Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ENTREVISTA AL PRESIDENTE de LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE ENFERMERÍA Y VACUNAS

Cuándo llegará la vacuna contra la covid, cómo será de fiable y otras dudas que tienen al mundo en vilo

Foto: EP
9/11/2020 - 

MURCIA. Vacuna. Ninguna palabra en estos momentos capta más la atención que esta. Las búsquedas en internet de este sustantivo se han multiplicado por diez, según la herramienta de tendencias de Google. V-a-c-u-n-a. Seis letras que tienen al mundo entero atenazado, expectante, conteniendo la respiración. El mayor de los anhelos. La noticia más deseada en este 2020 infame.

En la actualidad hay más de 180 proyectos de vacunas contra la covid-19 en todo el mundo y cinco países lideran la investigación: Reino Unido, Estados Unidos, China, Alemania y Rusia. Nunca antes la comunidad científica había trabajado de manera tan coordinada. Se acortan plazos, se redoblan esfuerzos, se invierten millonadas. Es la gran carrera científica (y empresarial) de nuestra era. La nueva llegada a la Luna. Y en esta competición por encontrar el codiciado Santo Grial, hay dos proyectos de vacuna, el de AstraZeneca con la Universidad de Oxford y el del gigante farmacéutico Pfizer, que podrían ser los primeros en lograrlo. ¿Pero cuándo?

Esta es la clave: ¿cuándo llegará la vacuna contra la covid-19? Y aún más: ¿será segura la primera vacuna que se comercialice?, ¿qué riesgos se están asumiendo en esta búsqueda vertiginosa? Hay muchas incógnitas por despejar, pero demasiado ruido alrededor. Con tal indigestión informativa y entre tanto tertuliano y opinólogo, se hace difícil distinguir alguna voz nítida y autorizada que realmente pueda responder a estas cuestiones con datos y rigor en lugar de con especulaciones y verborrea.  

José Antonio Forcada.

“En España todos somos seleccionadores nacionales de fútbol y ahora, además, expertos en pandemias”. Es una frase cargada de ironía e indignación de quien lleva 25 años trabajando en el mundo de las vacunas y estos días escucha “muchos bulos y mentiras”. José Antonio Forcada (61 años) es natural de Castellón y es el presidente de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (ANENVAC), que se centra en “informar y formar a nuestro colectivo, enfermería, y a toda la sociedad en general para que no tengan dudas sobe los beneficios de las vacunas”.

“Cavadas haría bien en dedicarse a la cirugía y no meterse en especialidades que no son de su competencia”

Conociendo los objetivos de dicha asociación, resulta comprensible que a Forcada le indignen todas aquellas declaraciones que cuestionan la fiabilidad o seguridad de las vacunas, como hizo por ejemplo recientemente el Doctor Pedro Cavadas en un programa de televisión. El célebre cirujano plástico puso en duda la efectividad de la próxima vacuna contra la covid-19: “Es metafísicamente imposible que haya una vacuna testada, para ello se necesitan años, no meses. Si queremos algo rápido hay que aceptar que no va a ser tan seguro”. Contundente Cavadas y más contundente aún José Antonio Forcada al replicarle: “Zapatero a tus zapatos. El doctor Cavadas es un eminente y magnífico cirujano que haría muy bien en dedicarse a la cirugía y no meterse en inmunología y en otras especialidades que no son de su competencia. Quienes tienen que hablar son los epidemiólogos, los especialistas en salud pública y los especialistas en medicina preventiva”.

Pedro Cavadas. Foto: EVA MÁÑEZ.

Además, Forcada sostiene que los peligros de estos discursos escépticos son muy elevados: “Necesitamos que haya mucha gente vacunada si queremos romper la transmisión del virus de una manera efectiva y si le metemos miedo a la población, no se vacunarán. No es bueno que haya personas eminentes que salgan a afirmar cosas que solo producen alarma. Debería pensar más lo que dice y dedicarse a su especialidad”. Una vez despachado el señor Cavadas, Forcada pasa a argumentar por qué cree con tanta firmeza que será “totalmente segura” la primera vacuna que salga al mercado: “Por la fuerte inversión económica que se está realizando y, sobre todo, por la altísima exigencia de las agencias reguladoras americanas y europeas que tienen que autorizarla. Nunca antes se habían destinado tantos recursos para conseguir una vacuna”. Conclusión: “Estará absolutamente garantizada la seguridad. Yo sería el primero que me la pondría si me dejaran”.

Forcada formaría parte, por tanto, de ese 70% de españoles que sí se pondría la primera vacuna contra la covid-19, frente al 30% que la rechazaría por temor o desconfianza, según reveló un informe del Instituto de Salud Carlos III. Y lo más llamativo es que entre el propio sector de los sanitarios los porcentajes aún son menos halagüeños. Un estudio del Consejo General de Enfermería en el que participaron 8 mil profesionales de enfermería muestra que solo el 30% de ellos se pondría de inmediato la vacuna contra el coronavirus, mientras que un 51% reconoce que va a esperar a conocer más datos sobre sus efectos secundarios. “Es la prueba de que hay que formar y alfabetizar mucho a la gente. También a las enfermeras y los enfermeros”.

“Cualquier vacuna que nos pongamos tiene un riesgo de una encefalitis por cada millón de dosis. Todas”

Este castellonense descarta posibles efectos adversos graves de esas primeras vacunas contra la covid. “Leves sí se podrían producir, pero graves no. Efectos leves producen todas las vacunas, desde dolor de cabeza hasta fiebre o malestar general, pero nada más”. No es ajeno tampoco a la gran cantidad de rumores y especulaciones que han surgido a raíz de los problemas que hubo en los primeros ensayos. “Se ha hablado de que puede producir encefalitis (inflamación en el cerebro). Cualquier vacuna que nos pongamos tiene un riesgo de una encefalitis por cada millón de dosis. Todas. Ese es un riesgo teórico establecido como riesgo potencial. Las que ponemos a los hijos tienen el mismo riesgo, pero las ponemos porque el beneficio es muy superior al riesgo”.

Otra cosa es su efectividad. “Evidentemente las primeras vacunas con las que vamos a contar no van a ser las mejores. Las mejores quizá nos lleguen dentro de un año o año y medio, pero estas primeras van a tener una tasa suficiente de protección en un número suficiente de individuos. En estos momentos sabemos que hay varias vacunas cercanas a su autorización, se han realizado estudios de hasta 20 o 30 mil personas. Esas vacunas, si son autorizadas, van a cumplir con los suficientes requisitos de inmunogenicidad (la capacidad que tiene un antígeno de activar el sistema inmunitario)”.

Conviene también recordar algún concepto básico que podría parecer de primero de vacunación, pero que en estos días cobra especial relevancia: “Las vacunas lo que hacen es estimular al sistema inmunitario para que cree defensas, pero no son capaces de producirte la enfermedad. La vacuna de la gripe, por ejemplo, no es capaz de producirte la gripe porque no son virus con capacidad infectante, sino antígenos del virus que no tienen capacidad de replicación y no pueden infectar”. Malas noticias para conspiranoicos y negacionistas.

Las palabras de Forcada transmiten tranquilidad. Su trayectoria profesional, confianza. Secretario de la Asociación Española de Vacunología, miembro del Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana y “toda la vida” trabajando en el Centro de Salud Pública de Castellón “porque me apasiona está profesión, que es totalmente vocacional y que se basa en la entrega y el cuidado total del paciente". Un currículum que le avala para abordar la gran pregunta que tiene en vilo al planeta entero: ¿cuándo llegará la vacuna contra la covid-19? “Siendo optimista, pienso que de aquí a junio probablemente hayamos vacunado a mucha gente. Hablo de 7 u 8 meses. Antes, no. Mientras, hay que tomar otras medidas para restringir la circulación del virus”.

“Salvador Illa ha jugado a veces a ser futurólogo. Dar plazos concretos sobre la vacuna es engañar a la gente”

Su pronóstico es menos optimista que el del ministro de Sanidad, que en septiembre se aventuró a asegurar que se empezarían a distribuir las primeras vacunas en España antes de que acabara el año. “El ministro Salvador Illa en ocasiones ha jugado a futurólogo. Al principio íbamos a disponer de la vacuna en octubre, luego a principios de diciembre y ahora hablan ya de final de año. No va a tardar, pero no podemos dar plazos concretos porque eso es engañar a la gente”. Lo que sí se sabe (en principio, como casi todo hoy en día) es que el Consejo de Ministros ha autorizado ya la compra de 31,5 millones de vacunas para España. También, que se han presupuestado mil millones de euros de los fondos europeos para la adquisición de esas vacunas y 10,8 millones para fomentar la vacunación entre la población española y combatir la desinformación. El dinero está, lo que falta es medicamento.

Foto: GVA

Mientras llega esa ‘pócima’ que devuelva al mundo a su añorada vieja normalidad, la que sí se puede administrar ya es la vacuna de la gripe. Y conviene hacerlo, recuerda Forcada, “este año más que nunca”. A principios de octubre comenzó la campaña de vacunación, que se prolongará hasta el 31 de enero de 2021. No existe evidencia de ningún tipo que pruebe la relación entre la vacuna de la gripe y la lucha contra la covid, “eso son bulos, ningún estudio científico lo respalda”, pero sí están más que confirmadas las bondades de la vacuna antigripal: “Previene episodios cardiovasculares y respiratorios, como las complicaciones por neumonías, o por ejemplo, hay que tener en cuenta que una persona que padezca la gripe tiene un riesgo de más del doble de padecer un ictus o un infarto. Por tanto, no nos protege contra el coronavirus, pero sí está protegiendo de otras enfermedades graves que pueden tener relación”.

“Este año es más importante que nunca vacunarse contra la gripe” 

Recalca Forcada también una cuestión práctica en estos tiempos de riesgo de colapso sanitario: “Es importante este año vacunarse de la gripe porque evitamos coinfecciones, evitamos también la saturación de los servicios sanitarios, que ya bastante saturados están, evitamos la acumulación de visitas a la atención primaria y también evitamos absentismo laboral por parte de los sanitarios, que somos el colectivo con más riesgo de infectarnos de gripe por la gente a la que atendemos”. Y recuerda datos nada desdeñables: “Se calcula que el año pasado fallecieron 3.900 personas como consecuencia de complicaciones de la gripe”. 

El consejo está claro, hay que vacunarse, mensaje recibido, pero no está siendo fácil ponerlo en práctica. Según los últimos datos, un 30 % más de la población se ha vacunado contra la gripe con respecto al año anterior. No obstante, algunas comunidades están teniendo problemas por la falta de abastecimiento, lo que está provocando retrasos en las citas, especialmente para los menores de 65 años. “Este año se han comprado 5 millones más de dosis, pero aún así tenemos un problema con los retrasos y por eso hay que priorizar a nuestros grupos de riesgo”.

“Las enfermeras están al límite, al borde del colapso y con la moral por los suelos”

A las dificultades ya citadas hay que añadir además la escasez de personal. “Los informes calculan que necesitaríamos para tener una buena atención sanitaria en estos momentos unas 43 mil enfermeras más de las que disponemos en España. Para alcanzar la ratio media europea necesitaríamos 125 mil. No para destacar, solo para estar en la media europea. Así está el panorama”. Con estas cifras, la conclusión no podía ser otra: “Enfermeras y enfermeros están desbordados, al límite, al borde del colapso y con la moral por los suelos”.

Evidentemente, en este escenario crítico no ayuda la irrupción de advenedizos que siembran desconcierto y temor. No conviene que se imponga la sociedad del espectáculo. Los profesionales realmente acreditados en la materia lo tienen claro: “Por favor, hagamos caso a la evidencia científica, no a lo que se dice en los platós de televisión”.  

Noticias relacionadas

next