Unión Europea, incluido el registro de un fondo mutuo o un fondo de cobertura en un Estado miembro y su posterior venta en otros.

5. El valor de la libra esterlina.

La probabilidad de que la UE y el Reino Unido no lleguen a algún tipo de acuerdo parece ahora menor que antes de las elecciones generales de diciembre. Aun así, la posibilidad de otro escenario de fin de año sin acuerdo mantendrá la suficiente presión sobre la libra esterlina como para limitar cualquier repunte de la moneda británica. A corto plazo, esperamos que el cruce libra/dólar se negocie en un rango estrecho entre 1,28 y 1,32. El vicegobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, tomará el relevo de Mark Carney el 17 de marzo y presidirá su primer Comité de Política Monetaria el 26 de marzo. Antes de esa reunión, los mercados están valorando una posibilidad entre cuatro de un recorte de los tipos de interés, según datos de Bloomberg. El Banco de Inglaterra tomó en enero la decisión de dejar las tasas sin cambios en un entorno económico estabilizador tanto en el país como en el extranjero. Aunque no prevemos ningún cambio en la política de tasas este año, cualquier nuevo brote de incertidumbre relacionada con el Brexit probablemente empujará al BoE hacia la relajación.

Boris Johnson
6. Los rendimientos de los bonos

Los rendimientos de los bonos soberanos a diez años del Reino Unido se negociaron recientemente cerca de mínimos históricos, en un 0,63%, lo que refleja las preocupaciones de los inversores sobre el crecimiento de la economía y la cautela sobre las negociaciones de Brexit. Esto hace que el diferencial de rendimiento entre los vencimientos a 2 y 10 años se aproxime a un nivel plano, un nivel que no se había visto desde 2005-2007 y 1997-1999. El nombramiento de Sunak también ejerció presión sobre los gilts a 10 años, que subieron 10 puntos básicos durante la última semana hasta el 0,65%. Es altamente probable que el impacto general de cualquier estímulo fiscal en la curva de rendimiento sea marginal, pues los factores globales y los relacionados con el Brexit seguirán dominando el mercado de bonos del Reino Unido.

7. La renta variable del Reino Unido, al alza

Este tipo de activo se ha beneficiado de una cierta reducción de la incertidumbre desde las elecciones y creemos que el crecimiento de las ganancias alcanzará un alto nivel de un solo dígito en 2020. El FTSE 100 ha disminuido un 1,4% este año, en parte debido a su exposición a las acciones cíclicas y al impacto del coronavirus. Sin embargo, esperamos que a lo largo del año las empresas nacionales británicas ganen, en particular si el presupuesto del Reino Unido da un impulso fiscal en marzo.
 
8. Las estrechas relaciones entre la pesca y las finanzas

En la futura discusión sobre las relaciones postBrexit, la pesca y las finanzas se están uniendo. Si bien el sector pesquero es económicamente mucho más pequeño que el financiero, es altamente político. La industria pesquera del Reino Unido contribuyó sólo con el 0,12% de la producción económica del Reino Unido en 2016, según un informe del gobierno británico. Los defensores del Brexit hicieron campaña con promesas de que la secesión de la UE daría a los pescadores británicos el control de las aguas costeras de Gran Bretaña, pero, a medida que las conversaciones progresen este año, debería quedar claro dónde están las prioridades del gobierno británico.

Stéphane Monier es CIO de Lombard Odier

Noticias relacionadas

next