Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La compañía deja en suspenso su previsión para 2020

Indra reduce dos tercios su beneficio trimestral pese a elevar un 12% su cartera

11/05/2020 - 

MADRID (EP). Indra obtuvo en el primer trimestre de 2020 un beneficio neto de 6,3 millones de euros, lo que supone un 65,6% menos que los 18,3 millones de euros que ganó en el mismo periodo de 2019, según ha informado la compañía de tecnología y consultoría, que aumentó un 12% su cartera y un 8% su contratación en un entorno marcado por el inicio de la pandemia del Covid-19.

Los ingresos de Indra en los tres primeros meses del año alcanzaron los 735,1 millones de euros, cifra prácticamente estable en términos reportados en comparación con los 735,6 millones de euros del mismo periodo del año anterior, mientras que en moneda local aumentaron un 1,7%. El tipo de cambio contribuyó negativamente en 13 millones de euros en el primer trimestre de 2020.

En concreto, la compañía detalla que la cifra de negocio de la división de Transporte y Defensa (T&D) descendió un 6,5% en moneda local y un 7,2% en reportado, afectada por la caída de Defensa y Seguridad (-17,9% en moneda local), mientras que la de Minsait (TI) creció un 6,4% en moneda local y un 3,9% en reportado.

La cifra de contratación del grupo en los tres primeros meses del año alcanzó los 1.020 millones de euros, un 10,4% más en moneda local y un 7,6% más en reportado, con un comportamiento positivo en ambas divisiones, si bien la compañía añade que durante las últimas semanas está observando "retrasos en la contratación debido a la pandemia".

Por su parte, la cartera de pedidos alcanzó la cifra récord de 4.800 millones de euros en el periodo comprendido entre enero y marzo, un 12% más, tras registrar crecimientos tanto en la división de T&D, donde ascendió a 3.100 millones de euros (+13,6%), como en la de Minsait (TI), donde aumentó hasta los 1.700 millones de euros (+9,5%); mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) de Indra alcanzó los 50,7 millones de euros en los tres primeros meses del año, lo que supone un 19,4% menos en términos reportados que los 70,1 millones de euros del primer trimestre de 2019, y un 27,7% menos en moneda local.

Impacto del coronavirus

El presidente ejecutivo de Indra, Fernando Abril-Martorell, ha señalado que los resultados del primer trimestre de 2020 vienen marcados por el inicio del Covid-19, que ha generado un nuevo entorno que está comenzando a tener un impacto profundo en la economía global y, por tanto, en el comportamiento y decisiones de sus clientes, "con un impacto desigual en los mismos según el tipo de actividad en que se encuadran".

"La profundidad y duración de dicho impacto es todavía incierta y, por tanto, difícil de cuantificar y aunque en el primer trimestre de 2020 ha sido muy limitado, prevemos que afecte en mayor medida a los resultados de Indra en los próximos trimestres", ha indicado Abril-Martorell. En este sentido, ha detallado que el impacto del coronavirus en sus resultados del primer trimestre ha sido "muy limitado", corresponde sólo a algunas semanas del mes de marzo y se concentra en el negocio de Transporte y Defensa, en forma de retrasos en algunos proyectos.


En este contexto, ha indicado que, para preservar la sostenibilidad, se han puesto en marcha planes de contención de costes e inversiones y se han tomado medidas para reforzar aún más su liquidez y el balance. "Indra afronta este período partiendo de la sólida posición financiera que ya teníamos a cierre de 2019 y que hemos conseguido reforzar aún más durante el primer trimestre de 2020", ha afirmado.

Sin embargo, ha subrayado que el impacto, la duración y el ámbito de la crisis sanitaria y económica es "muy difícil de estimar en estos momentos", por lo que la empresa ha decidido suspender todos los objetivos del guidance 2020 y posponer la decisión sobre la vuelta al pago de dividendo, prevista anteriormente para este ejercicio 2020. Asimismo, Abril-Martorell ha remarcado que las prioridades de Indra ante esta nueva situación son proteger la salud de sus empleados, garantizar en todo momento el servicio a sus clientes y preservar la sostenibilidad financiera y competitividad de la compañía en el largo plazo.

Deuda neta

La deuda neta de Indra alcanzó los 633 millones de euros en el primer trimestre de 2020, un 6,9% más que los 592 millones de los tres primeros meses de 2019. La ratio de deuda neta/Ebitda se situó en 2,2 veces a cierre de marzo, frente a las 1,9 veces en el primer trimestre de 2019 y frente a 1,8 veces en 2019.

Por su parte, el flujo de caja libre en el primer trimestre de 2020 mejoró en 49 millones de euros con respecto al mismo período de 2019 y se situó en -59 millones de euros. Esta partida se ha visto afectada por la estacionalidad del capital circulante, así como por retrasos en algunos proyectos de T&D, principalmente por el Covid-19. Al cierre del primer trimestre de 2020 la plantilla final estaba formada por 49.998 empleados, lo que supone un crecimiento del 9% frente al primer trimestre de 2019. La plantilla media en este periodo aumentó un 12% frente a los tres primeros meses de 2019.

Noticias relacionadas

next