Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Viajera indie

De postureo por los museos de Viena 

6/08/2020 - 

MURCIA. Puedes ir a Viena por muchas razones. Para seguir los pasos de Sissí y conocer la Viena más imperial, subirte a la noria del Prater y rememorar esa escena del Tercer Hombre, sentarte en una de las butacas de la Ópera… Vamos, que puedes ir a Viena por innumerables razones, pero hoy nos quedamos con una de ellas: sus museos. De hecho, Viena tiene todo un barrio dedicado a ellos: el MuseumsQuartier, 60.000 metros cuadrados de espacio que antiguamente acogían las caballerizas imperiales y hoy es un gran espacio cultural. Los hay para todos los gustos y… ¿por qué no hacer un poco de postureo por los museos de Viena? El selfie lo haces tú pero nosotros te guiamos por los museos que más opciones te dan. 

Museo Albertina: Glamour imperial 

Vístete para la ocasión, con tus prendas más glamurosas y que recuerden a ese imperialismo de la capital austríaca. Recuerda que la Albertina está ubicada en el lado sur del Palacio Imperial, el que fue la mayor residencia de los Habsburgo. Pero, antes de entrar, debes hacer la típica foto de la imponente estatua ecuestre de Alberto de Sajonia y el icónico techo voladizo de vidrio y acero diseñado por Hans Hollein para su reforma de 2003.

Ponte de gala porque no solo vas a ver alrededor de un millón de grabados y hasta sesenta mil dibujos —es una de las colecciones gráficas más grandes del mundo— sino que vas a admirarlos en los salones reales de la mayor residencia de los Habsburgo, con su decoración en tonos luminosos amarillos, verdes y turquesa, y su mobiliario, que en parte es el original. Para que te hagas una idea: Fueron habitados por la archiduquesa María Cristina, hija de la emperatriz María Teresa. 

Ya en contexto toca recorrer su colección. Sin prisas, que el estrés no es bueno. En su colección permanente, conocida como Colección Batliner, verás joyas de artistas como Monet, Rubens, Renoir, Chagall, Picasso, Cézanne, Paul Signac o Matisse. Para que te hagas una idea, aquí encontrarás el Estanque de nenúfares de Monet; las Bailarinas de Degas o lienzos de Beckmann, Macke, Chagall, Malewitsch, Rothko, Rainer y Katz. Además la Albertina posee una colección de arquitectura y de fotografías (Helmut Newton y Lisette Model entre otros) cuyas obras se muestran en exposiciones especiales.

Es complicado elegir la foto de postureo de la Albertina pero te dejamos tres ideas con las que todo el mundo sabrá que has estado en el Museo Albertina: 

Mujer con sombrero (Picasso): Uno de los retratos más famosos de Picasso. Si quieres darle el toque especial ponte un sombrero, aunque solo sea para la foto.  

Mercedes-Benz Formel Rennwagen (Andy Warhol)Tienes la oportunidad de hacerte la foto hasta el 6 de septiembre, cuando la exposición temporal Warhol to Richter. 

Dos bailarinas (Degas): Un clásico, pero siempre una buena opción. Y más si te gusta la danza y te atreves a hacer alguna figura. 

Museo Leopold: Deja las reglas en casa

Aquí hay que explotar el lado más moderno, dejar a un lado las reglas y recordar que el modernismo austríaco fue uno de los movimientos más importantes. De hecho, supuso un antes y después porque rompió con el clasicismo de los tiempos del Imperio austrohúngaro. Fue gracias a un grupo de artistas que decidió romper con todo y mostrar al mundo que otro tipo de arte también tenía su espacio —¡y vaya que sí!—. 

Modernidad y sensulidad porque vas a conocer  la obra de Egon Schiele, máximo representante del expresionismo vienés y caracterizado por la sensualidad de sus mujeres y por un toque algo oscuro. Falleció con tan solo 28 años pero dejó un legado artístico muy importante —el Museo Leopold expone 41 pinturas y 188 obras en papel—, aunque para su época fue un genio incomprendido. Cómo no, también encontrarás obras de Oskar Kokoschka y Gustav Klimt. 

Asimismo, Museo Leopold celebra la exposición Viena 1900. La irrupción del modernismo, que permite ver la enorme riqueza, variedad y logros artísticos de esta época. En total, 1300 piezas distribuidas en un espacio de tres pisos. Si subes por las escaleras ahorrarás tiempos de espera en el ascensor. 

La foto de postureo del Museo Leopold tiene que ser con obras de Schiele, Klimt y Oskar Kokoschka

Autorretrato con frutas de farolillo chino, 1912 (Schiele): Una de las obras maestras de Schiele. El reto es intentar hacer la foto sin nadie.  

Muerte y Vida (Gustav Klimt)Klimt tardó ocho años para pintar esta obra que hace una alegoría a uno de los temas que más han obsesionado a los artistas. Es un imprescindible

Paisaje Dolomita (Oskar Kokoschka): El artista pintó este cuadro en su viaje a los Dolomitas. Ideal si quieres viajar hasta allí. 

Museo Belvedere: Tu lado más pasional 

¡Viva los colores! ¡El amor! ¡La pasión! Toca bajar hasta el distrito tres por la calle Prinz-Eugen-Strasse hasta el palacio Belvedere, dividido en dos por un enorme jardín. No es un museo al uso pero el derroche de arte expuesto en las salas del Belvedere Superior como en el Belvedere Inferior —antigua residencia de verano del príncipe Eugenio de Saboya— es tal, que hay que hablar de él. Y más teniendo en cuenta que aquí se expone la colección de obras de Gustav Klimt más grande del mundo. En total hay  24 pinturas de este genial artista. 

Y sí, aquí podrás admirar El Beso, probablemente el cuadro más famoso del artista vienés. También podrás admirar la obra de Judith I, cuya sensualidad te atrapará.  Pero además, tienes obras de  Egon Schiele y Oskar Kokoschka; destacadas obras de los impresionistas franceses (como Monet y Renoir); y la colección más importante del arte Biedermeier vienés, además de una imponente colección escultórica, entre otras obras maestras.

En el edificio del Bajo Belvedere se encuentran las exposiciones de arte barroco austriaco, donde se exhiben las obras de los artistas que dieron forma a la ciudad durante la Edad de Oro de Viena.

El postureo en el Belvedere no tiene fin porque los jardines del Belvedere son muy bonitos y seguro que te haces mil fotos junto al llamado "estanque espejo", construido para que en él se reflejara la fachada del palacio. Tres grandes terrazas con estanques de agua ejercen de unión entre el Belvedere Superior y el Inferior. 

Sí, la foto de postureo del Museo Leopold tiene que ser con obras de Gustav Klimt pero para que sepan que realmente has visitado todo el museo, deberás recorrer sus salas para descrubrir obras tan importantes como Napoleón cruzando los Alpes (Jacques-Louis David); Campos de trigo cerca de Auvers (Van Gogh) o Hombres en la playa (Munch)

El Beso (Gustav Klimt): Una de las obras maestras del artista austríaco. No te precipites en hacer la foto y disfruta de cada detalle del cuadro. 

El abrazo; amantes II (Egon schiele)Las poses eróticas fueron una constante en la obra de Schiele y este cuadro, que muestra el amor apasionado de dos jóvenes, es ejemplo de ello. Ojo qué pose decides poner, no te vayan a llamar la atención. 

Napoléon Cruzando los Alpes (Jacques-Louis David): Para hacer un buen postureo porque Napoleón Bonarparte cruzó las montañas montado sobre una mula, pero le pidió al artista que lo representara  montado sobre un fogoso caballo y así lo hizo. 

next