Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La Unión Europea se encierra frente al coronavirus

16/03/2020 - 

BRUSELAS. El cierre temporal de las fronteras europeas, la flexibilización del Pacto de Estabilidad, las ayudas estatales y la inyección de liquidez para familias y empresas son las medidas principales contra el coronavirus que ha tomado este lunes Bruselas durante la reunión del Eurogrupo, del G7 y de los ministros de Interior comunitarios. La vicepresidenta Económica del Ejecutivo español, Nadia Calviño, anunció ademas la propuesta de España para “que se adoptara un nuevo mecanismo de estabilización económica y financiera que protegiera el euro”.

La medida más importante para frenar la expansión del coronavirus la anunció la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. El cierre temporal de las fronteras de la Unión Europea (UE), incluido el espacio Schengen, durante 30 días prorrogables, para todos los viajes no esenciales. Quedan excluidos diplomáticos, residentes y sus familiares que tengan que desplazarse a su país, personal sanitario e investigador del coronavirus y transportistas. Con ello, Bruselas garantiza el comercio de las materias primas, medicinas y productos sanitarios, alimentos y otros productos perecederos.

La presidenta Von der Leyen apeló a un a mayor coordinación: “La Unión Europea y otras partes del mundo se enfrentan a una crisis de salud pública debido a la propagación del coronavirus. Nuestro sistema de salud está bajo presión. Por lo tanto, los Estados miembros han tomado medidas firmes para frenar la propagación del virus. Pero estas medidas son efectivas solo cuando están coordinadas”.

A continuación expuso unas directrices sobre las fronteras para “proteger a las personas de la propagación del virus y, al mismo tiempo, debemos asegurarnos de mantener el flujo de bienes”. Las propuestas van dirigidas, dijo de forma metafórica, a “los llamados carriles verdes, carriles rápidos, para dar prioridad al transporte de bienes, como productos médicos, productos perecederos, especialmente alimentos, y servicios de emergencia”.

Y añadió la medida estrella, “para reducir la enorme presión sobre nuestro sistema de salud. Cuanto menos viajes, más podemos contener el virus”. Esta propuesta la expuso a los miembros del G7 -Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia Japón y Canadá-, y está dirigida a los jefes de Estado y de gobierno, para que “introduzcan una restricción temporal a los viajes no esenciales a la UE. La restricción debe estar vigente por un período inicial de 30 días, que puede prolongarse según sea necesario“.

Estas medidas, que garantizan el comercio de productos esenciales y sanitarios, pretenden afianzar la solidaridad entre los Estados miembros que, hace unas semanas, le dieron la espalda a Italia en el epicentro de su crisis. El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, también se sumaba a este llamamiento: “Los gobiernos de los Estados miembros deben permitir el suministro de equipamiento médico dentro de la UE y dejar de limitar la libre circulación con medidas unilaterales. Esta batalla es europea y debe librarse con una fuerte coordinación entre los gobiernos y las instituciones de la UE”.

Reunión del Eurogrupo

En cuanto a la reunión del Eurogrupo, el nuevo plan expuesto por la vicepresidenta Calviño es un paquete con cuatro medidas: apoyo a familias y personas más vulnerables; refuerzo a la investigación del coronavirus y del sistema sanitario; nuevo marco de ajustes temporales para garantizar el empleo y ayudas para los trabajadores afectados, y medidas para inyectar liquidez.

Ello implica, añadía Nadia Calviño, la flexibilidad del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, y todo lo que afecte a la situación fiscal de los Estados. “El objetivo es, primero, atajar la crisis de salud pública; y, segundo, evitar que el impacto económico se prolongue en el tiempo más allá del periodo de excepcionalidad al que nos obliga el coronavirus”, explicó.

La participación de la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, garantiza el anuncio de una inyección de liquidez y una respuesta a la deuda. También se propondrá “que el Banco Europeo de Inversión agilice e impulse su capacidad de fijación de empresas y Pymes, como refuerzo a las medidas de garantiza de liquidez a nivel nacional”, añadió Calviño.

Por su parte, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha participado este lunes en una reunión por medio de videoconferencia con los ministros del Interior y de Sanidad del resto de países de la Unión Europea para abordar y armonizar la respuesta en torno al Covid-19. Grande-Marlaska ha recalcado en la reunión que, ante la situación actual, “hay que coordinar y armonizar” las respuestas en el seno de la UE, y ha destacado la necesidad de mantener y reforzar “los intercambios de información”.

Noticias relacionadas

next