Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

análisis

El inversor conservador y los bonos de la UE

8/10/2020 - 

VALÈNCIA. Con el fin de hacer frente a las consecuencias de la pandemia de la Covid-19, la Unión Europea (UE) está financiando programas de ayuda, como 'Next Generation EU' y 'SURE', que en los próximos años podrán tener un valor de hasta 680.000 millones de euros. Así, esta es la primera vez que la UE ha entrado por su cuenta en el mercado de bonos para llevar a cabo una financiación a gran escala, lo que la convertirá en uno de los mayores emisores de la zona euro.  

De este modo, esta situación tendrá consecuencias para los bonos mejor calificados del mercado y, asimismo, también podría beneficiar a los inversores.
En la actualidad, el mercado de bonos está en crisis; un hecho que se observa si, por ejemplo, se analiza el comportamiento de los bonos alemanes del gobierno que cotizan en bolsa. Con la excepción de aquellos que vencen después de 2046, todos los bonos alemanes presentaban rentabilidades negativas al final de agosto.  

Esto significa que aquellos inversores que tienen ahora mismo uno de estos bonos en su cartera debe pagar un fee por el alto nivel de seguridad que ofrecen los bunds. Y es que, a fin de cuentas, Alemania es uno de los países del mundo que presenta mejores calificaciones crediticias, con la máxima puntuación otorgada por las tres agencias de calificación más importantes, Fitch Ratings, Moody’s y Standard & Poor’s. Esto hace que los bonos alemanes del gobierno representen un estándar de calidad para el conjunto de Europa.

Altamente fiables

Sin embargo, un nuevo miembro de este escenario, la Unión Europea, está incorporándose al exclusivo grupo de deudores considerados como altamente fiables. Con el fin de amortiguar el impacto económico de la pandemia de la Covid-19 y de ayudar a los estados miembro de la UE a levantar sus economías, los 27 países de la organización acordaron un paquete de ayudas económicas en julio. El objetivo de esta medida es apoyar la economía durante la recesión y, al mismo tiempo, impulsar los cambios medioambientales y digitales. Este paquete temporal de reconstrucción recibe el nombre de 'Next Generation EU' y tiene un presupuesto de 750.000 millones de euros, de los que un poco menos de la mitad son en forma de préstamos y la parte restante en subvenciones. Bajo ciertas condiciones, los estados miembros pueden utilizar este recurso entre los años 2021 y 2027.

El fondo de reconstrucción tiene implicaciones de gran calado, pues supone que la UE se convertirá en uno de los principales emisores de eurobonos de alta calificación. En esta coyuntura, si los estados miembros utilizan este fondo en toda su extensión, el volumen total de bonos de la UE ascenderá hasta los 900.000 millones de euros. Esto incluye bonos emitidos en respuesta a la crisis del euro en 2010 y 2011, así como 100.000 millones de euros en ayudas al mercado laboral del programa 'SURE' (instrumento europeo de mitigación de los riesgos de desempleo), adoptado en 2020.

La presencia de la UE como gran emisor-deudor en el mercado también crea oportunidades para los inversores. Así, los expertos de DWS esperan que los bonos de la UE tengan condiciones más atractivas que los bonos alemanes del gobierno para permitir a la organización situar su gran volumen de bonos sin generar problemas en el mercado durante el corto periodo de tiempo en el que estén disponibles. Para los bonos a diez años, la rentabilidad superior podría situarse en torno a un 0,1% y un 0,2%. Sin embargo, los préstamos que está obteniendo la UE también podrían acompasar los vencimientos entre los tres y los treinta años, por lo que los inversores a corto y a muy largo plazo podrían obtener unas condiciones mejores.

Noticias relacionadas

next