Hoy es 25 de julio

El primer semestre de 2021 fue el más duro

La partida de la covid no está ganada: la Región retrocede casillas cuando ya divisaba la meta

6/07/2021 - 

MURCIA. Pese a la mejora de los datos que la Comunidad ha registrado en los últimos meses, los murcianos han vivido algunos de los periodos más oscuros de toda la pandemia en el primer semestre de 2021. Enero se inauguró como el mes más negro con las restricciones más estrictas (desde el confinamiento domiciliario vivido en 2020), le siguieron unos meses de una alta incidencia a la par que avances en la vacunación y acaba con un repunte en los contagios entre la población más joven. Tanto es así que el aumento de los casos que lleva sufriendo la Región de Murcia los últimos días podría derivar en la vuelta a las medidas restrictivas que se creían superadas, según anunciaba este lunes el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras. 

Volvemos a estar en un punto en el que "está encima de la mesa cualquier posibilidad" en caso de que "se descontrolen" los nuevos casos, advertía el jefe del Ejecutivo.

La cara más dura del virus en la tercera ola

Enero se convirtió en el peor mes de la pandemia hasta el momento. 344 muertes dejó el coronavirus en la Comunidad, convirtiéndose esta en la cifra más alta de toda la pandemia, por encima incluso de la primera ola (marzo-julio) con 151 muertos y la segunda (agosto-noviembre) con 271. Los positivos crecieron paulativamente durante el final 2020, pero aumentaron de forma exponencial en el primer mes de 2021 con la relajación de las medidas de Navidad.

Aun con la hostelería cerrada, la actividad no esencial abierta hasta las ocho, el toque de queda a las diez, el confinamiento de los principales municipios y un máximo de contacto social de hasta dos personas no convivientes, enero sufrió las enormes secuelas de 'salvar la Navidad'.

La tercera ola vino con la peor cara del virus a la Región. Sus datos apuntaron mucha oscuridad, que todavía tardó un tiempo en desaparecer, pues en la última semana del mes se registraron 158 fallecidos (más que en los cuatro meses juntos de la segunda ola) y 30 defunciones en un solo día. 

Febrero, el mes más letal

Los devastadores efectos de la Navidad todavía siguieron marcando la vida de los murcianos, pues febrero superó a enero dejando 365 fallecidos. El mes más mortífero de toda la pandemia en la Región de Murcia. 

Las restricciones, por lo tanto, continuaron afectando a todos los sectores y a todas las capas de la población. El paradigma educativo también vivió una aún más tumultuosa época con el retraso de la convocatoria de exámenes, ya que la Universidad de Murcia decidió en enero modificar el calendario académico y atrasar los exámenes 15 días. 

Caída de los ingresos hospitalarios y fin de la tercera ola

Marzo comenzó a esperanzar a los murcianos. La tasa media de incidencia cayó un 30% y el mes del inicio de la primavera fue también el mes de la gran bajada de los contagios.

Tras haber pasado lo peor de la tercera ola (casi 2.000 nuevos positivos en algunas jornadas), marzo se estrenó con un ritmo de contagios que hasta la fecha había sido impensable: 59 nuevos positivos y 8 fallecidos. Además, la presión hospitalaria disminuyó considerablemente (229) al igual que la UCI (80), lo que permitió liberar un poco la sanidad y decir adiós a los meses más duros para la Región. 

Sin embargo, a finales de marzo la Región continuaba con el toque de queda a las diez y el cierre perimetral autonómico. Pese a que se empezaba a ver la luz, la cuarto ola se predecía y las nuevas variantes más contagiosas, también. 

Avances en la vacunación

Abril contuvo la cuarta ola. Los contagios bajaron a 47 y las hospitalizaciones a 13. Estos fueron los mejores datos hasta la fecha, que, acompañados de un avance en la vacunación (pese a los problemas con AstraZeneca) situaron a abril en un mes 'esperanzador', con el ansiado fin del estado de alarma a la vuelta de la esquina. 

Por otro lado, mayo cerró por fin las incertezas y angustias vividas durante los meses de frío. El fin del estado de alarma hizo que llegara también el fin del cierre perimetral autonómico y el toque de queda, aunque la hostelería continuó con restricciones (cierre a las 12).

... y llegan los nuevos brotes

El proceso de vacunación comenzó el 27 de diciembre de 2020 y en la actualidad ya están vacunados casi el 60% de la población murciana. Estas buenas cifras vinieron acompañadas de una bajada en la incidencia con menos de 500 casos activos en la Región desde el pasado verano. 

Pese a los buenos datos, junio no ha salido impugne, pues la activación de dos nuevos brotes (Los Alcázares y Mallorca) han provocado y continúan provocando subidas en los contagios. La Región retrocede así a datos en cuanto a número de contagios diarios del mes de febrero y con un total de casos activos este lunes de 771. Unos "datos preocupantes", según el consejero de Salud, Juan José Pedreño, que ha alertado de que la tasa de incidencia se ha incrementado un 70% en la última semana -estando actualmente en 40,5 casos por cada 100.000 habitantes a los 7 días y 60,1 casos a los 14 días-, con un aumento considerable de casos activos, principalmente entre la población de entre 13 y 29 años (que representa el 44,8% de los casos).

Por su parte, el descenso de defunciones e ingresos hospitalarios dejan a la Comunidad en una 'no tan mala' posición frente a la lucha contra el coronavirus. La vacunación, además, sigue avanzando y pretende saltar a las capas poblacionales más jóvenes muy pronto, ya que el objetivo sigue siendo evitar esa quinta ola, contener el virus y proteger a la población. 

Noticias relacionadas

next